Desaseo en las comunidades mantiene madrigueras activas |Autoridades toman medidas para controlar población de ratas de Caracas

Pedro Salazar

La densidad poblacional de ratas ha aumentado considerablemente en el Distrito Capital, producto del desaseo en algunas comunidades.

“Realmente hay que reconocer que es un problema grave en Caracas. Hay muchas madrigueras activas. Es importante que la gente sepa que tanto los roedores como las chiripas y las cucarachas son un mal producto de las condiciones higiénicas de cada sitio”, advirtió el director de Salud Ambiental de la capital del país, Pedro Salazar.

Enfatizó el funcionario que en la medida en que las personas mantengan condiciones higiénicas dentro de sus casas y alrededores, automáticamente se logrará el control de estos roedores.

Informó Salazar que la Dirección de Salud Ambiental del Distrito Capital comenzó a capturar roedores para enviarlos a los laboratorios y determinar qué agentes patógenos pueden albergar en su cuerpo. Dijo también que a la par de este estudio también intenta cuantificar el número de madrigueras activas que existen en la ciudad.

ANIMAL PROLÍFICO

El director de Salud Ambiental del Distrito Capital destaca que la rata es un animal muy prolífico: Se reproducen con muchísima rapidez y en cada parto se multiplican en grandes cantidades. “Esto genera que la densidad poblacional de ellas aumente con mucha frecuencia si no los tratamos adecuadamente”, advirtió.

Para exterminarlas, continuó, se les coloca rodenticida: pesticida que se utiliza para matar o eliminar, controlar, prevenir, repeler o atenuar la presencia o acción de los roedores, en cualquier medio.

Aclaró que este veneno es una sustancia especial que destruye los glóbulos rojos del animal y le produce desangramiento. “Cuando ellas lo comen no mueren inmediatamente. Lo que les produce las obliga a ir por agua y donde la consiguen se que quedan, y ahí mueren y se empiezan a secar”, describió.

Aseguró que pocas mueren en la vía pública, así que esta manera de tratarlas no expone a población a otros problemas.

DESRATIZACIONES EN EN REFUGIOS

Pedro Salazar asegura que la Dirección de Salud Ambiental del Distrito Capital ataca el problema en todos los sectores. “Hacemos la identificación de las madrigueras y ahí colocamos rodenticida para lograr el control de roedores”, explicó.

Precisó que en la actualidad se hace énfasis en áreas puntuales en la que se encuentran los refugios de las personas damnificadas. “Ahí no sólo estamos haciendo desratizaciones para el control de roedores, sino también fumigaciones para el control de vectores”, apuntó.

Adicionalmente, continuó, se atienden instituciones, comunidades y Abastos Bicentenario que nos llaman y les enviamos cuadrillas. “Lo mismo hacemos en los distintos centros de salud”, agregó.

¿DÓNDE ACUDIR?

Las instituciones y comunidades que tienen conocimiento de madrigueras o presencia de roedores en sus alrededores pueden solicitar la asistencia de una cuadrilla especial para que evalué la situación y aplique rodenticida, a fin de controlar, prevenir, repeler o atenuar la presencia o acción de estos animales.

¿Cómo? Deben enviar sus solicitudes a la Oficina de Demarcación de Control de Vectores de la Dirección de Salud Ambiental del Ministerio del Poder Popular para el Salud, que está en el sector El Cementerio del municipio Bolivariano Libertador, al final de la avenida Roosevelt, al lado del Oncológico Padre Machado. Número de contacto: 0212-537-98-72.

ESTOS ANIMALES ALBERGAN LA LEPTOSPIROSI

La enfermedad más común que se transmite de animales a humanos y es provocada por bacterias es la leptospirosis.

El director de Salud ambiental del Distrito Capital, Pedro Salazar, señala que las ratas son los reservorios primarios de esta enfermedad; estos animales excretan grandes cantidades de bacterias en la orina y contaminan todo el medio que habitan.

Los seres humanos se infectan por consumo o exposición a las aguas y alimentos contaminados, y contraen una enfermedad sistémica, que puede variar desde un simple resfrío hasta una afección severa, con disfunción hepática y renal.

La enciclopedia médica MedlinePlus explica que la leptospirosis es una infección bacteriana grave y poco común que ocurre cuando las personas están expuestas a ciertos ambientes. “Es causada por la exposición a varios tipos de la bacteria leptospira, la cual se puede encontrar en los climas más cálidos, en aguas dulces que han sido contaminadas por la orina de animales”.

Destaca que esta enfermedad no se propaga de una persona a otra, excepto en casos muy raros cuando se transmite a través de la leche materna o de una madre a su feto.

Describe que los síntomas pueden requerir de 2 a 26 días (un promedio de 10 días) para desarrollarse. Estos son: boca seca, fiebre, dolor de cabeza y muscular, escalofríos, náuseas, vómitos y diarrea.

Acota también que los casos complicados o serios pueden necesitar tratamiento complementario o en una unidad de cuidados intensivos (UCI) de un hospital. “El pronóstico generalmente es bueno. Sin embargo, un caso complicado puede ser potencialmente mortal si no se trata de manera oportuna”, concluye.

T/Alexander Escorche Caña
F/Andreína Blanco-Archivo CO