Beatificación de José Gregorio Hernández solo espera “una señal del cielo”

Con una misa cada hora, desde la medianoche del viernes, se recordará, en la iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria, el centenario de la muerte del hasta ahora “venerable” José Gregorio Hernández, cuya causa por la beatificación continúa en la Santa Sede, donde se examinan tres casos de milagro. Desde 2006 se han recabado más de 2.200 de haber recibido su gracia. José Gregorio fue una persona buena “en grado heroico”

______________________________________________________________________

En la conmemoración de los 100 años del fallecimiento del doctor José Gregorio Hernández se oficiará, de viernes para el sábado, una misa cada hora a partir de las 12:00 de la noche hasta las 6:00 de la tarde de ese día 29 de junio, fecha en que ocurrió el desgraciado incidente en una calle de La Pastora, cuando el llamado “médico de los pobres” fue arrollado .

Laura Zambrano, encargada de la oficina que postula la causa de beatificación del venerable doctor José Gregorio Hernández, señala que en todo el país habrá conmemoración, ya que la devoción está extendida a lo largo y ancho de la geografía nacional. En la iglesia Nuestra Señora de la Candelaria, en Caracas, los fieles se concentrarán en el espacio donde están enterrados los restos del médico, que en estos años se ha convertido en un centro de peregrinación y devoción.

José Gregorio Hernández, nacido en Isnotú, estado Trujillo, el 26 de octubre de 1864, estudió medicina en la Universidad Central de Venezuela, donde recibió su tituló en 1888. En París, Francia, continuó su formación becado por el Gobierno venezolano. A su regresó contribuyó a la modernización de los estudios y la práctica de la medicina en Venezuela. Fue miembro fundador de la Academia Nacional de Venezuela.

Su opción y dedicación por los pobres y los humildes lo convirtieron en un personaje metido en el alma y el corazón de los venezolanos. José Gregorio, como le dice el pueblo, falleció el 29 de junio de 1919, en la Esquina de Amadores, en La Pastora, cuando se dirigía a comprar medicinas para uno de sus pacientes.

Acerca del proceso que sigue su causa, Laura Zambrano señala que José Gregorio fue declarado “venerable” el 16 de enero de 1986 por Juan Pablo II, quien hoy día es San Juan Pablo II.

Con la beatificación se permitiría el culto público del candidato a santo en la región donde murió, en este caso Venezuela. Para la declaración de beato se requiere la constatación de un auténtico milagro por la Congregación de la Causa de los Santos, que está en la Santa Sede. Cuando aparece el segundo milagro, se le declara santo, se incluye en el canon de los santos de la Iglesia católica y entonces la devoción estaría permitida a escala mundial”, explica Laura Zambrano, quien agrega que el nivel de reconocimientos se inicia con la declaratoria de “Siervo de Dios”, luego venerable, después beato y posteriormente santo.

Para la declaración de venerable, explica, lo que se hace es constatar las virtudes cardinales y teologales en la vida de las personas. Se verifica que la persona vivió auténticamente vida de santo. No es que sea una persona solamente buena, sino que era una persona buena en grado heroico, que vivió las virtudes teologales que son la fe, la esperanza, la caridad y que se vinculan con la relación con Dios. Las cardinales son la justicia, la templanza, la fortaleza, la prudencia, relacionadas con la forma en que las personas se vinculan con sus semejantes. El vivió todas esas virtudes, y sus derivadas, en grado heroico. Eso es lo que le permitió el grado de venerable.

Una señal del cielo

En el medio católico se reconoce que la declaración de venerable es el paso más difícil de lograr en un proceso de canonización, y es en esa etapa donde se caen la mayoría de las causas de canonización, indica la dama.

La parte que falta”, detalla, “ es una señal del cielo, una señal de Dios de que José Gregorio está allá con Él, es su amigo y está cerquita, le pide favores y el Señor le concede las gracias. Entonces, por auténtico milagro nos referimos a un hecho sobrenatural que no puede hacer el ser humano ni la naturaleza, y que tiene que ser constatable por medios documentales y testimoniales. La señal de Dios es el auténtico milagro que se pueda constatar. Nosotros tenemos la fe de que no solamente esos milagros existen sino que si Dios lo desea y manda el milagro para la beatificación lo podemos comprobar.

¿Desde cuándo está en marcha el proceso de beatificación?

En 1949 se aceptó la causa de la Congregación de los Santos en torno al doctor José Gregorio Hernández. Se comenzaron a introducir documentos desde 1947, a recopilar su escritos, por lo tanto, la causa a la fecha tiene 70 años.

¿Y por qué ha sido tan difícil?

-No es difícil, son procesos únicos, especiales. Cada santo tiene su peculiaridad. Es un proceso único para cada persona. No es que ha sido difícil, es que ha sido especial. Es importante que cuando se le da una declaración de venerable a alguien, la iglesia tiene que estar completamente segura, porque le está recomendando esa devoción a un gentío. Entonces, tiene que constarle que realmente esta persona es un ejemplo a seguir para los católicos.

¿Y hay dudas de la santidad de José Gregorio?

-En este momento no, es venerable, reconocido por la Santa Sede en Roma. Lo que estamos es en la segunda fase, la de beatificación, para lo cual necesitamos el milagro, que también se estudia con mucha prudencia, no por falta de fe, sino porque se quiere documentar de manera contundente el milagro. El proceso de canonización es uno solo. Cuando se declara santo queda inscrito en el canon, que es la lista de los santos de la Iglesia católica, por eso se dice canonizado, o sea, anotado en el canon de los santos.

