La paranoia anticomunista se institucionalizó en EEUU|¿Desapareció el macartismo en 1954?

Miedo, persecución, estigmatización. Todas estas palabras, y más pueden ser asociadas con el macartismo. El acoso contra “los comunistas” probablemente no era algo nuevo en Estados Unidos (EEUU), pero el convertirlo en una industria tiene un responsable: el senador republicano Joseph McCarthy, quien entre 1950 y 1954 desarrolló una cacería de brujas contra todo lo que oliera a izquierda en territorio estadounidense. Este martes 2 de diciembre se cumplen 60 años de la clausura del Comité de Actividades Antiestadounidenses creado por McCarthy y de la sanción contra el legislador aprobada por el Senado debido a los “excesos” cometidos.

“El macartismo, como práctica política, surge después de la Segunda Guerra Mundial”, rememora Omar Salas, profesor de posgrado de la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez. Salas señala que los soviéticos fueron los grandes ganadores de la Segunda Guerra Mundial, y que las potencias occidentales intentaron “pararles el trote”.

En ese contexto, dirigentes conservadores estadounidenses decidieron “establecer una política de persecución de todos aquellos grupos que ellos llamaban comunistas o que estuvieran de una u otra manera vinculados con la Unión Soviética (URSS)”. Para ellos “comunista era todo aquel que favorecía, defendía o estaba de acuerdo con los intereses de la Unión Soviética”.

LAS “LISTAS NEGRAS”

Así nacieron las listas negras de personas que tuvieran o no simpatía o cercanía con la URSS o alguna proximidad ideológica con lo que allí sucedía.

Ese acoso pasó de las palabras a los hechos: cineastas, guionistas, actrices, actores, escritores, intelectuales, profesores cayeron bajo el hacha del Comité, que los dejaría sin trabajo, que los expondría al escarnio público y sin derecho a la defensa.

Hubo un encono especial contra quienes formaban parte de la industria del entretenimiento. Un ejemplo emblemático de ello fue el del actor Charles Chaplin, quien había denunciado los totalitarismos en la cinta El gran dictador y la crueldad de la sociedad industrial en Tiempos Modernos. Para personas como la mentalidad de McCarthy, de allí al “comunismo” había solo un paso.

Salas piensa que se ensañaron contra directores y artistas porque ya había pleno conocimiento sobre el impacto que tenían los medios de comunicación, no solo el cine. “La televisión comenzó a estar presente en muchos hogares norteamericanos y era un medio importante de difusión de valores, de ideas de simpatías por una u otra forma de vida”.

Igual que había integrantes de la industria cultural progresistas, también los había conservadores. El docente cita el caso de Ronald Reagan, actor hollywoodense y presidente de EEUU de quien se dice que denunció a sus compañeros de trabajo por tener ideas progresistas.

En 2012, el actor Kirk Douglas publicó un libro, ¡Yo soy Espartaco!, en el que relata los incidentes del rodaje de la película Espartaco, en plena cacería de brujas de McCarthy. “Esa caza de brujas destruyó vidas y carreras, y yo hice Espartaco con un guionista que estaba incluido en la lista negra y que tuvo que esconderse tras un seudónimo para encontrar trabajo”, explicó Douglas en un comunicado reseñado por la agencia EFE.

“Resulta difícil imaginar hoy día lo que supuso para mucha gente la losa del macartismo. Resulta difícil creer que se obligó a comparecer ante unos subcomités del Senado estadounidense a unos ciudadanos leales y se les pidió que revelaran el nombre de sus amigos si no querían ingresar en prisión. Ser juzgado en público sin tener capacidad para hacer frente a las acusaciones que se le imputan a uno… un montón de buenísimas personas atenazadas por esa losa”, explica el actor George Clooney en el prólogo del libro ¡Yo soy Espartaco!

