Carlos Gómez Gómez ganó el Premio Internacional de Novela Carlos Noguera

La obra Francisco Martín, el caníbal castellano en la conquista de Guata se destacó entre casi 100 manuscritos que se postularon de unos 10 países a la cuarta edición del certamen organizado por Monte Ávila Editores Latinoamericana

_________________________________________________

La obra Francisco Martín, el caníbal castellano en la conquista de Guata del escritor colombiano Carlos Gómez Gómez fue galardonada en la cuarta edición del Premio Internacional de Novela Carlos Noguera de Monte Ávila Editores Latinoamericana, certamen que en esta oportunidad recibió un total de 99 manuscritos provenientes de Ecuador, México, Colombia, Argentina, Suecia, Guatemala, España, Puerto Rico, Chile y Venezuela.

De acuerdo a una nota de prensa, los integrantes del jurado Eduardo Gasca y Mirla Alcibíades destacaron en su veredicto que una de las principales virtudes de la novela ganadora fue convertir la historia en una apasionante novela de intriga que gira en torno al proceso de conquista adelantado por los Welser en Venezuela y Colombia, proceso creativo que sometió los hechos históricos para configurar a una hábil reconstrucción ficcional de las culturas originarias de Latinoamérica en términos de plena reivindicación y valoración cultural.

Tanto Alcibíades como Gasca reconocieron en el trabajo de Gómez Gómez una escritura de “altísima calidad plena de aventuras y desventuras, amores y desamores, odios viscerales, ambiciones y codicias, miserias y relativas virtudes” de personajes que actúan en ese contexto europeo y americano del siglo XVI, regido por la geopolítica imperial con el acontecer actual de la América del siglo XXI. Por su parte Luis Britto García salvó su voto en favor de la novela Casi humano suscrita con el seudónimo de Dorángel Vargas.

El escritor ganador, Carlos Gómez Gómez, es ingeniero industrial, fundador y primer presidente de la Federación Colombiana de Montañismo. Según el comunicado para los medios de comunicación, el escritor se define a sí mismo como andariego y manifestó sentirse atraído desde pequeño por las montañas, las llanuras, las selvas, los páramos y los nevados al igual que por los mares, lo cual le permitió conocer los diferentes territorios de la geografía colombo-venezolana y recorrer a pie varios caminos de la conquista.

Francisco Martín, el caníbal castellano en la conquista de Guata es el recuento de una década de conquista, una crónica novelada cuya lectura se pasea por voces nativas y sonoras palabras castellanas, casi olvidadas, que deja la percepción de nunca haber habido ni poder existir fronteras entre nuestros países hermanos.

Para participar en el certamen el ganador empleó el seudónimo de “.Ce Gómez y Gómez»

“Antes de enumerar los aciertos que destacan en el manuscrito, es propicio el momento para señalar que esta novela constituye un ejemplo modélico de la vieja y noble novela histórica. De la mejor cepa. Tomando esa caracterización como punto de partida, debe decirse que tiene la virtud, como corresponde al género, de convertir la Historia –sometiéndola a una hábil reconstrucción y reelaboración ficcional–, en apasionante novela de intriga que gira en torno al proceso de conquista adelantado por los Welser en Venezuela y Colombia. En esa exploración elabora, a su vez, una reconstrucción ficcional de las culturas originarias de esa geografía en términos de plena reivindicación y valoración cultural”, menciona específicamente el veredicto.

Para el jurado, salta a la vista que la materia prima para la escritura de esta novela “la aporta también una exhaustiva investigación, más que histórica, enciclopédica”, continúa el texto que resalta además “el trabajo que hizo posible el procesamiento lexicográfico para una convincente reconstrucción y reelaboración literaria, con licencia de la estricta rigurosidad que cabría exigirle a un tratado filológico académico. En igual medida, las voces y los escritos de narradores y personajes recrean, remedándolo en el sentido menos peyorativo del término, el habla y la escritura en castellano del siglo XVI (incluidas una multitud de variantes locales e idiolectales)”.

Igualmente, en la obra “otras asociaciones tocan la puerta: estas de aventuras y desventuras, amores y desamores, odios viscerales, ambiciones y codicias, miserias y relativas virtudes de personajes que actúan en ese contexto europeo y americano del siglo XVI, regido por la geopolítica imperial con el acontecer actual de nuestra América del siglo XXI, en especial Venezuela y Colombia”.

En el caso del “caníbal castellano”, continúa el veredicto, es también denuncia, protesta e indignación. “Es decir, el texto da pie también para una lectura ideologizada. Y, como cierre transitorio, es preciso acotar que con lo expresado quedan en evidencia sólo algunos de los muchos méritos que se actualizan en Francisco Martín, el caníbal castellano en la conquista de Guata.

T/ Redacción CO
F/ Cortesía Prensa M.A.E.L.
Caracas