Por Juan Barreto| CAP aplastó las protestas con violencia

El Caracazo se encendió entre el 27 de febrero y el 3 de marzo de 1989, y ocurrió a 25 días de la toma de posesión de Carlos Andrés Pérez (CAP). Como siempre ocurrió con los gobiernos de la IV República, a contracorriente de sus promesas el 15 de febrero anunció su voluntad de someter la economía a los dictados del Fondo Monetario Internacional (FMI). El anuncio tuvo lugar en medio de un creciente desabastecimiento de alimentos básicos, una inflación galopante y una crisis económica insostenible y fue mal recibido por un pueblo que se había hecho cada vez más consciente de sus derechos.

El lunes 27 de febrero entró en vigencia el aumento de los pasajes. Las protestas se iniciaron en las paradas y terminales interurbanos del transporte público, y desde allí, y ante una total ausencia de gobierno que no controlaba los abusos en el cobro de los pasajes, unas protestas se encadenaron a otras, pasaron a disturbios, a saqueos, hasta que al caer la noche, Caracas y otras ciudades habían colapsado. El martes 28 los saqueos se generalizaron en todo el país. El Gobierno apareció a final de la tarde y anunció la suspensión de garantías y el toque de queda, militarizó las ciudades y aplastó las protestas con violencia desmesurada, especialmente en los barrios pobres de la capital.

Caracas vivió sumida en el caos, las restricciones, la escasez de alimentos, la militarización, los allanamientos, la persecución y el asesinato por parte de los “cuerpos de seguridad” del Estado, dejando una cifra de muertes que supera las 2.000 personas. Fue el principio del fin del sistema partidario levantado desde 1958.

Así ocurrió aquel febrero del que aún no conocemos sus alcances. Lo que sí sabemos es que se incrustó en lo más profundo del ADN social, en la urdimbre espesa de la multitud. Luego, la gente de verdad, fue recogiendo los trozos de sus pedazos para rehacer sus consignas y levantar hoy un problemático futuro en una época de desencanto desgarrado y paradójicas crisis terminales. Se trata de un día largo que ya cruza el arco de los tiempos.

1 comentario

Haz clic aquí para hacer un comentario

  • Y LOS QUE VIVIMOS ESA ETAPA DE LA CUARTA NO QUISIERAMOS QUE SE REPITIERA….AUNQUE ESA PUDIERA SER UNO DE SUS DESEOS ACTUALES A PRONTO REALIZAR YA QUE SI SE FORMA EL VERGUERO SOCIAL CONTARIAN CON LAS FUERZAS IMPERIALES GRINGAS Y DE LA OTAN PARA INVADIRNOS . AL INSTANTE………OJO CON ESO PRESIDENTE MADURO. YO LE PIDO QUE SI EL GOBIERNO VISUALIZA ESA OPERACION ANTIPATRIDA CIERRE CON TIEMPO LOS TERMINALES AEREOS Y TERRESTRES E INTERVENGA TODAS LAS CUENTAS BANCARIAS DE ESOS ESCUALIDOS ANTIPATRIDAS Y RECOJALOS BIEN PRESOS POR AGENTES ESPIAS LACAYOS .