“Quienes se negaron a hacerlo siguieron padeciendo enormemente después de que McCarthy hubiera clausurado sus sesiones… y, en ese sentido, mucho después incluso de que hubiera muerto. Dalton Trumbo era uno de los guionistas más respetados de Hollywood… y tuvo que seguir escribiendo con seudónimo durante muchos años después de haber estado en la cárcel por negarse a incriminar a sus compañeros. En diciembre de 2011, su nombre fue devuelto adonde siempre debió haber estado: el de guionista reconocido de la película Vacaciones en Roma”, describe Clooney, según el diario El País de España.

BAJO SOSPECHA

El senador realizaba interrogatorios secretos con el apoyo de sus colaboradores más cercanos, en los que gritaba y amenazaba. Su conducta, evidentemente tolerada por las autoridades estadounidenses, se mantuvo hasta que tocó las puertas de la Fuerza Armada; pero mientras se mantuvo en el auge del poder generó despidos, exilios, ruina económica y calamidades.

A criterio de Salas, el comunismo era visto como una amenaza por figuras como las de McCarthy debido a “los avances tecnológicos que había logrado la Unión Soviética” al lograr una bomba atómica y otros avances, pero también por el arraigo de las ideas progresistas en América Latina. La de izquierda era una ideología que amenazaba, según el criterio más conservador, la seguridad nacional de EEUU y su proyecto hegemónico.

De acuerdo con esta visión, para las y los estadounidenses estaba “justificada” una reacción como la del senador, porque el comunismo -objeto permanente de una campaña en contra- era asumido como una doctrina que acababa con las libertades individuales y que llevaba a la destrucción de las familias.

Sin embargo, Salas evalúa que el macartismo no comenzó en los años 50, porque “toda la historia norteamericana está llena de macartismo con distintos nombres”. Habría empezado, visto así, cuando “se independizan como país y comienzan su expansión hacia el este. Los comunistas de la época eran los indígenas: los exterminaron, los desplazaron porque eran territorios necesarios”.

No hacía falta mucho para ser víctima del senador y sus correligionarios. El escritor Dashiell Hammet no pudo escapar de los famosos interrogatorios, y llegaron a preguntarle si había escrito alguna obra relacionada con “problemas sociales”, y a repreguntarle si eso tenía que ver con “posiciones comunistas”.

Bastaba manifestar algunas opiniones, algunas críticas a la relación de Estados Unidos con algunas naciones para despertar la sospecha. “Si un vecino decía que en una casa equis la familia tenía cierta simpatía porque lo había escuchado en una conversación o algo con ideas de izquierda, eso era motivo suficiente para que el Comité los investigara. Y eran interrogatorios severos”, señala.

-¿A qué se refiere con interrogatorios severos?

-Invitaban, por decirlo de alguna manera, a quienes serían investigados y el comité los interrogaba para saber de dónde venían, qué habían hecho, dónde estaban y por qué decían eso. Era un interrogatorio muy, pero muy duro y a las víctimas las obligaban a que declararan y firmaran que ellas no tenían ningún tipo de vinculación ni afiliación con algún grupo de izquierda, o con el Partido Comunista. Aquellas que no lo hacían por problemas de dignidad, porque tenían derecho de libertad de expresión y libertad de pensamiento, eran puestas en una lista negra.

-¿Qué consecuencias les acarreaba eso?

-Las dejaban sin empleo, las perseguían, las vigilaban, se entrometían en la vida personal y familiar. Muchas, incluso, tuvieron que huir, tuvieron que pedir asilo en otros países.

UNA SOCIEDAD CÓMPLICE

-¿La sociedad estadounidense qué hacía, más allá de lo que hacía el comité? ¿Que pasaba allí?

-Se había creado una especie de temor frente a la capacidad bélica de la Unión Soviética y a lo que podía significar una guerra nuclear, a lo que podía significar un régimen estalinista. También hay que decir que el comité y quienes de una u otra manera tenían esa campaña anticomunista se sustentaban en el periodo estalinista, durante el cual hubo persecución, asesinatos y violación de los derechos humanos.

