Desde el pasado 27 de abril la ciudad ha sido el escenario de violentos choques|Anuncian fin de toque de queda en Baltimore

La alcaldesa de Baltimore (Maryland, al este de Estados Unidos) Stephanie Rawlings-Blake, ordenó este domingo la suspensión inmediata del toque de queda nocturno iniciado en la ciudad desde el martes, luego de que manifestaciones derivaran en disturbios tras la muerte de un joven afrodescendiente que estaba bajo custodia policial.

La información fue confirmada a través de la red social Twitter, donde Rawlings-Blake publicó: “Con efecto inmediato, he rescindido mi orden instituyendo el toque de queda en toda la ciudad”

“Quiero agradecer a la gente de Baltimore por su paciencia”, agregó en la autoridad en la red social.

La alcaldesa publicó minutos después otro mensaje en el que decía que “Mi objetivo ha sido siempre la de no tener el toque de queda en lugar de un solo día más de lo necesario . Creo que hemos llegado a ese punto hoy”

El mensaje se dio un día después de que en Baltimore se realizara una marcha en la que se pidió justicia por el caso de Freddie Gray, un joven de 25 años que fue detenido por la policía y luego falleció mientras estaba en custodia.

La muerte de Gay, calificada de homicidio, reavivó la indignación de la comunidad afrodescendiente.

QUÉ HA OCURRIDO

Desde el pasado 27 de abril la ciudad de Baltimore (este de Estados Unidos) ha sido el escenario de violentos choques entre manifestantes y fuerzas policiales, en medio de las protestas en contra del abuso policial que reina en ese país.

Las protestas iniciaron luego del funeral del joven afrodescendiente Gray, quien murió el pasado 19 de abril en circunstancias extrañas mientras permanecía en resguardo policial.

Desde entonces, en las principales calles y avenidas de ciudad estadounidense se han reportado saqueos, disturbios y hasta enfrentamientos entre policías y ciudadanos, quienes han indicado que continuarán con sus manifestaciones para exigir el respeto a los Derechos Humanos y rechazar la violenta represión de la que son víctimas.

T/Telesur
F/Archivo