Señaló que EEUU intentó “un acercamiento con la cúpula nazista” para enfrentar a los soviéticos|Acosta: El anticomunismo hizo crecer al fascismo en Alemania

Mediante el análisis de la guerra entre Alemania y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, el historiador Vladimir Acosta puso ayer en evidencia que la política anticomunista de las potencias europeas alentó el crecimiento del fascismo en la Alemania nazi.

Invitado al programa Construyendo la utopía, que conduce el comunicador Alfredo Oliva, y se transmite los domingos por YVKE Mundial, Acosta habló de las causas del ascenso del fascismo nacionalsocialista en Alemania. Al respecto, indicó que no fue sino hasta muy avanzado el conflicto cuando los aliados libraron la guerra a fondo.

Acosta comentó que el tratado de no agresión entre Alemania y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, “conocido coloquialmente como Pacto Ribbentrop-Mólotov, no fue producto de una política coyuntural, sino de una política estratégica y principista soviética” orientada por “su necesidad de defender el socialismo y su sistema contra una agresión del nazismo y países occidentales”.

OCCIDENTE REACCIONA

Acosta contó que la “tregua se rompió el 22 de junio de 1941 con la operación Barba Roja, con la invasión de la Unión Soviética por parte de las fuerzas del Eje que abrió el llamado Frente Oriental, donde se presentó el teatro de operaciones más grande de la guerra y que significó un duro golpe para las fuerzas soviéticas, que sufrieron fuertes bajas y perdieron grandes extensiones de territorio en poco tiempo”.

En ese sentido, llamó la intención sobre la actitud de las potencias occidentales, que “se empeñaron en mantener relaciones distantes con el régimen soviético y apostar por una agresión alemana en contra del comunismo”. Esa postura, enfatizó, “demuestra la incapacidad de estas naciones de mirar más allá de la coyuntura y sus intereses capitalistas”.

LA IGLESIA Y EEUU

Acosta señaló que “frente a la crisis de los años 30, la cúpula eclesiástica defendió los intereses de la derecha y su expresión fascista en Italia, España”. Añadió que de “más hipócritamente” se manejó de un modo similar con el nazismo alemán.

El historiador refiere que “Stalin estaba consciente que aunque el vaticano no tenía ejercito, disponía de unos 2 mil millones de católicos en el mundo para defender sus intereses”. “Aunque en territorio italiano −donde funciona El Vaticano, específicamente en la isla de Sicilia− se enfrentaron los Estados Unidos contra Benito Mussollini,” esta invasión “fue producto de los conflictos entre el dictador italiano y la mafia siciliana, con gran influencia en Estados Unidos donde controlaban sus puertos”, aseveró el historiador.

En todo caso, Acosta expuso que “la rendición de los nazis se estuvo negociando desde el año 1943 cuando la primera agencia de espionaje norteamericana buscó un acercamiento a la cúpula nazista para conseguir un pacto de rendición que les permitiera instalar en Alemania un ‘nazismo ligth’ en su lucha contra el comunismo como enemigo común de estas naciones europeas”.

Comentó que fue el avance del Ejército Rojo lo que forzó a los aliados a tomar un iniciativa fuerte en el frente occidental.

“Los países de occidente mantuvieron una actitud sino tímida cómplice con el nazismo al que no combatieron a profundidad sino en 1944 cuando al ver que se desmoronaba el nazismo ante el avance del bloque oriental y entonces lanzan el frente occidental, al que se rindieron muchas de las tropas alemanas por considerarlos menos hostiles a sus intereses”, sentenció.

T/ Luis Ángel Yáñez
F/ Ángel Dejesús

2 Comentarios

  • Muy parcializado el análisis del profesor… Es que la política y }el análisis crítico no pegan…

  • ¿Dónde suben esos audios? ¿O se pierden inútilmente para siempre?
    Con razón el Presidente Chávez se la pasaba quejándose de la política comunicacional y tenía que hacer todo él!!!!