Lo que sucedió durante el régimen estalinista “fortalecía estas tendencias” y avivaba la propaganda, describe Salas.

-¿La sociedad estadounidense se plegó al macartismo? ¿A las actividades anticomunistas?

-Sí. Y no solamente se plegó; yo creo que todavía está plegada.

Salas estudió una maestría en tecnología en la Universidad de Indiana, en EEUU, durante el inicio del gobierno del presidente Ronald Reagan. Con base en la experiencia que le tocó vivir, sostiene que se mantiene el terror al comunismo.

NUEVAS FORMAS

El docente está convencido de que el macartismo finalizó con el cese de las actividades del comité, pero de que el espíritu macartista pervive hacia “los nuevos enemigos”, como “el terrorismo musulmán”. Hace alusión a la Ley Patriota, a cárceles como la de Guantánamo en las que se amontona gente sin juicios.

-¿Formalmente el macartismo termina cuando cesa el Comité?

-Sí, termina como institución cuando terminan las acciones del comité. Incluso, posteriormente acusan al comité de exceso y Joseph McCarthy cae en desgracia. Finalmente fallece.

Pero del macartismo como práctica de intolerancia se habla no solo como la persecución de la derecha contra la izquierda, sino también de la izquierda contra las corrientes críticas; de la izquierda -si se quiere- contra sí misma. Salas comenta algunos ejemplos, incluso en la Venezuela, y advierte que hay declaraciones que desatan “una cacería de brujas” porque alientan a denunciar como contrarrevolucionario a todo el que cuestione una política, una actitud.

-¿Por qué cree que ese concepto tuvo tanta fuerza, hasta el punto de que quedó para la historia?

-Porque es un concepto de dominación del Estado frente a los ciudadanos, frente a las luchas del signo que sean. Evidentemente Stalin ejercía políticas macartistas, como lo hizo Hitler. El macartismo está cerca del fascismo.

-¿En qué se diferencian y en qué se parecen?

-Se parecen en la persecución y en el control que el Estado quiere tener de los ciudadanos; por eso choca en algunos sectores de la sociedad norteamericana, porque el concepto de libertad individual para ellos es muy sagrado y cuando el Estado comienza a intervenir en tus asuntos privados ya eso hace demasiado ruido.

Hay una tentación por parte de los gobiernos, apunta Salas, de “ejercer controles excesivos sobre los ciudadanos”. Aunque no descarta que sea necesario el control social mediante algunas instituciones, insiste en que el Estado “tiene que buscar el equilibrio en la convivencia en la solidaridad”. Pero una cosa es el equilibrio, plantea, y otra “la persecución por pensar de una manera contraria a algunos intereses”.

-¿Cómo evitar esas cacerías de brujas, sean del signo que sean?

-Concientizando, porque ese es un problema de educación, de formación. De una u otra manera pues hay que buscar las formas de evitar esas políticas de persecución.

-¿Cuál sería la frontera entre la obligación de un Estado de defender proteger a la mayoría de sus ciudadanos y ciudadanas y la persecución macartista?

-Lo que dice la Constitución. La Constitución es clara en eso: hay libertad de expresión y el Estado es defensor de esa libertad de expresión; es defensor de la libertad de reunirte, de conformar grupos políticos o de conformar asociaciones. El Estado es garante de eso, siempre y cuando, obviamente, se respeten los principios establecidos en la Constitución de convivencia, de solidaridad, de respeto.

-Hay que guiarse por lo que dicen las Constituciones.

-La Constitución es el contrato social, como dijera Juan Jacobo Rousseau. En ella están establecidos los deberes y los derechos, y ella es la que crea los mecanismos para la defensa de esos deberes y de esos derechos. Es el pacto de convivencia y la violación de eso es la violación de la convivencia.

