Se venden en 180 bolívares pero concesionarios calculan que cuesta 24|Comedor de la USB ofrece las tres comidas pero recortó la variedad de los menús

Luego de la paralización por un día –el lunes 1 de junio– del comedor, los servicios de desayuno, almuerzo y cena están garantizados en la Universidad Simón Bolívar (USB). Sin embargo, Luisa Solares, jefa del Departamento de Alimentación, informó que se realizarán recortes en la variedad de los menús.

La medida es implementada en función de los 180 bolívares por bandeja que fueron aprobados por el Ejecutivo para la prestación del servicio, explicó Solares.

Sin embargo, el costo calculado por los concesionarios del comedor y la universidad es de 240.

En la reunión sostenida el lunes con el Ministerio de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología, explicó, “nos dijeron que teníamos que hacer los ajustes y que las empresas tenían que realizar la búsqueda de alimentos a menor precio”.

Las consecuencias: “La variabilidad de los menús va a caer. Si antes podíamos servir chuleta, asado o milanesa, eventualmente no los vamos a tener… Tendremos pollo, carne mechada, carne molida, pastas, bollos pelones, carne guisada, ensaladas y el pabellón”, declaró.

LA SITUACIÓN DESDE ENERO

En conversación con el equipo del Correo del Orinoco, Solares explicó que desde el pasado mes de enero la universidad maneja en promedio el costo de la bandeja en 180 bolívares. Sin embargo, el ministerio había aprobado presupuesto en función de 113.

De acuerdo con Solares, los recursos alcanzaron hasta el mes de mayo. En este sentido, indicó, se solicitó al ministerio la autorización para seguir cancelando el costo de la bandeja en 180 bolívares.

“No recibimos respuesta inmediata y tuvimos que tomar la medida de que el lunes tuviéramos que suspender los servicios hasta que OPSU nos diera la autorización de seguir cancelando ese monto”, comentó Solares.

Rafael Bello, director de Servicios de la USB, aclaró que “la necesidad que tuvimos de parar obedeció al hecho de que si continuamos reconociendo un precio de 180, en vez de 113, podíamos ser objeto de la ley anticorrupción”.

La medida de paralización fue acordada con los centros de estudiantes y las autoridades de la universidad.

ACUERDO HASTA SEPTIEMBRE

Durante la reunión del pasado lunes, los representantes de la universidad advirtieron que los cálculos en el mercado reubicaron el costo de la bandeja en 240 bolívares.

Sin embargo, “nos autorizaron a pagar con lo que veníamos pagando en enero, pero no el aumento más allá de ese monto”, señaló la jefa del Departamento de Alimentación.

De acuerdo con Solares y Bello, ese día también se garantizaron los recursos para cubrir el servicio hasta el mes de septiembre. Una vez llegada esa fecha, el Ejecutivo convocará a una nueva reunión para evaluar los costos y el presupuesto a asignar.

Belló acotó que “aún no hemos recibido la comunicación que respalde ese acuerdo, pero confiamos en el ministerio y estaremos esperando el reconocimiento de los 180 bolívares por bandeja”.

DE SEGUIR AUMENTANDO

Solares respondió que de seguir aumentando el precio de los alimentos –lo cual impacta el costo de la bandeja– “vamos a tener que ir suprimiendo elementos de la bandeja, que nutricionalmente no es lo adecuado porque debemos entregarles una alimentación sana, variada y balanceada a todos los estudiantes”.

No obstante, dejó en claro que la reducción de las porciones sería la última medida y estaría condicionada a situaciones más graves.

LOS ESTUDIANTES

Veruzka Iglesias, secretaria de Servicios de la Federación de Estudiantes de la Universidad Simón Bolívar (USB), fue una de las y los estudiantes que estuvieron presentes en la reunión del pasado lunes con el ministerio.

Ella ratificó que en el encuentro se abordó el problema con el presupuesto: “El acuerdo con el viceministro Jehyson Guzmán es que firmaría una carta para autorizar el pago de 180 bolívares por bandeja y que luego en septiembre se llevaría a cabo otra reunión para evaluar un ajuste dependiendo del aumento”.

Por otra parte, Iglesias comentó que también es importante considerar las condiciones de los equipos con los que se presta el servicio. Señaló que en la sede de Sartenejas algunos equipos tienen hasta 30 años y necesitan ser renovados.

T/ Jeylú Pereda
F/ Héctor Lozano