El guionista de De todas maneras Rosa dijo que no tenía la intención de ser lesivo a la sociedad|Carlos Pérez: no creo que mi telenovela haya generado malandros

Carlos Pérez ha escrito más de una docena de libretos de dramáticos para la pequeña pantalla y también es el autor de De todas maneras Rosa, la telenovela de Venevisión que el presidente Nicolás Maduro criticó por sus imágenes de violencia durante su rendición de cuentas en la Asamblea Nacional el pasado 15 de enero. Durante su discurso, el Mandatario arremetió contra la villana de la serie, Andreína Vallejo, un personaje que es capaz de asesinar incluso a su madre.

“No tenía ninguna intención de ser lesivo a la sociedad ni mucho menos y no creo que mi telenovela haya generado algún malandro”, declaró el guionista en una entrevista con el Correo del Orinoco.

El escritor aseguró que su hija y su hijo son los primeros en leer sus trabajos antes de llevarlos a las estaciones de televisión y ninguno de los chicos ha agarrado una pistola, se ha metido en problemas o ha consumido drogas: “Son muchachos absolutamente sanos”.

Pérez habló con orgullo de su hija, una jovencita de 16 años que estudia bachillerato con muy buenas calificaciones, así como de su hijo pianista de 20 años de edad, egresado del Conservatorio Juan José Landaeta con estudios en Cuba y estudiante de una maestría en Composición en Nueva York.

Recalcó que “si volviera a escribir De todas maneras Rosa atenuaría las escenas de violencia. No tengo ningún problema en rectificar lo que tenga que rectificar en ese sentido”.

El autor expresó que está dispuesto a colaborar con el llamado del Jefe del Estado para construir un nuevo modelo de comunicación, desde su experiencia como autor de telenovelas entre las que se cuentan A calzón quitao, Amores que matan, La Cuaima, Los amores de Anita Peña, Los Querendores y Caramelo e’ chocolate, esta última transmitida por la Televisora Venezolana Social (TVES) en 2008. En Estados Unidos hizo los libretos de Sacrificio de mujer y Destino implacable, además ha sido coguionista de otras producciones, como la famosa Por estas calles.

-¿Los guionistas de televisión pueden contribuir con una “buena televisión”, como dijo Pedro Maldonado, director general de Conatel?

-Es indudable que la televisión tiene un alcance y grandes posibilidades educativas. Por ejemplo, el Gobierno puede convocar a las escritoras y los escritores para definir la televisión que se quiere, porque ese término de buena televisión es muy amplio. Esto es lo mismo que ocurre con los contenidos violentos, que a veces son inasibles, porque es muy difícil encontrarles los límites. Sin ironía, pongo como ejemplo: ¿Cómo hacemos con las películas de Semana Santa cuando a Jesús le caen a palo y lo crucifican? Eso es un contenido violento. Hasta una piñata es violenta, porque se agarra al niñito, le tapas los ojos, le das vuelta para que se pierda, le das un palo, lo azuzas, le dices: ¡Dale, dale, dale! El niñito le cae a palo al muñequito que más le gusta y cuando lo rompe va por sus entrañas junto con los demás niñitos (risas).

UN GRAN AMOR

En la escuela de Arquímedes Rivero, Pérez aprendió los cuatro elementos básicos de las telenovelas: Un gran amor, un gran imposible, un gran secreto y una gran villana. “Es posible que a mi se me haya ido la mano con el personaje de Andreína, en el sentido de que se podía ver matando gente y otras cosas. En su caso, el personaje está inscrito en una intención que desde el principio está en la novela” y que la identifica como una villana, recalcó.

Sobre por qué la antagonista hace de las suyas durante más de 100 capítulos y solo es al final que paga por sus acciones, Pérez insistió: “Desde el primer capítulo ya está establecido por los otros personajes como por el mismo discurso que la actitud de esta mujer es deleznable, por eso es que la gente le coge rabia a la villana, la gente le tuvo rabia a Andreína porque era muy mala, porque no era el ejemplo a seguir”.

