Inicio » Avances, Comunicación y Cultura

La presidenta de Fundarte, Ifigenia Arellán, garantizó la continuidad de la gestión

Los grandes festivales culturales de Caracas continuarán este año

11 febrero 2016 | Haga un comentario

Parte de los impuestos que recauda la Alcaldía de Libertador servirán para realizar los eventos

Producir con éxito los grandes festivales de la Fundación para la Cultura y las Artes (Fundarte) de la Alcaldía de Caracas, llevó a Ifigenia Arellán, de tan solo 29 años de edad, a convertirse en presidenta de la institución, y ahora, tiene el reto de realizar una vez más por todo lo alto los festivales de teatro, del libro y la música que tanto disfruta el pueblo caraqueño.

-¿Cuándo comienza la programación fuerte de Fundarte? ¿Qué mandato tiene para la gestión?

- Mi nombramiento es para mantener la gestión que ya hemos desarrollado y ponernos cada vez metas más grandes. Este año tenemos además los 40 años del Fondo Editorial Fundarte, por lo cual, la Feria del Libro, uno de nuestros macro proyectos, va a tener un énfasis particular. Aunque tenemos programas permanentes como el Circuito teatral, la brigada Miguel Vicente Pata Caliente en las parroquias, las publicaciones editoriales de forma constante; tenemos también tres grandes eventos: El Festival de Teatro de Caracas (abril), la Feria del Libro de Caracas (julio-agosto) y el Festival Latinoamericano de Música Suena Caracas (noviembre-diciembre).

Arellán resalta estos grandes festivales porque le dan “un impulso” a la capital venezolana desde los espacios recuperados por la Alcaldía del municipio Libertador y mantener “una ciudad cultural”.

-¿Cómo está el presupuesto de este año para llevar adelante los proyectos?

-Manejamos distintos escenarios. Pero lo más importante es mantener los proyectos. La Alcaldía se maneja de acuerdo a la recaudación de impuestos, que se invierte en el bienestar de las ciudadanas y los ciudadanos. El alcalde Jorge Rodríguez sabe que estos son proyectos que hemos logrado desarrollar para ganar espacios para el encuentro. Pero sí, si vienen los proyectos y mantener el nivel de programación, el contacto con las comunidades, los planes de formación.

-La diversidad de artistas y corrientes artísticas es una de las características de los festivales organizados por la Alcaldía ¿Se mantendrá?

-Sí, como tenemos un calendario definido y hacemos convocatorias, recibimos entre 500 y 600 propuestas solo a escala nacional, y de esas propuestas tratamos de elegir una representación de cada estado. Así tenemos en la programación unas 100 o 150 agrupaciones, un número que podemos manejar para tener completa la representación nacional. Los niveles de nuestros festivales dependen de las agrupaciones, y lo importante es apoyarlas.

-Muchos sitios de internet dicen que usted es artista plástica, pero no conozco su trabajo.

-Sí. Estudié Artes Visuales en la facultad de Artes de la Universidad de Los Andes (ULA). Hacía cosas con fotografía y en cada semestre veía distintas herramientas para expresarnos o la expresión en general. Cuando llegué a Caracas comencé a vincularme con los festivales, y hay que ser artista para poder solventar muchos problemas, lo que menos se imagina la gente es lo que tenemos que solventar y hacer para tener proyectos de gran calidad. La disciplina de las artes, la versatilidad de saber de fotografía, de imprenta, de los cuadros y otras herramientas del dibujo son cosas que se aplican. Hay que tener apertura y estar dispuesto a aprender.

“Me he alejado un poco de la producción personal, mi portafolio quedó un poquito en el olvido, pero sí, estudié Artes Visuales cinco años y lo bonito es que ahora me expreso hacia el bien cultural, a crear esta ciudad, con mucha responsabilidad”, añadió.

-Entonces ¿Es merideña?

-Sí, soy merideña. Creo que me ha ayudado mucho el respeto, el usted, que no es un cliché sino más bien respeto para todas y todos.

-¿Cómo fue ese proceso de adopción con Caracas?

-Acelerado. Caracas es el Metro, si te montas y no te agarras te caes de alguna manera (risas). Me adapté bien. Ahora me cuesta adaptarme cuando voy a Mérida. Lo bonito es que así es todo el equipo (de Fundarte), es acelerado, interdisciplinario y, precisamente por eso, logramos que nuestros eventos sean muy exitosos. Todos ponen su corazón y lo entregan a la cultura. Ahora con el Ministerio de Cultura, se pueden ir creando cada vez más agendas y proyectos con un mismo fin, el de esta ciudad cultural y el del país cultural, el sueño real del comandante Hugo Chávez. Ya tuvimos Suena Caracas y Suena Maracay.

“Hace poco pensaba -continuó la servidora pública- si a escala mundial todos trabajáramos en función de la paz o del hambre, no habría ni un niño muriendo de desnutrición. Eso de las competencias, es algo mezquino entre humanos, tiene que irse superando, para que no existan las guerras”.

-¿Esto es lo que le quita el sueño?

-A veces (risas) ¡Pero estoy tan ocupada con la cultura! Trato de ocuparme de una cosa a la vez y así he tenido éxitos. Tengo una anécdota: Cuando comencé como productora en Fundarte, todos salieron a almorzar, llegó un camión con una carga de Cuba urgente para una obra, el chofer no podía esperar y tuve que bajarlo todo sola. Pero ese es el espíritu que tenemos todos en Fundarte.

-¿Le gustaría crear algún programa vinculado con las artes visuales con Fundarte?

-Sí, manejamos la idea de un salón. Le estamos dando la vuelta, porque sabemos que a las artes visuales hay que darles impulso. Este año, como tenemos el aniversario del Fondo Editorial, visualizamos como enlazar proyectos o convocatorias.

Texto/Várvara Rangel Hill
ranegl-v@correodelorinoco.gob.ve
F/Joel Aranguren
Caracas

Haga un comentario.

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.
El Correo del Orinoco no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. No se permitirá la inclusión de números telefónicos, los mismos serán eliminados por su propia seguridad. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Caracteres restantes: 1000