Destaca Miguel Rodríguez Torres:| El 4F abrió los cauces para las grandes transformaciones en el país

La rebelión cívico-militar del 4 de febrero (4F) de 1992 abrió los cauces para iniciar grandes transformaciones en el país con la Revolución Bolivariana, «y que hoy aún tiene mucho por hacer», recalcó el mayor general del Ejército Nacional Bolivariano (ENB) Miguel Rodríguez Torres, uno de los protagonista de dicho hecho histórico.

A propósito de conmemorarse este miércoles los 23 años de la rebelión cívico-militar del 4F, el ex ministro para Relaciones Interiores, Justicia y Paz, en entrevista de Globovisión, rememoró el momento en que comenzó a participar en el Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 (MBR-200), a través del cual el comandante Hugo Chávez coordinó la rebelión.

«Fue una rebelión que señaló cuál era el sentir de muchos oficiales de las Fuerzas Armadas de la época, sobre todo de los cuadros medios, comandantes, mayores, capitanes y tenientes, y marcó el inicio de un líder extraordinario como es el comandante Hugo Chávez», recalcó.

Rodríguez Torres subrayó que el MBR-200 es un hito importante que tuvo como antesala el 27 de febrero de 1989, cuando ocurrió el llamado Caracazo, en el que la población se alzó ante las medidas neoliberales impuestas por el Gobierno de entonces de Carlos Andrés Pérez.

«Yo empiezo en el MBR-200 desde subteniente. Estaba dando clases en las unidades de paracaidistas del Ejército y fue cuando fui llamado a formar filas de ese movimiento, en 1985», relató el ex ministro, quien añadió que su misión el 4F la ejecutó en Caracas: «Me correspondía bloquear la entrada y salida de unidades militares a La Casona (residencia presidencial) con el batallón de paracaidistas José Leonardo Chirinos».

Sostuvo que en ese momento había condiciones para que se diera una rebelión: «La desmoralización de la Fuerza Armada Nacional del momento, veíamos cómo se pretendía entregar nuestras riquezas a otras grandes potencias, la inmoralidad de nuestros superiores, la pobreza extrema, y un oficial es un termómetro perfecto para entender esa realidad».

EL CONTRASTE EN REVOLUCIÓN

Rodríguez Torres fue enfático al recalcar que en la actualidad, los avances materiales de la revolución son palpables y tangibles, «y creo que tenemos que combatir la pobreza de la gente en el plano espiritual, intelectual y mental».

«El 4F irrumpimos contra un sistema que venía de los tiempos de la Colonia y apenas la revolución lleva 15 años, de los cuales seis años ha sido sobreviviendo a las conspiraciones. Sin embargo, a pesar de esas dificultades, hemos avanzado en masificar la educación, en combatir la pobreza por la vía de la alimentación, entre otros, y aún están pendientes muchos retos», consideró.

Refirió que la Venezuela de los años 80 y 90 «tenía millones de venezolanos excluidos en los cerros, en las partes más pobres del país (…). Por eso, el gran cambio radica de una democracia representativa a una democracia participativa, que hay que profundizarla».

Texto/AVN
Foto/Archivo