Cumaná 500 años: tiempo de balances (VI)|Cámara de Comercio propone mesas de trabajo con el Gobierno para reactivación económica

Nacido en Maracaibo pero hijo adoptivo de Cumaná desde pequeñito, Ricardo Morgado no duda en afirmar que es cumanés y no maracucho. Su padre, recuerda, trabajaba en las petroleras en Zulia y de allí pudo la brújula hacia el otro extremo del país: el estado Sucre.

Como presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Producción de Cumaná, Morgado ofrece una visión muy crítica sobre el estado de la capital sucrense. Igual que un médico que concreta el diagnóstico de un paciente con múltiples enfermedades, evalúa que la primogénita del continente cumplirá sus primeros 500 años no en las mejores condiciones, sino con desempleo, inseguridad y fallas en los servicios públicos.

El dirigente cuenta que, en la sala en la que conversó con el Correo del Orinoco, escucha casi a diario los reclamos y las dificultades que sortean los sectores comercial e industrial. No obstante, renueva su voluntad -más allá de los cuestionamientos- de sentarse en la misma mesa con las diferentes instancias del Gobierno para buscar soluciones y da su apoyo a la creación de una zona económica especial.

CRISIS EN SECTOR INDUSTRIAL

-¿Cómo ve a Cumaná para este aniversario? ¿Está en buenas condiciones? ¿Está regular, está mal?

-Tengo que ser bien honesto y franco: la ciudad de Cumaná no está hoy por hoy, definitivamente, en sus mejores condiciones. Yo represento un gremio que conjuga el sector productivo, el sector empresarial, el sector comercial y el sector industrial. Debo decir que el sector industrial en Cumaná está totalmente paralizado. Las industrias importantísimas como las procesadoras de alimentos, empresas que procesaban cualquier cantidad de toneladas de atún, en este momento están cerradas. No es que estén trabajando a un 10% de su capacidad; es que están completamente paralizadas.

Morgado asegura que el sector comercio está “sumamente deprimido porque está muy desabastecido”. Si “yo no puedo traer la producción, no hay quien me la procese y después no hay quien la comercialice”, sostiene, “entonces desde el punto de vista económico la ciudad está muy, muy mal”.

El dirigente gremial espera que, como lo ofreció, el presidente Nicolás Maduro declare el estado Sucre como zona económica especial.

-¿Ustedes están de acuerdo con eso?

-Nosotros estamos de acuerdo con cualquier cosa que nos pueda ayuda a recuperar nuestros espacios de trabajo, nuestros espacios de producción; nuestros espacios para generar riqueza y para generar empleo dentro del marco legal. Haciéndote un análisis desde el punto de vista económico nos conseguimos con una ciudad paralizada. Desde el punto de vista económico mi resumen, mi conclusión, es que la ciudad está paralizada.

“EN UN FRANCO RETROCESO”

-¿Cuándo se puso peor la situación?

-Cumaná ha venido en un franco retroceso en los últimos años. Yo soy de los que piensa, y a pesar de que puede sonar a cliché, que si nosotros tenemos un modelo económico que está demostrado que no está funcionando, ¿por qué insistir con el mismo modelo? Lo que está pasando en Cumaná se está viviendo en todo el país. Si al empresario no les suministras las condiciones mínimas necesarias que él necesita para poder trabajar en santa paz y armonía, si tú le comienzas a quitar el suministro de las divisas que son necesarísimas en un país que no produce nada y en el que tienes que importar prácticamente todo, si le expropias sus propiedades privadas –valga la redundancia- si tú lo amarras a una ley de la que los empleados se aprovechan…

Pero sostiene que, si se cambian las reglas de juego, “me das seguridad jurídica, tú me dices que me comienzas a suministrar lo que yo necesito para poder trabajar, entonces todo se reactiva”.

En cuanto a la infraestructura, considera que Cumaná está “totalmente colapsada” y que es “una ciudad sin drenajes” suficientes. “No se han hecho los trabajos de adecuación ni de modernización, ni siquiera de adaptación de toda la infraestructura que se está construyendo a su alrededor”.

En salud, Morgado evalúa que también ha habido un retroceso, porque el hospital Antonio Patricio Alcalá está “colapsado totalmente” y los servicios son insuficientes para la población.

El presidente de los comerciantes llama la atención acerca de las dificultades para acceder a la entidad por vía terrestre o aérea. Recalca, también, que el único aeropuerto operativo en el estado Sucre es el de Cumaná, porque los otros no están funcionando; por ende, no hay conectividad aérea suficiente. “¿Sabes cómo llamo yo al estado Sucre? Yo digo que el estado Sucre es la única isla en tierra firme”, expresa.

MÁS ATENCIÓN

A su juicio, el sector turismo -de gran potencial en un estado tan hermoso- no recibe la atención que merece. “Tenemos más de 700 kilómetros de litoral, playas hermosísimas; tenemos desierto, selva tropical, montaña, una pesquería enorme, tenemos cualquier cantidad de elementos que pudiesen ser explotados de forma racional” y sin embargo “el turismo en el estado Sucre está totalmente desasistido”.

-Nos decía que las industrias están paralizadas. ¿Cuántas industrias?