-¿Cuál era el mensaje que usted quería dar con De todas maneras Rosa?

-De todas maneras Rosa es un discurso en el que se trata de establecer si lo pacientes psiquiátricos tienen derecho al amor o no, se hace un examen de lo que normalmente se llama locura y se analiza como una forma de exclusión. ¿Qué es un loco? Es algo peor que un muerto, porque al menos se les recuerda con cariño, pero un loco es un cero a la izquierda. En esta telenovela la protagonista tiene problemas psiquiátricos, por lo que el mundo la empieza a apartar, es el imposible. Andreína es la clásica muchachita que criaron como una reina, la consintieron, la malcriaron y se convirtió en un monstruo, en una psicópata, que termina matando a su madre. Para demostrar toda la tesis de locura, durante toda la novela se evalúan quién es el verdadero loco. Una persona con un problema mental no se puede casar pero una persona que no tenga problemas si. En el caso de otro villano de la novela llamado Anselmo, que miente, roba y mata por dinero se plantea la pregunta de quién es el verdadero loco. Ese es el mensaje de De todas maneras rosa, una novela que concebí hace bastante tiempo y que a la primera persona que se le ofrecí fue a William Castillo, para hacerla en TVES, donde hice Caramelo e’ chocholate, en la que se hablaba también de otra forma de exclusión: el racismo. Entonces, en De todas maneras Rosa la locura es una forma de exclusión cruel de la sociedad, en la que los locos no tienen derecho al amor y a la vida, y muchas veces los locos son los que no están diagnosticados, porque la maldad es una de las primeras formas de la locura.

– ¿Usted decide los personajes y las tramas de los libretos, se los impone la productora o la estación de televisión?¿Cuál ha sido su experiencia?

-No, uno es el que hace la propuesta. En Venevisión existe un departamento de Contenidos, que funciona como una especie de sensor interno, que pide quitar cosas para no meterse en problemas. Sobre el caso de De todas maneras Rosa, el personaje de Andreína es caricaturesco pero tuve mala suerte, porque asesinaron a la actriz Mónica Spear, acto seguido la actriz (Norkys Batista) que hizo de Andreína hizo unas declaraciones (en CNN) y salió matando gente en la telenovela. Fue una mala coincidencia.

POR LA VIDA

-¿Se pueden hacer telenovelas con una función educativa? ¿Usted lo hace en sus propuestas dramáticas?

-Claro, pero no se puede desnaturalizar el género, no puede dejar de ser una historia de amor, con melodrama, con la controversia sobre el papá del niño, el amor imposible, pero claro que sí. Todas las novelas tratan de dar un mensaje positivo, desde la pobre muchacha que gracias a su esfuerzo logra conseguir grandes metas entre las que se incluye el amor. Ahora hay un movimiento en favor de la paz…

-¿Usted cree que las telenovelas pueden contribuir con ese Movimiento por la Paz y la Vida?

-Claro. Si uno se sienta y elabora una trama, una historia, algo que te conduzca en ese sentido, claro que es posible. Pero si se quiere decir algo en favor del desarme, tienes que ver a alguien armado, ahí está el problema. Cómo se puede hablar de la paz en medio del enfrentamiento, en medio de una guerra. Ningún esfuerzo por la paz va a tener resultados sino es con todo el mundo, con la Venezuela A y la Venezuela B.

FRENTE A LAS CRÍTICAS

Luego de las críticas que el presidente Nicolás Maduro hizo a la villana Andreína Vallejo, de la telenovela De todas maneras Rosa, el guionista del dramático, Carlos Pérez, se vio “en la obligación de hacer algunas respetuosas aclaratorias” en un comunicado que fue desvirtuado por algunos medios.