T/ Vanessa Davies
F/ Héctor Lozano y cortesía

24 comentarios

Haz clic aquí para hacer un comentario
  • Análisis solicitado por el profesor Omar Salas maestría en gerencia pública

    Culminada la lectura se hace presente en nuestra conciencia, el sentido de pertenencia y el amor que debemos tener a la patria que nos vio nacer, ya que el macartismo es una técnica mas empleada por el gobierno norteamericano a través de muchos años, con la finalidad de identificar, perseguir y desaparecer a los comunistas o de izquierda para evitar que con el pasar del tiempo sigan surgiendo las ideas independentistas y socialistas de los pueblos. se debe estar alertas ante el macartismo ya que hoy en día existen organizaciones que siguen sus directrices, las cuales buscan el doblegar de los pueblos a sus intereses. Allí es donde los venezolanos tenemos que ser fuertes apegarnos a los ideales de nuestro libertador y luchar para evitar que esta tierra sagrada sea pisada por el imperio extranjero.

  • Análisis solicitado por el profesor Omar salas. Maestría en gerencia publica

    se observa una vez mas la visión de posesión y poder que pretende imponer los EE.UU sobre el resto del mundo. El macartismo es una muestra de como el gobierno estadounidense a través de supuestas organizaciones ha estado penetrando a nivel mundial, con la finalidad de apoderarse de extensiones territoriales y del pensar de los pueblos, a través de políticas como el macartismo se busca la persecución, la represión y el dominio de los pueblos para así poder doblegarlos y dominarlos.
    son políticas que entraron en vigencia hace muchos años y que a pesar que hoy en día quieran darlas por culminadas, debemos estar consientes que hoy mas que nunca tienen vigencia y que pretenden con mayor celeridad apoderarse de nuestros pueblos, es por ello que debemos estar atentos, apegados a nuestros valores, a la patria y a nuestra institución para defender a nuestro país de cualquier injerencia extranjera.

  • Realmente el marcartismo no ha desaparecido. De hecho lo podemos ver en los muchos casos de personas afrodescendientes asesinadas por la policia en los EUA. De igual forma, por analogia, tambièn lo podemos ver en el caso Palestino, donde son tratados cruelmente por el gobierno israelita. En Venezuela lo vem,os, en el trato inhumano recibido por las personas chavistas, de parte de la oposiciòn, en el caso de las guarimbas, tambièn, por la monopolizaciòn de los periòdicos y la televisiòn para intentar desprestigiar y desaparecer a los estados bolivarianos. El Marcartismo aùn existe, con una variante, anteriormente atacaban todo lo que les parecìa comunista, inclusive a Cuba; ahora, atacan toda idea diferente al capitalismo. El rico ataca al pobre, la especualciòn y la desapariciòn de los alimentos en Venezuela, es un tipo de marcartismo econòmico. Creo que esa conducta va a llevar a la desapariciòn definitiva de los imperios capitalistas.

  • El macartismo, el comunismo y fascismo. Estos proceso, doctrinas y movimientos tiene un punto en común cuando un ciudadano expresa públicamente no estar de acuerdo con esas ideologías. Todos plantean un control para el equilibrio pero como se expresa en este artículo, una cosa es el equilibrio y otra “la persecución por pensar de una manera contraria a algunos intereses”. Lo más conveniente sería establecer los conceptos de la constitución y aplicar la corresponsabilidad que involucra compartir las responsabilidades entre todos los sectores de la sociedad tanto para los gobernantes y tomadores de decisiones de rendir cuentas de sus actos y hacer transparentes los procesos, asimismo para los ciudadanos en ejercer el rol que les corresponde en la construcción de su propio destino, de esta manera trabajar conjuntamente para mejorar las condiciones de vida de toda la población, en donde debe existir un equilibrio entre derechos y responsabilidades seguidos de la equidad y la igualdad .