-¿Cuántas pruebas de milagros se han aportado a favor de José Gregorio?

-En realidad lo primero que recibimos son testimonios de personas que manifiestan hacer recibido una gracia . Son muchísimas las personas que agradecen la intersección del doctor José Gregorio Hernández. Un pequeño porcentaje de ellos es estudiable porque no todo el mundo lo documenta, y otro porcentaje más pequeño integra los que serían posibles milagros que se podrían presentar a la Santa Sede. Nosotros valoramos todos los testimonios, tengan o no tengan pruebas, porque para nosotros forman parte de la historia de la Iglesia. En la Santa Sede formalmente se han presentado tres testimonios. Hay dos hechos en 1986 y en 2009. Recientemente se presentó otro que está en estudio, pero la oficina de la causa se mantiene en una constante comunicación con la Santa Sede. Lo que la gente nos trae se estudia médicamente hablando, y teológicamente hablando, y se consulta con Roma para ver cómo proceder o si considera que debemos seguir el estudio.

Fiesta popular

Laura Zambrano atiende en una pequeña oficina ubicada a un costado de la iglesia Candelaria. Su oficina trabaja para la Arquidiócesis de Caracas. Monseñor Tulio Ramírez Padilla, obispo auxiliar de Caracas, es el vicepostulador de la causa de beatificación del venerable doctor José Gregorio Hernández, mientras que la postuladora en Roma es la doctora Silvia Correale.

En la Santa Sede, el organismo que se encarga de estudiar las postulaciones es la Congregación de la Causa de los Santos, dice Zambrano.

¿Usted tiene fe en que él sea declarado beato?

-¡¿Cómo cree usted que yo voy a estar sentada en este escritorio si no soy católica y no tengo fe en que el doctor José Gregorio Hernández es un intercesor eficaz?! Estoy segurísima de que va a ser beatificado. Lo vamos a ver y en esa fiesta vamos a bailar todos.

-Pero es que la gente se impacienta y pregunta por qué tanto tiempo…

-El tiempo para nosotros puede significar muchas cosas. No sabemos por qué no ha sucedido, pero lo que sí sabemos es que estamos muy atentos a que el doctor José Gregorio Hernández sea un ejemplo para los venezolanos, incluso más importante que la declaración de beato. En este momento lo importante es que aprovechemos la declaración de venerable, que significa que José Gregorio es un ejemplo a seguir para todos nosotros los venezolanos. Es una persona extraordinaria, con unos valores morales y con una gran abnegación, de verdad es un héroe de la caridad. Debemos tratar de seguir su ejemplo y así a lo mejor llegaremos a tener más santos entre nosotros.

¿Por qué Madre María de San José es beata y José Gregorio no?

-En el caso de ella ya lograron presentar ante la Santa Sede un milagro que fue constatado y eso es un orgullo para los venezolanos. Lo que pasa es que ella es un poco menos conocida, pero cada quien tiene su propia vida en el proceso de canonización y de verdad que haya tres religiosas venezolanas es un don de Dios.

¿Y quiénes son las otras?

-La hermana Madre María de San José fue la primera, la Madre Candelaria de San José fue la segunda y la tercera, la Madre Carmen Rendiles. Son tres religiosas que si se ponen a estudiar sus vidas, fueron personas con un empuje y amor por la sociedad, por los huérfanos. Fundaron hospitales, congregaciones. La hermana Carmen Rendiles fundó una congregación que está extendida por toda Latinoamérica. La labor de evangelización de las tres religiosas es impresionante. Que ellas hayan sido primero no quiere decir nada. El proceso de José Gregorio está activo y se está trabajando en él con mucho cariño y mucho respeto.

-Pero el santo de los venezolanos, no importa si hombre o mujer, ha sido José Gregorio…

-Es verdad, la popularidad de José Gregorio es notoria, incluso se puede decir que pocos santos en el mundo tienen la popularidad de José Gregorio Hernández. Es un santo que llega a los corazones de todas las personas, de todos los estratos sociales. Recibimos testimonios de médicos, abogados, ingenieros, personas humildes, sencillas, ancianos. Todo el mundo quiere a José Gregorio Hernández. Sus biógrafos decían que él en vida tenía la capacidad de hacer amar y yo creo que la sigue teniendo. Eso hace de él una persona única y un proceso de canonización único en el mundo.

Entonces ese día de la beatificación habrá fiesta en toda Venezuela…

-Exacto, ya le dije. Tenemos que tener la confianza de que Dios no los va a mandar cuando nos convenga. Uno no pude decir que sabe más que Dios, si no lo ha mandado todavía es porque no es el momento.

¿Cuántos testimonios ha recabado esta oficina?

-Desde 2006 para acá hemos recibido más de 2.200 testimonios. Físicamente tenemos registrados los oros testimonios, pero no electrónicamente. Hay testimonios desde 1949 y antes, en los que la gente reportaba que José Gregorio Hernández concedía favores .

¿Cómo observa la devoción por José Gregorio en esta iglesia de Candelaria?

-En toda Venezuela es una devoción muy tierna. Es una persona muy querida por la mayoría de la gente, independientemente si le ha concedido algún milagro. La mayoría de los fieles que visitan su tumba viene por varias razones: pedir un favor porque están gravemente enfermos, a dar gracias porque se curaron o simplemente porque son devotos.

T/ Manuel Abrizo
F/ Luis Graterol