-De las pocas industrias que quedan en Cumaná las más relevantes son Toyota de Venezuela con sus empresas filiales y las industrias del sector de alimentos. Me atrevería a decir que todas están paralizadas, porque Toyota está ensamblando ahorita cinco o seis carros al día solamente, pero Toyota tiene capacidad de ensamblar 100 carros al día.

-¿Los problemas del comercio son de inventario, fundamentalmente por el problema cambiario?

-Básicamente. Además de eso tenemos una ciudad sumamente insegura, lo que al sector comercio los ha arropado muchísimo. Ya hoy los comerciantes abren muy tarde y cierran muy temprano.

PRIORIDADES Y MESAS DE TRABAJO

-¿Cuáles deberían ser las prioridades, pensando que con los 500 años debería haber un reimpulso?

-Pensamos que la eliminación de la pesca de arrastre nos hizo un daño muy grave. Siempre hemos defendido la hipótesis de que esto no debió haberse aniquilado de la forma como se hizo, sino que se debió discutir. Tal vez era un tema de pescar un poquito más lejos, o tal vez era un tema de aplicar algún tipo de veda para proteger algunas especies. No sabemos, porque nosotros no somos realmente especialistas en el tema, pero lo que sí te puedo decir es que haber abolido la pesca de arrastre implicó que quedados desempleadas en Cumaná más de 20 mil personas, sin tomar en cuenta todos los empleos indirectos que se vieron afectados. Ese fue un golpe grandísimo para la economía sucrense y cumanesa.

A criterio de la cámara, una de las prioridades debería ser revisar la ley que la prohíbe y tratar de retomar esa forma de pesca, aunque sea con algunas restricciones. “Otra de las cosas que pensamos que se deben hacer en Sucre y en Cumaná es relanzar de alguna forma el potencial turístico del Estado para tratar de atraer inversionistas”, subraya. Pero para eso, insiste, debe haber “condiciones claras” y garantizar los servicios, como energía eléctrica.

“Son muchos los aspectos que se pueden tomar en consideración y es mucho el trabajo que se puede lograr en una mesa de trabajo con el Gobierno”, subraya. Las mesas de trabajo, según su visión, deberían apuntar hacia “la reactivación económica en el sector primario, en el sector productivo que está totalmente desasistido”.

PERSPECTIVAS INMEDIATAS

-Si Cumaná sigue en esta especie de inercia que usted percibe, no se toman decisiones para atender problemas puntuales, ¿qué va a ocurrir el año que viene una vez pasado el aniversario?

-Habrá un éxodo gigantesco de personas que tienen capacidad de producir y que van a buscar asilo en algunas otras ciudades del país donde por lo menos puedan desempeñarse mejor. Va a venir un cierre masivo del comercio y el sector productivo se va a quedar estancado.

Morgado reitera su opinión sobre la economía nacional: “Es triste tener que reconocerlo, pero yo tengo que insistir con lo mismo: mientras no cambiemos el modelo económico que se ha implementado, que lo que ha hecho ha sido desgastar la ciudad, vamos a seguir por el mismo camino”. Expresa, además, que hasta que no vea “con contundencia a un gobernador o a un alcalde luchando, por lo menos, para hacerse oír, definitivamente no le auguro un mejor futuro a la ciudad; por el contrario”.

-De haber inyección de recursos en lo inmediato, ¿qué habría que hacer? ¿En qué área?

-El Banco Interamericano de Desarrollo incluyó a la ciudad de Cumaná en sus proyectos para ciudades emergentes. Al césar lo que es del césar: esto fue algo que buscó el señor alcalde del municipio Sucre, el alcalde de la ciudad de Cumaná, David Velásquez, y lo logró. Este Banco ha estado trabajando en la ciudad; ellos inclusive están ya trabajando en los proyectos y en las prioridades que necesita la ciudad para emerger del estado en que se encuentra.

El vocero explica que, hasta el momento, la cámara no conoce los planes que se están desarrollando con el BID, pero “sabemos que se habla de comenzar desde abajo hacia arriba, desde adentro hacia afuera empezando por debajo”. Cumaná, ratifica, “no puede seguir siendo una ciudad sin drenajes, sin cloacas, sin servicios”.

-¿Ustedes plantearían entonces, en lo inmediato, mesas de trabajo para abordar estos problemas?

-Sí, aunque hemos visto que las mesas de trabajo no llegan a mucho. Pero estamos dispuestos a hacer lo que se tenga que hacer para lograr consenso.

T/Vanessa Davies
F/Zailé Palacios

Al césar lo que es del césar: DaBID es un traidor.
«El Banco Interamericano de Desarrollo incluyó a la ciudad de Cumaná en sus proyectos para ciudades emergentes». …»Este Banco ha estado trabajando en la ciudad; ellos inclusive están ya trabajando en los proyectos y en las prioridades que necesita la ciudad para emerger del estado en que se encuentra».

  • en algunas cosas le doy la razon al señor morgado,lo que si critico es que ellos se despojan de toda responsabilidad asi tan facilmente como que ellos no tuvieran vela en este entierro,uno de los problemas mas graves que padece nuestra cumana,es la falta de lideres que asuman responsabilidades y no le esten echando el muerto encima a otro,como se dice popularmente.