  • LUZ MAR GUILLEN – MAESTRÍA EN GERENCIA PÚBLICA
    Análisis Solicitado por el Profesor: Omar salas
    El macartismo usada en la Segunda Guerra Mundial EEUU, el senador republicano Joseph McCarthy para el año 1.950, descubre el Comunismo donde dirigente ordenados estadounidenses decidieron establecer una política de seguimiento de todos aquellos grupos que ellos llamaban comunistas o que estuvieran vinculados con la Unión Soviética (URSS). Todo aquel que mantuvieran intereses era excluido de todo, los vigilaban. No tenían derechos de expresión generando miedo. En la actualidad aún se mantiene el macartismo lo podemos reflejar en muchos países que quiere tener el poder político, donde ellos son los que deciden sobre los ciudadanos quitándole la libertad de sus derechos humanos.

  • Macartismo, término utilizado para referirse a la traición y persecución emprendida contra aquel que el gobierno de turno consideraba “Comunista”, a pesar de tener sus inicios en los años 50, fue una tendencia que dejó como fruto:Intolerancia, Maltrato, Irrespeto, Torturas, etc. en todo aquel civil, cuya única culpa es PENSAR DISTINTO. En mi criterio hoy su esencia permanece, han surgido grupos radicales a nivel mundial (países bajo distintas formas de gobiernos), que sólo ponen manifiesto las ANSIAS DE PODER, el deseo de Dominar. Las listas negras y cacerías de brujas siguen hoy día siendo prácticas comunes, toda vez que olvidamos aquellos valores que nos enseñan de niños en casa y reforzados al crecer en la escuela. Por eso considero que la cultura, entendida como los conocimientos creados y sustentados en principios, valores y creencias por diferentes experiencias de vida y en algunos casos arraigadas por una educación profesional, son clave para Formar al ciudadano que se necesita

  • El macartismo no murió con Joseph MacCarthy, en mi opinión particular perdió el carácter formal y la figura directa o emblemática que se responsabilizara y ejecutara las practicas propias de la misma, para EEUU es sumamente delicado que un país o ciudadano de la nacionalidad o corriente política que sea, emita comentarios de tendencia distinta al sistema capitalista, obviamente lo más contrario al capitalismo es el comunismo, que ha sido satanizado históricamente por EEUU, incluso el hecho de que se piense distinto es justificación para tildarte de comunista, considero que el macartismo se sigue practicando de manera más estratégica a través de la transculturización hacia países subdesarrollados, actualmente la izquierda es amenaza para la seguridad nacional de EEUU, un ejemplo relevante es la actua postura del gobierno estadounidense hacia Venezuela, o por lo menos ese es el discurso que se pretende vender al pueblo norteamericano para justificar una posible intervención militar

  • Se evidencia una persecución sobre todas aquellas personas que suponían tenían una vinculación con URSS, y que simpatizaban con la ideología comunista.Se puede observar que con este modelo político no se respeta el derecho a libre expresión, y a los derechos humanos, ya que muchos fueron torturados físicamente,y psicologicamente,sentían que eran un gran amenaza sobre los intereses de EEUU. Hoy en día se mantiene esta modalidad traspasando fronteras, aunque no con el nombre de Marcantismo, ya que siguen las persecuciones como por ejemplo contra algunos ciudadanos de la comunidad Árabe, los cuales los tildan de terroristas y mas reciente las sanciones a ciudadanos venezolanos, y la amenaza que representa Venezuela ante los intereses de EEUU, pregonan a favor de la defensa de los derechos humanos y juzgan a muchos gobiernos, pero no se dan cuenta que son los primeros en violar esos derechos en el mundo.Se les olvida lo sucedido en Vietnam, La Guerra del Golfo por citar algunos casos

  • Violación de los derechos humanos=macartismo: se empezó a desarrollar después de la segunda guerra mundial por parte de la población norteamericana en contra de los comunistas, lo cual inferían que toda persona con ideales comunista era una amenaza para el desarrollo del país y por ello establecieron mecanismos de control y seguridad de estado. Fue el senador McCarthy que realizó el planteamiento teórico de que las derrotas sufridas por los EEUU en su política exterior se debían por agentes comunistas infiltrados, lo que conllevo a la aprobación de leyes. En conclusión, este concepto no ha perdido vigencia en el transcurso de la historia política nacional, latinoamericana y mundial, donde se evidencia una vez más los elementos fundamentales que sustentan la tesis imperial (EEUU) por invadir los pueblos para saquearlos y ponerlos al servicio de los intereses individualista y de explotación del hombre y la mujer.

