Inicio » Avances, Comunicación y Cultura, Multipolaridad

Son merecidos los diversos premios internacionales obtenidos

El hijo de Saúl es un “road movie” que muestra la esperanza y dignidad ante la muerte

14 marzo 2016 | Haga un comentario

Aunque trata el tema del holocausto judío no cae en la sensiblería barata

Quizás como muchos dicen que cada vez que una película trata el tema del holocausto judío, siempre se llevará un Oscar, sea en el renglón que sea, especialmente cuando se premia la cinta extranjera. Puede ser una constante, pero también es cierto que la mayoría de la premiadas lo merecían, tal como pasó el año pasado con la polaca Ida.

Como también fue bien merecida la estatuilla a la producción húngara El hijo de Saúl (Saul fia), que fue estrenada en el Festival de Cannes, recibiendo varios reconocimientos. Además, fue galardonada con el Globo de Oro a la mejor película extranjera y ha recibido otros siete premios en diversos certámenes de renombre.

El film nos relata las diversas maniobras que tiene que realizar un hombre para dar sepultura digna a un niño, que lo siente como su propio hijo. El problema se presenta cuando busca el servicio de un rabino. Es miembro de los Sonderkommando, grupo de prisioneros en los campos nazi que son apartados de los demás para realizar trabajos forzados en el proceso de exterminio judío. Sus tristes tareas son limpiar las cámaras de gas, quemar cadáveres y recolectar los objetos de valor, entre otros martirios, son parte de las obligaciones de estas personas que igualmente al final fueron exterminados.

El personaje principal es interpretado por Géza Röhrig, actor que debuta con esta experiencia en el plató y cuyo trabajo en escena más que todo corporal se destaca por expresiones, movimientos y miradas que transmiten más que los pocos diálogos que se presentan.

La clave de esta ópera prima de Lászlo Neme, es que en una especie de “road movie” la cámara nos traslada por diversos lugares donde se muestra lo lugrebe de estar en un campo de concentración de exterminios. La utilización de la luz y colores en los diversos ambientes que se presentan acentúan las dramáticas situaciones y resalta el tormentoso calvario que experimenta el protagonista. Y lo más importante es que no cae en la sensiblería barata.

Aunque la historia tiene un hilo que nos lleva a un final predecible, durante los 107 minutos que dura esta cinta hace sentir al espectador lo que es vivir contra el tiempo… pero siempre manteniendo un halo de esperanza y dignidad.

Leyenda 1…. El hijo de Saúl muestra pocos diálogos pero actuaciones muy acordes.

T/Eduardo Chapellín
F/Cortesía
Caracas

Haga un comentario.

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.
El Correo del Orinoco no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. No se permitirá la inclusión de números telefónicos, los mismos serán eliminados por su propia seguridad. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Caracteres restantes: 1000