Los sectores sociales se concentrarán este sábado en plazas|Bolivia celebra el reconocimiento a beneficios de la hoja de coca

Bolivia celebra este 12 de marzo el Día Nacional del Acullico (mascado tradicional indígena de hoja de coca) como parte de su campaña mundial para demostrar que la hoja de esta planta no es dañina sino beneficiosa a la salud humana.

El secretario ejecutivo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia, Feliciano Vegamonte, anunció hoy que en todo el país se realizan marchas simultáneas para revalorizar el consumo de la hoja de coca y celebrar este día nacional.

Los sectores sociales se concentrarán este sábado en las plazas de las principales ciudades, y la marcha principal concluye en la plaza San Francisco de esta capital con la presencia de las principales autoridades del gobierno.

El año 1961, el acullico (masticado) de coca fue vetado por la Convención Antidroga de la Organización de las Naciones Unidas, en su artículo 49, y a raíz de esa restricción el 10 de enero de 2011 Bolivia pidió a la ONU su admisión a la Convención Antidrogas.

El 12 de marzo de 2012, el presidente boliviano, Evo Morales, intervino en el 55 periodo de sesiones de la Comisión de Estupefacientes de las Naciones Unidas, y demandó que se repare el daño histórico establecido en la Convención de 1961 que penaliza al acullico.

El 11 de enero 2013, Bolivia retornó a la Convención de las Naciones Unidas con la reserva de despenalizar el acullico (masticado de coca), uso tradicional de la hoja por los pueblos ancestrales que estaba prohibido por ese tratado.

Solo 15 de 183 países objetaron en esa votación la posición boliviana, lo que no alcanzó el tercio requerido para vetar la moción presentada por el presidente Morales.

Por este logro del Estado Plurinacional de Bolivia, se estableció el 12 de marzo como el Día Nacional del Acullico, Boleo o Pijcheo de la sagrada hoja de coca, como respeto y defensa a las costumbres ancestrales que forman parte del patrimonio cultural y su identidad como nación.

Una de las fuentes alimenticias más importantes para la población que por siglos ha habitado los Andes es el masticado de la hoja de la planta de coca, la cual no es una droga, a pesar de que uno de sus compuestos puede ser concentrado quimicamente y convertido en estupefaciente.

La hoja de coca posee proteínas, vitaminas y minerales que la hacen no solo una excelente opción nutritiva, sino además una vía para curar diversas enfermedades, y la infusión de su hoja como té es fundamental para contrarrestar los efectos del llamado mal de altura.

T/PL
F/Archivo

Agregar comentario

Haz clic aquí para hacer un comentario