Inicio » Avances, Caracas, Judiciales y Seguridad

Este miércoles

Acusan a hombre por muerte de dos PNB en Carapita

25 enero 2012

El ciudadano está recluido en la Casa de Reeducación y Trabajo Artesanal (La Planta), ubicado en la urbanización El Paraíso, Caracas

El Ministerio Público (MP) acusó a Ramón Garcés (28) por su presunta participación en el homicidio de Michael Carrillo (31) y Alfonso Bellorín (33), ambos funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), hecho ocurrido el 09 de diciembre, en Carapita, Caracas.

Los fiscales 48° nacional y 51° del Área Metropolitana de Caracas (AMC), Víctor Hugo Barreto y Edwinkarl Morales, respectivamente, acusaron a Garcés por la presunta comisión de los delitos de homicidio calificado con alevosía, porte ilícito de arma de fuego, aprovechamiento de vehículo automotor y resistencia a la autoridad, previstos y sancionados en el Código Penal y en la Ley sobre el Hurto y Robo de Vehículos Automotores.

En el escrito, presentado en el Tribunal 16° de Control del AMC, los fiscales pidieron la admisión de la acusación y de las pruebas ofrecidas, el enjuiciamiento de dicho hombre y que se mantenga la medida privativa de libertad para Garcés en la Casa de Reeducación y Trabajo Artesanal (La Planta), ubicado en la urbanización El Paraíso, Caracas.

Según la investigación preliminar, el día antes citado en horas de la mañana, Carrillo y Bellorín se encontraban en un punto de control en las cercanías del sector Carapa en Carapita, cuando observaron una motocicleta con dos hombres, uno de ellos era Miguel Ángel Pellicer (25), y el otro era Garcés.

En ese momento, los funcionarios les dieron la voz de alto, sin embargo, los referidos hombres hicieron caso omiso al llamado, identificándose como miembros activos de un órgano policial.

Tal situación levantó sospechas en los funcionarios, quienes decidieron seguirlos, hasta un callejón cerca del sector antes mencionado.

En ese lugar, los PNB nuevamente les dieron la voz de alto a los hombres y les exigieron su documentación, pero estos sin mediar palabras desenfundaron sus armas y dispararon repetidas veces contra los funcionarios, logrando herirlos de muerte.

Garcés y Pellicer, despojan de sus armas a los funcionarios antes de darse a la fuga.

Antes de morir, uno de los oficiales llamó por radiotransmisor a la central de operaciones.

Efectivos de la PNB llegaron rápidamente al sector y comenzaron la persecución hasta una parroquia popular llamada La Invasión, donde  encuentran a Pellicer, quien respondió haciendo uso del arma del oficial, pero murió en el enfrentamiento.

Posteriormente, funcionarios policiales visualizaron a Garcés, quien al verse rodeado, se entregó.

Texto/Ministerio Público