La exposición permanecerá en la GAN por dos meses |Azalea Quiñones exhibe todas las facetas de su talento artístico

La inquieta creación de esta mujer se relata en la muestra individual y antológica Unio

Más de 60 piezas integran una antología de la obra de Azalea Quiñones que la Galería de Arte Nacional (GAN) exhibe desde este domingo en su sala temporal. La muestra lleva el curioso nombre de Unio, que es como llamaban los romanos a las perlas únicas, y permitirá apreciar los periodos por los que ha transitado la producción artística de esta creadora nacida en El Tigre, quien obtuvo el Premio Nacional de Artes Plásticas 2008-2010.

El ministro del Poder Popular para la Cultura, Pedro Calzadilla, inauguró la exposición, que reúne obras sobre papel, pinturas y hasta la búsqueda de la expresión inmaterial. En el acto estuvieron presentes el directos de la GAN, Juan Calzadilla; el maestro plástico Antonio Moya; el investigador Luis Ángel Duque, que fue curador externo; y el crítico de arte Gabino Matos, entre otras personalidades del mundo cultural y museístico.

CINCO ESTADOS DE PRODUCCIÓN CREATIVA

Juan Calzadilla destacó que la personalidad de Azalea Quiñones “no difiere del carácter de Bárbaro Rivas y el de Armando Reverón” afirmó Calzadilla, quien agregó que en su obra “resaltan la sensibilidad y su capacidad expresiva”.

El también investigador, poeta y artista ubicó la producción de Quiñones en cinco periodos. “Hay una explosión que se inserta en ese momento empieza a dibujar” explicó en relación con el primer periodo, que se concentra en las creaciones expuestas en vitrinas, hacia final de los años setenta.

Una segunda etapa es de la pintura al óleo que inicia, según Calzadilla, una recuperación de la infancia, mientras que en el tercer período relata “una rebeldía”, evidente en creaciones como La Cena, en donde retrata a Reverón, Cristóbal Rojas, Salvador Garmendia, José Ignacio Cabrujas, entre otros grandes y, donde se ve a sí misma como Judas y Jesús. “A ésta corresponde cuando se rebela y se inscribe en un movimiento intelectual” aseguró el director del Museo.

La cuarta etapa la relató como bolivariana y está compuesta por retratos de los próceres y donde se observa “su transformación en un personaje mítico”. El quinto período esboza una búsqueda experimental: “más allá de la pintura misma, una inmaterialidad astral”, acotó el Calzadilla.

La exposición individual Unio estará acompañada por un programa educativo, que contempla un taller de pintura dirigido a jóvenes y adultos, además se espera que para el martes 9 de agosto se realice una visita guiada especial. Las actividades serán complementadas con talleres infantiles y conversaciones sobre la prolífica obra de esta creadora anzoatiguiense.

“ROJO INFINITO FUE PRODUCTO DE UNA NOCHE ÚNICA”

“Pinté ese cuadro cuando el planeta Marte se alineó con la tierra, ¿lo recuerdas?” asiente Azalea Quiñones, quien muestra parte de su producción en la exposición antológica Unio, que fue inaugurada ayer en la Galería de Arte Nacional. “Iba a pintar la seda y mi mamá me dijo que Marte es todo rojo, rojito” relató sobre este políptico.

Su personalidad extrovertida resalta en más de sesenta obras que recorren su mundo. “Tienen mucha fuerza, la he canalizado para dejarla en la obra” aseguró Quiñones. Luego relató que “no me disperso en amores y amoríos, para darle a la obra la fuerza que debe tener”. Confesó que tiene tantas obras en casa que “las tiene enrolladas en todas partes”.

Un epígrafe particular, al inicio de la muestra, remonta al momento de su nacimiento, ocurrido por accidente cuando sus padres veían el filme mexicano Algo flota sobre el agua (1948) en el cine Bolívar de El Tigre, estado Anzoátegui. “Es una anécdota totalmente veraz” confesó. En esa historia Los Panchos interpretan el tema Flor de Azalea, de donde se originó su nombre. “Si es hembra se llamará así” le contaron sus padres y al rato comenzaron los dolores de parto “en pleno cine”.

T/ Heberto Hernández
F/ Héctor Rattia