  • El macartismo representó una práctica política de persecución hacia los estadounidenses que tuvieran algún vínculo con la URSS, o no compartieran la ideología conservadora de la época, el ensañamiento se observó marcado contra los directores y artista de los medios de comunicación por la posibilidad de difundir una tendencia distinta a la que pregonaban. En el período, durante el cual, se mantuvo el hostigamiento, se observó la huida de personas hacia otros países. Pero es importante acotar que el macartismo estuvo y está vigente en diversas naciones, probablemente con otro nombre, donde se evidencia una separación de tendencias políticas, con ideales contrarios, que conlleva a la persecución, a desertar, y a evaluar la gestión de los medios de comunicación.

  • Considerando el artículo, el macartismo pudiese definirse como una etapa de acoso y persecución a todos aquellos estadounidenses que mostraran por medio de cualquier indicio una inclinación hacia la tendencia comunista, esta situación estaba impulsada por el senador y conservador Joseph McCarthy, a quien se le atribuye el origen institucional del comité que regía el proceso de ubicación de los izquierdistas o comunistas, para destruirlos. La polémica fue acrecentándose sobre todo en el ámbito de la comunicación, ya que los protagonistas de cine y televisión podían evidenciar la marcada división existente entre la derecha y la izquierda, a través de sus actuaciones u obras. A igual que el profesor pienso que el macartismo ha existido a lo largo de la historia con otras connotaciones, y aún en la actualidad observamos divisiones y confrontaciones de derecha e izquierda.

  • Análisis: Gerencia Pública Profesor. Omar Salas. Cohorte 2015-1
    Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, el mundo queda dividido en dos grandes bloques político – económico, dos modelos, dos visiones completamente distintas, la norteamericana se ha caracterizado desde el comienzo de su historia en el capitalismo, el consumismo sin medida y ha dejado a un lado otras corrientes como el comunismo, que representaba la Unión Soviética, que defiende una organización social equitativa de bienes . Estas ideas capitalistas, generaron una visión desvirtuada del Comunismo y lo presentaban a su población y al resto del mundo como una especie de epidemia malsana y devastadora, el senador republicano Joseph MacCarthy, se dedicó fuertemente a luchar contra cualquier idea o simpatía (Prof. Salas) hacia la URSS, en una injusta reprimenda a personajes importantes de la época. Este trato desproporcionado e incisivo se conoce como Marcatismo, Aunque extinto, este fenómeno es fácilmente reproducible

  • Cohorte 2015-1 Gerencia Pública Prof. Omar Salas
    El macartismo tuvo un fuerte impacto en Estados Unidos durante la década de los 50, pues no sólo dividió al país en dos partes: la que apoyaba al senador y a la ley anticomunista y la que se formó en contra, que estaba constituida por los cineastas de Hollywood, quienes no estaban dispuestos a ser oprimidos por un grupo de políticos y ciudadanos que no eran capaces de tolerar que hubiesen personas que pensaban diferente y que querían darle otro enfoque a los acontecimientos que se vivían en el mundo y en su propio país. Por tanto, este afán de poder e intolerancia ante la diferencia de todo tipo se sigue desarrollando en mucho países y son los medios de comunicación, principalmente la prensa, que debiese tener el valor y la libertad necesaria para denunciar este tipo de prácticas y no dejarse silenciar por culpa de editoriales o de grupos jerárquicos que sólo tienen como fin controlar la información a su antojo.

