Un Proyecto Político Popular y Autogestionario| La comuna de París, uno de los acontecimientos revolucionarios más importantes del siglo XIX

La Comuna de París, proclamada el 18 de marzo de 1871, uno de los más importantes acontecimientos revolucionarios del siglo XIX en el mundo, consistió en que por primera vez, el proletariado fue capaz de derrocar el poder monárquico-burgués establecido y formar sus propios órganos de gobierno y de Estado.

Así lo manifestó el internacionalista Carolus Wimmer, ex presidente del Parlamento Latinoamericano quien caracterizó la Comuna como un movimiento insurreccional que gobernó la ciudad de París del 18 de marzo al 28 de mayo de 1871, instaurando un proyecto político popular autogestionario, después de que las fábricas e instituciones fueron abandonadas por la burguesía.

CHÁVEZ Y LA COMUNA

Carolus Wimmer comentó que el presidente Hugo Chávez calificó la proclamación de la Comuna de París, en 1971, como el primer ensayo de la revolución socialista de la historia y una de las fuentes de inspiración de la revolución bolivariana.

El internacionalista explicó que La Comuna mostró el heroísmo de las masas proletarias, su capacidad para unirse con sectores militares y su virtud para hacer sacrificios por el futuro.

Pero también evidenció la incapacidad de las masas para encontrar su camino, su indecisión para dirigir el movimiento, su fatal inclinación a detenerse tras los primeros éxitos, permitiendo que el enemigo se recuperara y retomara sus posiciones.

Subrayó que La Comuna de París demostró la dependencia entre la cuestión política y la militar:

Ambas están relacionadas entre sí, pero es preciso distinguirlas. La tarea política consistía en depurar la Guardia Nacional sublevada a favor de La Comuna, de mandos contrarrevolucionarios y aplicar también dicha depuración a la infantería.

Afirmó que a la Comuna de París le faltaron dos cosas para lograr el triunfo duradero:

Faltó incorporar al campesinado al proceso revolucionario y también faltó un partido revolucionario, pues la revolución debe crear una estructura compuesta en su dirección y base, por organizadores experimentados, seguros, merecedores de una confianza absoluta, dotada de plenos poderes para escoger, designar y educar a los mandos políticos y militares.

CONTEXTO HISTÓRICO

El internacionalista ubicó los orígenes de La Comuna casi un siglo antes, en la Revolución Francesa de 1789, que produjo el derrocamiento del Estado absolutista. Llamó a no olvidar que los beneficiados de esta revolución no fueron los más desfavorecidos, sino los burgueses.

Para imponer su hegemonía, al asegurar el poder, los burgueses reprimieron duramente al proletariado, que nace como sujeto social en la lucha de clases para la conquista del poder político.

En 1870 el emperador Napoleón III había declarado la guerra a Prusia, y el ejército prusiano le propinó una derrota total.

Contó como la guerra con Alemania, el desempleo y el hambre del proletariado, junto con la ruina de la pequeña burguesía y el deseo de un nuevo régimen socialista se combinaron con la coyuntura política para impulsar a la ciudadanía de París a la revolución que puso el poder en manos de la Guardia Nacional y de la clase obrera.

En la Batalla de Sedán, casi todo el ejército francés fue capturado por los prusianos, incluido el Emperador. Francia fue ocupada por los prusianos, que a las puertas de París, declararon la creación del Imperio Alemán, en el propio Palacio de Versalles.

Fue así como Francia se quedó sin gobierno, lo que provocó los acontecimientos de La Comuna de París, -dijo.

LAS MUJERES Y LA COMUNA

Las mujeres fueron las primeras en revelar la intención de las tropas del gobierno de Thiers (monárquico- conservador) de retirar los cañones de las colinas de Montmartre para desarmar París; impidieron con sus cuerpos que esos cañones, que protegían la ciudad, fueran retirados, e incitaron la reacción de los obreros y de la Guardia Nacional a la defensa de París.

Ayudaron a construir barricadas y hubo un batallón de la Guardia Nacional compuesto por 120 mujeres que luchó con valentía en las barricadas durante las últimas semanas de la Comuna.

LOUISE MICHEL

Louise Michel, educadora, poetisa y escritora fue de las principales figuras de La Comuna de París. Presidenta del Comité de Vigilancia, encabeza las manifestaciones y acciones y logra que los soldados confraternicen con los guardias nacionales y el pueblo parisino.

En diciembre de 1871, un consejo de guerra la condena a diez años de destierro después de haber declarado en el juicio: “No me quiero defender. Pertenezco por entero a la revolución social. Declaro la responsabilidad de mis actos.(…) parece, todo corazón que lucha por la libertad sólo tiene derecho a un poco de plomo, exijo mi parte…”

T/Mercedes Aguilar
I/Vargas