En Colombia hubo 50 mil espectadores en 2 semanas |Albi de Abreu se convierte en un asesino a sueldo en Saluda al diablo de mi parte

El artista tuvo apenas dos semanas para preparar al personaje de Luis

El próximo viernes 9 de septiembre se estrenará en Venezuela la película Saluda al diablo de mi parte, una obra colombiana en la que participan los venezolanos Edgar Ramírez, en el rol protagónico; y Albi de Abreu, quien encarna a un personaje antagónico de soporte.

En el filme, Ángel (Edgar Ramírez) es raptado junto a su hija por órdenes de un poderoso personaje llamado Léder, (Ricardo Vélez), quien previamente había sido víctima de un secuestro a manos de un grupo de malhechores al que pertenecía Ángel. Con la vida de su hija bajo amenaza, el protagonista es obligado a aniquilar a sus amigos captores y consumar así la venganza de Léder, el “malo” de la película.

Para asegurarse de que Ángel cumpla sin intríngulis la tarea impuesta, Léder contrata a Luis (Albi de Abreu), un asesino a sueldo, frío y desalmado, sin ningún respeto por la vida.

DE PERIODISTA A MATÓN

Albi de Abreu en una escena de la película

En entrevista con el Correo del Orinoco vía telefónica desde Bogotá, Abreu explicó, que su participación en Saluda al diablo de mi parte surgió gracias a su papel de Jesús, el camarógrafo en la ópera prima del director venezolano Diego Velasco, La Hora Cero.

“Los directores de esta nueva película, Juan y Carlos Orozco, habían visto mi actuación en La hora cero y les pareció un trabajo creíble y confiable. Además teníamos algunos amigos en común y cuando mi nombre salió como una de las opciones, ellos decidieron convocarme”, contó el actor y cineasta.

¿Cómo fue el trabajo de construcción de este personaje?

-Tuve muy corto tiempo para prepararme. Lo que hicimos, una vez leído el guión, fue imaginarme haciendo de asesino. Entendí que con la apariencia que tengo era un poco complicado convencer a la gente de que yo pudiera tener sangre fría. Entonces empecé a experimentar con varios peinados, varios looks; me fui tomando fotos y se las mandé a Juan y a Carlos, hasta que por fin llegamos a la imagen que esta en el afiche de la película. Decidimos que esa iba a ser la apariencia del personaje. En cuanto a la parte interna, decidí que tendría que ser alguien bastante frío y metódico que no valora para nada la vida. Eso fue lo que quise proyectar en cada actitud que el personaje asumía en la película.

Dice que tuvo muy poco tiempo. ¿Cuánto? ¿Cómo fue la preparación previa?

-Tuve como un par de semanas solamente. Llegué al rodaje tres días antes de mi primera escena acá en Bogotá. Habíamos hecho una lectura del guión, habíamos conversado sobre la conducta del personaje, todo esto vía correo electrónico y por Skype. Ya habíamos tomado algunas decisiones y lo que restaba era comenzar a ensayar por mi cuenta. Cuando llegué a Bogotá, terminamos de afinar lo que ya habíamos decidido y el primer día de rodaje comenzó a salir todo.

Luego de esta primera experiencia en el cine colombiano, ¿qué comparación puede establecer con la forma de hacer cine en Venezuela?

-Es bastante parecido. En el set colombiano me sentí como si estuviera rodando en Caracas: la gente es muy alegre, muy dada, es bastante comprometida y muy profesional. En ningún momento sentí ningún tipo de gestos antipáticos porque fuera de otra nacionalidad; al contrario, me aceptaron bastante bien. La única diferencia esta en la parte técnica; acá (Bogotá) no se trabaja con horas extras y la gente está un poco más calmada a la hora de rodar. En Venezuela sabemos que las horas extras se aplican más severamente y hay un poco más de tensión.

Si uno ve el afiche de la película pudiera creer que es una cinta venezolana. ¿Cómo cree que el público de acá reciba a la cinta?

-En Colombia ha tenido una aceptación increíble, creo que van alrededor de 50 mil espectadores en dos semanas, es un número bastante bueno. Y por encuestas, lo que se dice es que 95% de las personas que la han visto han calificado la película como muy buena. Pienso que es una cinta que merece la pena ver. Y es una primera intención de integrar la cinematografía de Colombia y Venezuela. Lo que se quiere con esto es que a largo plazo podamos, entre los dos países, compartir las películas y que el público en Colombia comience a apreciar el cine que hacemos en Venezuela y viceversa.

FICHA TÉCNICA

Director: Juan Felipe Orozco.

Escritor: Carlos Esteban Orozco .

Productor: Carlos Orozco, Juan F. Orozco, Alejandro Ángel .

Productores Ejecutivos: Alejandro Ángel, Alex García, Nick Spicer, Nate Bolotin, Édgar Ramírez y Haik Gazarian .

Edición: Carlos Esteban Orozco y Juan Felipe Orozco

Director de Fotografía: Luis Otero

Diseño de Producción: Sara Millán

Música: Jermaine Stegall

T/Luis Jesús González Cova
F/Cortesía Cameo Marketing