El escritor dijo que no intentó ponerse “en pico y pala” con el Mandatario y que trató de hacer un comunicado respetuoso de las autoridades y las instituciones: “No me voy a meter jamás con el Presidente de la República”.

“Quiero que se entienda que soy un trabajador, no soy un vocero político de nada ni de nadie. Si alguien se agarró de mi posición lo desautorizo, si alguien se agarró de mi comunicado para asumir posturas políticas no lo avalo”, aseveró Pérez.

El guionista también respondió a las juicios en su contra por haber citadoen su comunicado Los Miserables, para ilustrar que el objetivo de Víctor Hugo en su novela era mostrar la transformación del Valjean de ladrón a buen hombre.

“Si el Presidente tiene a bien llamarme y pedirme que le explique mis ideas, lo hago. Ya trabajé en TVES y me fui de ahí por problemas personales que no me permitieron continuar con el contrato. Después me fui a Estados Unidos y regresé a Venezuela”, aclaró.

En su comunicado, Carlos Pérez dejó claro que se opone “a que los productos recreativos transmitan valores negativos, como en el caso de las llamadas narconovelas, en las que los protagonistas y los héroes sí son los bandidos. Y en lo que respecta a la corporación para la que trabajo (Venevisión), me consta el esfuerzo puntual en el sentido de que incluyamos en nuestras historias elementos de apoyo para campañas edificantes como la de Naciones Unidas en contra de la violencia de género”.

T/ Várvara Rangel Hill
F/ María Isabel Batista

5 comentarios

Haz clic aquí para hacer un comentario
  • Claro.., el sr dice que sus hijos leen sus guiones y no se an convertido en malandros, no roban, no matan, será por la buena educación que paga, ja… No tiene como comprarse una empanada el sr…¡ Pero una cosa es leer una novela y otra muy distinta verla en una pantalla televisiva, en ella se ven los movimientos,y todas la distintas expresiones que el ser humano con el tiempo adopta subiminalmente. Y de allí es donde viene que las personas imiten o adopten ciertas formas expresivas de los personajes de la trama..

  • Bueno como dice el guionista, que no hace novelas para malandros, pero en estos tiempos colocando escenas como en que la protagonista mata a su madre y la hacen pasar por buena o lo justifica desvirtúa la realidad, adema lo que ven eso lo acepta como normal cuando es un crimen horrendo matar a su propia madre, donde se ha visto eso, como también digo que el mal entra por todos lados por la música, por la televisión, la radio, el Internet, si lo que pasan siempre son escenas violentas entonces viviremos en violencia, has novelas que dejen un mensaje bueno es como las novelas colombianas todas son de narcotrafico como si toda Colombia fuera narcotraficante !por favor mas seriedad¡ no se copia lo malo sino lo bueno y seria bueno que los escritores escribieran otra cosa que todo su contenido no sea pura violencia, por supuesto toda película, novela necesita acción pero no tiene que ser toda una masacre desde que empieza hasta que termina porque en la vida real el que mata va preso.

  • Las novelas, las peliculas, etc tienen dos opciones= 1.- la violencia- antivalores 2.- paz-valores y princios. El cerebro no descrimina va almacenando imagenes y el subconciente reacciona por lo que predomina mas en el cerebro y se ahrega las drogas que la promueve como cheveres, vesn ld propagandas esta jovenes modelos que por su inmadures quieren imitar……. ellas promueven valores positivos=betty la fea o negativos= capo que solo promueve violencia. Todo escritor de novelas es responsable de lo q promueve ente la sociedad y ante dios, ud decide, basta de buscar justificaciones donde no las hay

  • La secuela que dejan estos dramticos no se notan en lo inmediato, se refleja con el tiempo cuando ninos y adolecentes que la han visto lo reflejan em su accionar, claro que este se#or no lo va a notar en este momento lo va a sentir la sociedad en el corto plaso ya que alli se reflejan malos valores y se hace apoloogia al delito