Inicio » Avances, Béisbol

Con un cuadrangular en el noveno inning

El debut soñado del criollo Carlos Pérez en la MLB

7 mayo 2015

Pérez es el primer jugador de las Grandes Ligas en conectar un vuelacerca para poner fin al encuentro que marcó su debut desde que Miguel Cabrera lo hiciera para los Marlins el 20 de junio de 2003

Carlos Pérez está seguro de que sus parientes en Venezuela se quedaron despiertos hasta tarde para mirar por televisión su debut con los Angelinos de Los Ángeles. La desvelada mereció la pena.

Pérez coronó un debut de ensueño en las Grandes Ligas al sonar un jonrón que puso el punto final al partido en el noveno inning, y los Angelinos dejaron atrás el martes su seguidilla de cuatro derrotas con un triunfo por 5-4 sobre los Marineros de Seattle.

Erick Aybar y Johnny Giavotella lograron sendos sencillos remolcadores ante Danny Farquhar para empatar el juego en el octavo episodio por los Angelinos, que habían desperdiciado una ventaja de una carrera al principio de la entrada.

Pérez, cátcher de 24 años y originario de Valencia, conectó un sencillo en su primer turno al bate en las mayores. Dos horas y media después, encontró el primer lanzamiento de Dominic Leone (0-3) en el noveno capítulo, para depositar la pelota en los bullpens, más allá de la cerca del jardín izquierdo.

Sus compañeros se arremolinaron en el plato y lo bañaron con dos baldes de agua helada. En la casa club, el joven pelotero lucía luego más seco, pero igual de entusiasmado.

“No puedo explicar nada de esto”, comentó. “Es mi primer juego, y terminarlo así es un momento que nunca olvidaré”

Pérez es el primer jugador de las Grandes Ligas en conectar un vuelacerca para poner fin al encuentro que marcó su debut desde que Miguel Cabrera lo hiciera para los Marlins el 20 de junio de 2003.

“Cuando vi que la pelota se elevó, sólo dije, `vete, vete”’, relató el receptor con una sonrisa. “Fue un momento de lo más chévere”.

Huston Street (1-0) resolvió de manera perfecta el noveno inning para cosechar el triunfo.

Por los Marineros, los domi