Atacaron con gases lacrimógenos y detuvieron a dos personas|Ataque israelí a palestinos en Jerusalén deja varios heridos

Decenas de fieles musulmanes palestinos han sufrido intoxicación al inhalar gases lacrimógenos disparados por militares israelíes en los alrededores de la Mezquita Al-Aqsa, en la ciudad de Al-Quds (Jerusalén).

Ese nuevo episodio de violencia se produjo a últimas horas del domingo, cuando decenas de palestinos se encaminaban hacia la mezquita para celebrar la oración de la noche.

Los soldados israelíes, sin mediar provocación alguna, atacaron a los palestinos con gases lacrimógenos y detuvieron a dos personas.

Asimismo, un grupo de agentes israelíes irrumpió en la misma jornada en el campamento de refugiados palestinos de Aida, cerca de la ciudad de Beitolahm (Belén), en la Cisjordania ocupada, y disparó gases lacrimógenos y bombas de sonido hacia la gente. Como consecuencia del incidente varios palestinos resultaron heridos.

Desde el inicio de la ofensiva militar israelí en la Franja de Gaza a principios de julio, el régimen de Tel Aviv ha intensificado su escalada de ataques y detenciones en la Cisjordania ocupada.

El régimen de Israel ha encarcelado a unos 600 palestinos tan solo durante el pasado mes de agosto, según datos proporcionados por la Sociedad de Presos Palestinos.

La mitad de estas detenciones, con lo que se eleva a más de 7000 el número de palestinos detenidos en las cárceles israelíes, se produjo en Al-Quds (Jerusalén) y la ciudad cisjordana de Al-Jalil (Hebrón), 190 y 102, respectivamente, de un total de 597 presos.

El régimen de Tel Aviv, indiferente a las advertencias de la comunidad internacional, sigue protagonizando actos violentos contra la población palestina en los territorios ocupados, deteniendo a diario a ciudadanos palestinos, que pasan períodos indefinidos de tiempo en cárceles israelíes sin que pesen cargos en su contra.

Texto y foto/Hispantv