  • Si rememoramos, el “macartismo” que se desarrolló en el período comprendido más o menos entre 1947 y 1954 en Estados Unidos, donde se impulso un clima de persecución a individuos y organizaciones acusadas de anticomunismo, auspiciado por el senador republicano Joseph McCarthy. Esta tendencia marcó una época de represión, en la que se vieron amenazadas las libertades civiles y ese esfuerzo por descubrir actividades de espionaje, para así hacerle frente a la amenaza del comunismo; esto ocasionó un clima de terror y persecución de ideas. Ahora bien, ¿Puede un determinado grupo de personas, sea cual fuere; establecer acusaciones de deslealtad, subversión o traición a la patria? ¿Podemos decir que realmente se garantiza el debido proceso, con el fin de reconocer las pruebas o evidencias, olvidando el principio jurídico de la presunción de inocencia, ante cualquier denuncia? Concluyo entonces, todos somos seres pensantes y debemos respetar a nuestros pares en sus creencias y convicciones.

  • alto a sus actividades. Tras la muerte de Joseph McCarthy, los días del macartismo como tal terminaron. Reinaldo Adolfo NÚÑEZ C.I. Nº 10.818.722, Maestría en Ciencias Administrativas, mención Gerencia Púbica, Cohorte 1–2015

  • lo iliberal, lo represivo, lo anti–intelectual, entre otros. Para otros se trataba de un patriotismo militante, o “norteamericanismo”.
    El macartismo no fue un movimiento político; nunca tuvo miembros, capítulos organizados, candidatos declarados, ni formuló un programa. Fue una tendencia de la época, en la que el senador protagonizó y dio su nombre, pero que al final fue más un instrumento de éste que su creador. Era en realidad, un estilo de conspiración más que una teoría en sí. La técnica consistió en parecer de acusar de traición a ciertas personas sin llegar a hacerlo. Esto comprendía la “culpa por asociación”; o significaba insinuaciones o agitar misteriosas “listas”. Hablaba de conspiración, pero luego sólo precisaba traición y evasión ideológica, nunca logró dar cuerpo a la conspiración en los Estados Unidos. Llevó adelante su cruzada contra la supuesta conspiración oculta en el mismo gobierno republicano. Solo cuanto trató de atacar al Ejército, el Senado puso finalmente un

  • Joseph Raymond McCarthy, nacido en el condado de Grand Chute, Wisconsin el 14 de noviembre de 1908; en 1946 fue elegido como Senador Republicano. Para el año de 1950, descubre el Comunismo y se designa como corsario de la democracia. Hasta los presidentes Harry Truman y Dwight Eisenhower tenían que medir las consecuencias de sus actos ante el gran poder que éste tenía.
    El 9 de febrero de 1950, en su discurso en Wheeling, Virginia Occidental, declaró que el Departamento de Estado estaba lleno de comunistas; y que él y el Secretario de Estado conocían sus nombres. Aunque, nunca supo la cantidad exacta de “traidores”, solo fanfarroneaba. Pero al hacer esa declaración su fama se elevó rápidamente, curiosamente la rapidez de su ascenso sólo puede compararse con la de su caída. Un mes después de su discurso, el caricaturista Herbert Block crea el término “macartismo” que denota la difamación sin fundamentos. Este término generó una división entre las personas, que para algunos implicaba

  • Cohorte 2015-1 Gerencia Publica.

    La corriente política del macartismo aplicada a finales de la segunda guerra mundial por los Estados Unidos de America, conllevó a la persecución de todos los ideales de izquierda que se manifestara en el territorio norteamericano, dicha practica de represión se basaba en maltratos y torturas tanto físicas y psicológicas a cualquier ciudadano americano que estuvieran en contra del gobierno americano y a favor de la Union Sovietica, en los actuaes momentos esta política aún se mantiene en contra de todos los países que no aceptan la dominación captalista de los EEUU, utilizando cualquier mecanismo para crear desestabilizaciones a lo interno de cada pueblo soberano, con el fin de doblegarlos a los interesés económicos estadounidenses. La ONU sigue siendo complice de esta forma de actuar del imperio americano sin tomar aciones en su contra, es por eso que hoy en día vemos como se subleban los pueblos en contra del que se cree el amo del mundo.

