Forman parte de la Fundación Apoye|45 actores down presentaron obra ‘El árbol de la vida’ en Pdvsa La Estancia

La obra contó con 45 actores con edades promedio de 20 años

Un grito lleno de alegría explota en la garganta emocionada. El aplauso fuerte y sincero que nace desde las palmas de un espectador atrapado en cada movimiento de los protagonistas. La pizca de lágrimas en los ojos que se aguaraparon al final de la función. El chillido agudo de los más pequeños, sentados en primera fila sobre el piso, con las piernas cruzadas. Cada una de estas expresiones también formaron parte de la pieza teatral El árbol de la vida.

Estas demostraciones de afectos y asombro del público fueron tan especiales como los actores y actrices de una puesta en escena “cien por ciento elenco down”, resalta su directora, la también actriz Juliana Cuervos. Fue presentada el pasado domingo 10 de abril en el Centro de Arte Pdvsa La Estancia, Chacao, Miranda, institución que conmemoraba el Día del Síndrome de Down (21 de marzo).

45 integrantes, entre niños, jóvenes y adultos —con promedio de edad de 25 años, acotó Cuervos—, demostraron con su particularidad lo que estuvieron practicando durante un año académico en la asociación civil sin fines de lucro, Apoye, fundación que comenzó hace 16 años con siete miembros y que actualmente ya cuenta con 67, informó su directora Salua Buendía.

Los más pequeños disfrutaron en primera fila de la obra en Pdvsa La Estancia

—¿Cuál es el mensaje que se buscan dar con la obra?
—Que nadie puede mandar en el corazón de las personas. También busca demostrar el ejemplo positivo, optimista y la orientación al logro. Creo que el mensaje sería que el trabajo de las personas habla más que muchas palabras, y que le evolución y el desarrollo de las personas está en la acción positiva —sostiene la licenciada en teatro.

—Por ahí vi lágrimas en los ojos. ¿Cómo te sientes, como directora, al lograr impactar al público de esa manera?
—Lo que me gusta es que estamos desmitificando y desmontando la idea de que (las personas con este síndrome) son personas incapaces; al contrario, estamos reforzando el mensaje de la capacidad, de la autonomía (que ellos tienen); y además de un mensaje importantísimo que nos están dando constantemente: y es que con amor genuino y honesto podemos lograr las cosas.

Cuervos espera que esta pieza —que se estrenó en 2013 y está en el repertorio de la Compañía de Teatro Down— pueda ser llevada a varias partes del país. Asimismo, tienen como meta llevar este tipo de trabajos al Festival Nacional de Teatro, que a estas personas se les abra una categoría para poder concursar en eventos nacionales con sus obras maravillosamente especiales como sus “corazones puros que aceptan malicia”, comenta Carmen Millán, madre de una joven down.

Apoye espera que en el Festival Nacional de Teatro se pueda abrir una categoría a esta modalidad de teatro hecho por talentos down

EN EL CORAZÓN NO SE MANDA

La historia se centra en una princesa que está enamorada de un príncipe que ha dejado de quererle. Cuando ella le pregunta al ‘Árbol de la Vida’ por que su enamorado no la quiere, él le responde: “Yo no puedo mandar en el corazón de los hombres”.

A partir de esa premisa, se desarrolla la trama donde el aventurado príncipe debe realizar varias tareas para recuperar el amor robado por la maldad en su corazón, pero tendrá que vencer una serie de obstáculos para lograr, con el apoyo de los buenos del cuento, concretar su idilio con su amada.

La pieza teatral es cuenta con un elenco 100 % down

Payasos, brujas, un árbol, sus ramas, una diosa protectora, cisnes, lobos, robots, unas lunas gimnastas artísticas, la princesa, una malévola vieja y el villano con su característica voz gutural que no pueden faltar, hasta un marciano de traje fabuloso, forman parte del repertorio; ¡ah! y un peculiar trío de obsesionadas lavanderas vestidas con harapos sucios cuya misión es mantenerle impecable el traje al príncipe, que restriegan al son del ¡chiquichiquichí!-¡chiquichiquichá! de La mazucamba, tema del sonero del mundo, Oscar D’León.

Por eso el teatro, más allá que una pantalla grande bidimensional, siempre tendrá esa particularidad de conectarse con el auditorio al que le florecen las emociones en tercera dimensión sin necesidad de unos lentes especiales, y en esta oportunidad tuvo una dimensión tan especial como su electo, los actores y actrices de la Fundación Apoye, quienes crearon la propuesta de manera colectiva junto a su profesora.

FUNDACIÓN APOYE

La Fundación Apoye, con sede en la calle Choroní, en Chuao, Caracas, realiza durante un año académico una formación básica a sus miembros con actividades como teatro, danza, computación, capoeira, yoga, entre otras actividades. Pueden contactarles al 0212-9922054. Correo: apoyeac@gmail.com.

TyF/Leonardo Bruzual Vásquez

Infinitamente agradecida Leonardo! Agradezco sobre todo el titular «45 actores…» Y sí, porque el arte y a ficción, la convención teatral, y la compenetración del público, tumban y desmontan barreras; el mundo fantástico que se crea en un escenario, tienen la bondad de equipararnos, de constatar, valorar y comprender la grandeza de la diversidad.
¡Gracias! y aprovecho esta vitrina para agradecer a todo el público que fue cómplice y compañero en esta celebración organizada por PDVSA La Estancia y en particular a Wulliams Castellanos, coordinador de planificación y programación cultural infantil de La Estancia, a todo el equipo de cultura vaya nuestro agradecimiento. Y por supuesto una vez más a ti y a al Correo del Orinoco por darnos tan bello regalo con esta publicación!

Juliana Cuervos