Briceño Guerrero entró en un laberinto para conocer a Dios en su último libro