Inicio » Avances, Comunicación y Cultura

Diez cantantes de distintos géneros participaron en la producción

Artistas apuestan al neofolclore en el disco Venezuela suena

7 mayo 2015 | Haga un comentario

Salsa, rock, pop y otros estilos se mezclan con varias piezas del repertorio nacional

“Esto es un proyecto interesante, aunque no novedoso. Hay mucha gente que viene trabajando en la mezcla de música venezolana con otros géneros, pero sin quitarle su esencia. Este disco tiene esa particularidad. Busca la esencia de cada artista participante, pero sin que ninguno pierda su esencia como intérprete”, reflexionó Rafael “El Pollo” Brito, uno de los participantes de la producción Venezuela Suena.

Este material discográfico presenta una mezcla de música venezolana con otros géneros como el pop, la salsa y el rock, a modo de neofolclore. La obra fue concebida y producida por la Fundación Beltway, de la mano de Santiago Castillo en la producción musical.

Este disco compacto rinde tributo a Venezuela con algunas de las canciones más emblemáticas de la música nacional en las voces de Oscar D´León, Caibo, Miguel de la Barca, Jorge Luis Chacín, Nauta, Ilan Chester, Rafael “El Pollo” Brito, Neguito Borjas, Témpano y el dúo zuliano San Luis. El productor ejecutivo de este trabajo es José Roberto Rincón, mientras que la coproducción y coordinación general estuvo a cargo Germán Ávila (hijo).

Recordados temas como “Solito con las estrellas”, de Juan Vicente Torrealba; “Vestida de garza blanca”, de Pedro Luis Sosa y “Alcaraván”, de Simón Díaz, forman parte del repertorio de este álbum, que cuenta con varios arreglistas, entre ellos, Yasmil Marrufo.

Brito agregó que artistas como el siempre recordado Vytas Brenner, Huáscar Barradas, Aquiles Báez y Saúl Vera, entre otros, “venían y vienen trabajando con esta mezcla. En general, los artistas venezolanos deberían hacer un porcentaje de música venezolana en sus producciones, que ayudaría a impulsar la cultura venezolana. Con respecto a este disco, aquí no hay artistas de laboratorio ni de mentira, hay talento. Cada quien le puso corazón para grabar su tema para que llegue al público”.

“Esta producción es una obra musical que significa una vuelta a nuestras raíces a través de la música, con el toque que aporta cada artista en su interpretación. Lo más importante es que este proyecto está vinculado con una interesante labor de responsabilidad social: la escuela de cultura popular de la Fundación Beltway”, resaltó por su parte Néstor Moure, uno de los representantes de la empresa Beltway, vinculada al área energética.

Esta empresa ofrecerá educación gratuita de oficios relativos a la cultura (lutería, gastronomía, etcétera) a niñas, niños y jóvenes de comunidades vulnerables; por lo que todo lo que se recaude con la venta del disco se destinará a las distintas actividades desarrolladas por la fundación, aparte de la creación de esta escuela de cultura popular, cuya primera sede estará en Maracaibo, gracias a una alianza con la Universidad del Zulia.

Moure acotó: “Dicho en tres palabras, transformamos con cultura. Desde la música hasta la gastronomía, desde la historia hasta las artes plásticas, creemos en transformar al hombre impulsando sus manifestaciones culturales. Para esto, nuestro trabajo se centra en tres grandes áreas de acción: creación, divulgación y educación”.

CERO CASTING

Para este primer disco no se apeló a las disqueras para llamar a los artistas sino que se se impuso la amistad, según resaltó Santiago Castillo: “Fue fácil ponernos de acuerdo con una llamada o un mensaje de texto. Los complicado fue seleccionar canciones para un determinado intérprete. En el caso de Ilan Chester le preguntamos qué tema no había grabado entre los 150 que plasmó en su cancionero venezolano. Por suerte, no había grabado “Solito con las estrellas” (risas). En el caso de Rafael (Brito) también nos costó, porque él también tiene unas cuantas canciones venezolanas en su repertorio. Le toco “A la una” y le encantó. Son incontables las joyas que tenemos en nuestra tradición musical, de ahí que la selección no fue fácil. Para unos venideros discos tenemos todavía variados y excelentes temas”.

El mismo Castillo, quien forma parte de San Luis, recalcó que la grabación de cada canción se realizó en diferentes estudios, incluso uno en Nashville para las cuerdas sinfónicas.

“Lo importante es que un trabajo hecho con cariño y ganas de mostrar el talento venezolano en varios renglones. En nuestro caso, grabar “Vestida de garza blanca” no fue fácil, porque es un seis por ocho. Me decía: ¡Tengo que poder! ¡Esto es lo que escuchaba desde niño! Eso sí, es una canción al estilo San Luis, que puede estar en cualquiera de nuestros discos, pero también suena a música venezolana”, reconoció.

Venezuela suena se encuentra a la venta en internet en sitio www.cdbaby.com y también estará disponible en todas las discotiendas del país.

T/Eduardo Chapellín
F/María Isabel Batista

Haga un comentario.

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.
El Correo del Orinoco no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. No se permitirá la inclusión de números telefónicos, los mismos serán eliminados por su propia seguridad. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Caracteres restantes: 1000