Un boletín emitido por autoridades sanitarias|178 personas han muerto en Angola desde diciembre por Fiebre Amarilla

Al menos 178 personas murieron víctimas de la fiebre amarilla en Angola en cuatro meses, según el último boletín sobre la epidemia, publicado este viernes por medios periodísticos.

El documento precisa que la enfermedad resultó mortal en casi un 15 por ciento de los mil 206 casos sospechosos de contagio, identificados por las autoridades sanitarias.

De acuerdo con el reporte, hasta el 22 de marzo fueron vacunadas cinco millones 632 mil 26 habitantes de Luanda, foco del brote. Tal cifra equivale al 86 por ciento de la población metropolitana.

El primer caso de fiebre amarilla en Angola se detectó el 5 de diciembre en un ciudadano de Eritrea, en el capitalino municipio de Viana, donde hasta el momento se registran 72 muertes por el mal.

Las provincias de Benguela, Bie, Cabinda, Cunene, Cuanza Sur, Huambo y Huila también se registran con enfermos, muchos vinculados de manera epidemiológica con Luanda.

El boletín revela que durante marzo 28 municipios del país confirmaron casos con inicio de síntomas y entre los días 21 y 22 seis jurisdicciones presentaron nuevos casos sospechosos de dolencia.

“La densidad vectorial de mosquitos sigue siendo muy elevada. El Ministerio de Salud hizo un estudio que revela un índice de larvas de cinco por ciento, y los municipios de Luanda están en 40, lo que lleva a declarar que Luanda enfrenta una epidemia”, reconoció el ministro de Salud, Luís Gomes.

Refirió que pese a las medidas adoptadas por el Estado contra la inmundicia, todavía no son suficientes para producir los resultados esperados. “La basura, el saneamiento y el agua estancada son las principales causas de las muertes por fiebre amarilla y malaria”.

Como medida para luchar contra la fiebre amarilla, el Gobierno puso en marcha desde el 2 de febrero una megacampaña de vacunación masiva.

La operación abarca acciones de sensibilización en las poblaciones para reforzar medidas de prevención como tapar los recipientes de agua, colocar óleo quemado en charcos y protegerse contra las picadas de mosquitos.

Estudios aseguran que la fiebre amarilla es una dolencia viral transmitida por mosquitos infectados y provoca fiebre, dolores musculares, pérdida de apetito, vómitos y náuseas que pueden conducir a la muerte.

Fuente/PL
Foto/Archivo