Según “Informe global 2015: desplazados internos por conflicto y violencia”|En 12% se elevó cifra de desplazados internos en países de Centro y Suramérica durante 2014

La violencia en países de Centro y Suramérica provocó el desplazamiento forzado interno de unas 436 mil 500 personas durante 2014, reveló el “Informe global 2015: desplazados internos por conflicto y violencia” que elaboró el Consejo Noruego para Refugiados.

En el documento publicado este martes, que además contó con la colaboración del Centro de Monitoreo de Desplazamiento Interno (IDMC), se precisó que los desplazamientos en la región aumentaron en 12 % con respecto al año anterior y explica que, aunque no es una situación focalizada en esta parte del mundo, alerta que en 10 años nunca se había registrado una estimación tan alta del número de personas desplazadas en un año.

En México se registraron 281 mil 400 debido, en su mayor parte, a la violencia criminal relacionada al tráfico de drogas y actividades de pandillas. Entretanto, en Perú, durante el periodo mencionado, 150 mil personas se vieron forzosamente en la necesidad de trasladarse a otros sitios dentro de su país.

Además de esos países, en El Salvador, Guatemala y Honduras se contabilizaron 566 mil 700 desplazados, muchos de los cuales fueron causados por el crimen organizado y violencia entre pandillas, destaca en el estudio referido.

Así las cosas, en El Salvador la violencia criminal y las amenazas provocaron el desplazamiento de hasta 288 mil 900 personas.

Por su parte, en Colombia 12 % de su población, es decir 6 millones 44 mil 220 personas, ahora se cuentan como desplazados internos. De esa cifra, 63 % vive por debajo del umbral de pobreza y 33 % en condiciones de extrema pobreza.

En esta última nación, que ostenta la segunda mayor población de desplazados internos del mundo, estos están inscritos en un registro oficial. Aquellos que han conseguido soluciones duraderas o que han fallecidos durante su desplazamiento no se retiran del registro y ello conlleva a un número en constante aumento.

Los desalojos forzosos fueron más comunes en Colombia, México y Guatemala y se debieron a la extracción lícita e ilícita de recursos; entre otros, la tala, los cultivos de coca, adormidera, marihuana y los cultivos para producir biocarburantes y aceite de palma.

El Consejo Noruego para Refugiados enfatiza en el texto que “el desplazamiento también puede prolongarse debido a la fuerte politización deliberada por parte de los gobiernos del problema o su negativa para establecer una solución formal de la crisis. Con frecuencia, la falta de voluntad de los gobiernos para brindar soluciones procede de la misma lógica que desde un principio fue la causa del desplazamiento de la población”.

El IDMC prevé que para 2050 la población mundial llegará a los 9,6 mil millones y “este crecimiento junto con el aumento de la desigualdad, la falta de representación democrática y la competencia por territorio y recursos, ha marginalizado particularmente a minorías religiosas, étnicas y tribales, que representan una parte significativa de las poblaciones desplazadas en muchos países monitoreados”.

T/AVN