  • La autoderterminación de los Pueblos, donde su principal caracteríastica es la propia decisión de sus formas de gobierno, desarrollo económico, social y cultural sin injerencias externas y bajo el enfoque Realista de las Relaciones Internacionales, donde prevalecen la sumision y los estamento de la Guerra Fría, una vez finalizada la segunda guerra Mundial. La mision de mantener la hegemonia y dominio de las economias en desarrollo,que al no querer someterse al “marcantismo”, modelo propuesto por la potencia,se etiqueta como un peligro al sistema Mundial y regional, alegando una serie de factores creados a priori, tratando de fracturar un modelo apegado a la constitucion de la República Bolivariana de Venezuela,en sus principios fundamentales como son los derechos irenunciables de la Nación, la idependencia,la libertad,la soberanía,la inmunidad,la integridad territorial y la autodeterminación Nacional.
    El Estado Norte Americano se desvincula de la propuesta del Presidente Wilson

  • Análisis: Gerencia Pública. Prof. Omar Salas
    El Macartismo era una persecución anticomunista que se originó durante el período de la guerra fría, donde una parte importante de la población de EEUU, comenzó a temer que el comunismo se extendiera por todo el territorio americano, por lo que establecieron diferentes políticas de represión a quienes tenían diferencias con el gobierno, los más afectados fueron los escritores, cineastas, directores, novelistas y actores quienes eran fustigados. Pienso que actualmente el macartismo del 1954, no ha desaparecido, está vigente hoy más que nunca, porque lo podemos observar en muchas noticas internacionales que transmiten, donde se evidencia mucha injusticia social en cuanto a la libertad de expresión en manifestaciones, en contra las políticas del gobierno, estos manifestantes son retirados por la policia salvajemente y por otras acciones más. Queda como reflexión si EEUU es un ejem a seguir con respecto a la libertad de expresión que pregonan

  • Análisis: Gerencia Pública Profesor. Omar Salas.
    El macartismo, se le atribuye al senador repúblicano Mccarthy, y surge como una práctica política después de la segunda guerra mundial para restringir toda actividad comunista. esta técnica se basaba en incriminaciones falsas sobre los acusados, que nunca eran comprobados. Fueron perseguidos intelectuales, artista, militares. Hoy al cumplirse 60 años de la clausura del comite considero que Estados Unidos sigue utilizando este método con acusaciones infundada hacia los gobiernos del mundo por ejemplo la ley patriota es una resurrección de la filosofía macartista simplemente sustituyendo comunista por terrorista, las cárceles de guantanamo donde hay personas sin juicio. Incluso en la actualidad en Venezuela cuando se emite una opinion sobre política te cuestionan como contrarrevolucionario, quinta columna o en el otro caso, oligarca. Finalmente esto supone conciencia y formación para evitar estas estigmatizaciones y persecuciones.

  • Analisis solicitado por profesor. Omar Salas.
    El macartismo tiene sus origenes con la evoluciòn de la vida ya que representa. Debilidades de los que se creen superpoderosos como en este caso lo es los Estados Unidos de America, en la cual se refleja el miedo a ser superados en todos los ideales de Super Pontencia Imperial por ideas progresistas que permitan socializar todos los sectores activos de un pais. El macartismo se ha expandido a nivel mundial tal es el caso de nuestro hermoso pais en la actualidad en la cual esta muy arraigado el macartismo en los actuales momento en donde existen dos vertientes politicas y aquel que piense diferente sufre de vejaciones en todos los extractos de los sectores activos de VENEZUELA. EL MACARTISNO NO HA MUERTO SIGUE VIGENTE A NIVEL MUNDIAL.
    El miedo a ser superados los convierte en seres despiadados a los cuales no les importa destruir la vida y cultura de los pueblos.