Cabello sobre el Caracazo: Cuando iban 3600 muertos el Ministerio de Defensa dejó de contar

El constituyente Diosdado Cabello destacó la noche de este miércoles que cuando se produjo el Caracazo del 27 de febrero de 1989, rebelión popular en contra del Gobierno de Carlos Andrés Pérez,  el Ministerio de Defensa de la época dejó de contabilizar a los muertos cuando se llegó a la cifra de 3.600 cadáveres.

“Aquí en Caracas cuando iban 3.600 muertos, que les pusieron el mote de saqueadores en la prensa (…) 3.600 personas asesinadas desde niños hasta adultos de cualquier edad, pararon de contar en el Ministerio de la Defensa”, aseveró Cabello en el programa semanal Con el Mazo Dando.

En transmisión de Venezolana de Televisión, el también primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela recordó que para enterrar los cadáveres, sin ser previamente identificados, abrieron en el Cementerio del Sur en Caracas, un lugar que denominaron La Peste.

“Abrieron una cosa para enterrarlos que se llamó La Peste y ¿Saben quién la abrió? Antonio Ledezma, el mismo que anda pidiendo por ahí derechos humanos, el mismo que compró las ballenas para echárselas a los viejitos que protestaban por la pensión y como estaba fastidiado de que los viejitos protestaran entonces compró las ballenas”, recalcó.

El 27 de febrero de 1989, una gran rebelión popular se produjo de manera espontánea en contra de las medidas neoliberales del gobierno adeco de Carlos Andrés Pérez  que traería más pobreza y miseria para el pueblo venezolano.

La protesta que inició el 27 de febrero y duró hasta los primeros días de marzo de ese año, culminó cuando un sinnúmero de niños, niñas, hombres y mujeres  fueron asesinados por la represión militar y policial.

MANDARON A ASESINAR AL PUEBLO

Por otra parte, Cabello de profesión militar subrayó que durante el Caracazo o Sacudón a la Fuerza Armada le ordenaron asesinar al pueblo que estaba en las calles protestando contra las medidas neoliberales aplicadas por Carlos Andrés Pérez.

“A nosotros en la Fuerza Armada nos mandaron a asesinar al pueblo, esa es la verdad (…) Nos mandaron a asesinar al pueblo, hubo compañeros que se alzaron y dijeron: ‘yo no le voy a disparar al pueblo’ y les dieron de baja y acabaron con la carrera militar de ellos”, aseguró.

Mencionó que en la avenida Baralt de Caracas colocaban armamento apuntando hacia la parte de arriba de los edificios para disparar a cualquiera que se asomara por las ventanas de los edificios luego del toque de queda.

“El que se asomara después del toque de queda le disparaban y los asesinaban ¿Nos va a venir a hablar de derechos humanos estos hipócritas?”, enfatizó.

Texto/Sandra Izarra
Foto/Archivo