Afirmó el historiador Lionel Muñoz|27F abrió las puertas de un nuevo liderazgo en Venezuela

La rebelión popular del 27 de febrero de 1989, denominada El Caracazo, se convirtió en un hecho que abrió para Venezuela las puertas a las posibilidades de un nuevo liderazgo en el país, que se completó en la insurrección militar del 4 de febrero de 1992, con la llegada del comandante Hugo Chávez, indicó este jueves el historiador y profesor de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Lionel Muñoz.

«Ese estallido abrió las compuertas de la posibilidad del advenimiento de un nuevo liderazgo, con una nueva propuestas para el país, acompañado de nuevas personas. Ese liderazgo surgió el 4 de febrero de 1992», expresó en una entrevista transmitida por Telesur.

Durante la entrevista, Muñoz manifestó que la rebelión registrada el 27 de febrero también fue la respuesta del pueblo ante el ahogo que vivía Venezuela, y que no podía seguirse perpetuando.

A principios de 1989, la pobreza en la cual vivían cinco de cada diez hogares venezolanos se recrudeció por los recortes aplicados por Pérez en los recursos destinados a atender las necesidades del pueblo. Así, la inversión en planes sociales bajó de 7,3% en 1988 a 6,9% para 1989.

LA IMPUNIDAD ERA LA NORMA

Muñoz indicó que en los tiempos de la IV República «se mutiló a toda una generación», por consecuencia de las persecuciones contra aquellos sectores que pedían transformar el modelo imperante.

«Entre 1987 y 1989, sin contar los muertos que hubo en El Caracazo, en Venezuela murieron cerca de 100 estudiantes y no hubo en Venezuela ni un solo detenido, ni un solo responsable, un solo preso, a nadie se le enjuicio», recalcó.

De igual forma, señaló que estos estudiantes fueron reprimidos de forma brutal, debido a que los cuerpos de seguridad utilizaban vidrios picados y municiones capaces de matar.

Texto/YVKE
Foto/Archivo