Inicio » Avances, Comunicación y Cultura, Multipolaridad

Por Fernando Buen Abad

1° de Mayo, trabajo y comunicación (Opinión)

3 mayo 2015 | 1 Comentario

“Primero surgió el Trabajo; después de él y enseguida a la par con él el lenguaje”.

(F. Engels)

Algo anda mal si no aparece el trabajo, es decir su historia, desarrollo, calamidades y magnificencias teóricas y prácticas, como premisa, marco u objetivo, implícito o explícito de los estudios sobre comunicación y sus medios.

A esta “Filosofía de la Comunicación” le interesa construirse dialécticamente, sobre la realidad del trabajo con sus complejidades y contradicciones vigentes.

Comprender, incluso, sus definiciones más abstractas, idealizadas o fetichizadas y contrastarlas con lo concreto, manual e intelectual, de una práctica social, energía humana que se materializa en productos para el estómago o para el espíritu.

Trabajo real que incluye ideas y actos, trabajo real que es historia, tiempo y relaciones de producción muy diversas. Trabajo objetivo, sin omitir sus contradicciones y calamidades, debates y conquistas, dolores y poesía.

Si algo anda mal cuando se omite el trabajo como premisa mayor en investigaciones sobre comunicación andarán mal, acaso, las deducciones o conclusiones por seductoras o novedosas que parezcan.

Según esta “Filosofía de la Comunicación” es necesario que el trabajo sea objeto y objetivo, patente o tácito, de la producción teórica y práctica científica para caracterizar, con toda precisión, el estado objetivo que guarda el trabajo, hoy, sometido a las determinaciones históricas y contradictorias de clase que han hecho de él no la posibilidad de riqueza material y espiritual para las sociedades sino la peor calamidad infligida a los seres humanos por la lógica de la explotación.

(Tomado de mi libro Filosofía de la Comunicación)
BuenAbad@gmail.com
1 Comentario
Luis dijo:

Bueno es obvio q estamos trabajando para jorobar el producto del trabajo de los demás compatriotas, y no para producir algo concreto que no sea dinero, cuando especulamos con el precio de un producto no producido por nosotros. Lo lógico sería que quien produce ponga precio final a su producto sobre la base de los costos de producción y un margen justo de ganancia y que la comercialización del producto sea una constante en cada territorio justamente establecido por el estado, o sea, precio justo al consumidor. Debe romperse la lógica nefasta de que si yo tengo el producto lo puedo ofrecer al precio que me de la gana. Eso es delito y debe ser castigado con expropiación y trabajo comunitario. Pero para ello debe pensarse también en castigar aunque fuese ética y moralmente a quienes pagan el producto por encima de lo convenido sin denunciar al especulador como cómplices de la guerra económica y/ó, premiarlo con la asignación de un porcentaje de lo expropiado al especulador denunciado.

Haga un comentario.

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.
El Correo del Orinoco no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. No se permitirá la inclusión de números telefónicos, los mismos serán eliminados por su propia seguridad. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Caracteres restantes: 1000