Inicio » Avances, Comunicación y Cultura

La artista pide más publicaciones y exposiciones para proyectar el género

Ilustraciones de fantasía nacen de las manos de Vanessa Balleza

6 enero 2011

Considera que falta mucho por hacer con respecto a la valoración del dibujo y el diseño. La joven apoya la formación de nuevas generaciones

“La lucha por los derechos de autor y sus remuneraciones es muy fuerte”

Vanessa Balleza es una joven caraqueña que se ha destacado en el mundo editorial como ilustradora. Sus talentos para las líneas y los colores también recrean seres fantásticos en esculturas y pinturas al óleo. Buena parte de sus trabajos se aprecian en libros para el público infantil como La T alta, Travesías, Oto el pirata, El origen de los Mosquitos, Orquídea bondadosa, La chiva y la oveja y La fiesta del llano, publicados por diferentes casas productoras de textos venezolanos.

La creadora colabora para seguir formando a nuevos artistas, pero considera que todavía hay mucho por hacer con respecto a la reivindicación del dibujo y el diseño.

-Venezuela se podría considerar aún territorio virgen para el desarrollo de la ilustración y la historieta como arte. ¿Qué falta para desarrollarla y qué se debería hacer?

-Hacen falta más publicaciones y exposiciones que proyecten este género. La ilustración y la historieta son todo un arte y es raro ver que no se les tome mucho en cuenta y que no se respeten a estos artistas, sobre todo en sus derechos de autor. Las ilustradoras y los ilustradores son coautores de los cuentos infantiles y muchas veces les niegan ese derecho. A veces no somos tomados en cuenta en las galerías porque no le dan valor al trabajo sobre papel, es muy raro eso, porque en Venezuela hay mucha tradición en el dibujo y los caricaturistas son muy respetados.

Hace falta voluntad de hacer por ambas partes, una conversación típica es: El artista dice que nadie le publica nada y el editor dice que nadie le trae cosas buenas, así que es un círculo vicioso.

-¿Dónde se forman los jóvenes que se quieren dedicar a la ilustración?

-En este momento no sé bien donde se están formando los jóvenes, pero veo que hay mucho talento nuevo que estudia en las diferentes escuelas de diseño de Caracas, y a través de los profesores que egresamos de la Escuela de Historietas López y Allaco. Dicto talleres en mi casa y en distintos eventos, uno de ellos fue el salón del cómic en la pasada Feria Internacional del Libro de Venezuela. Esa fue una iniciativa muy buena y necesaria, un espacio para la reunión y el aprendizaje de las creadoras y los creadores.

-Son conocidos sus trabajos en la editorial Monte Ávila ¿Cómo ha sido la experiencia con lo que le han publicado?

-En estos momentos con Monte Ávila no tengo nuevos proyectos, hace poco me llamaron y realicé unas pruebas, unos bocetos para unos libros, pero aún no he recibido respuestas por parte de ellos. Con esta editorial he tenido proyectos muy buenos y además son muy abiertos a nuevas propuestas eso me gusta mucho porque dejan que tu creatividad fluya, lo malo es que los libros sólo se consiguen en las Librerías del Sur, no en cualquier librería.

-Tienes unas series de cuentos ilustrados, ¿A qué se refieren esas series?

-Lo de los cuentos propios son proyectos que tengo junto a mi amiga Joussette Rivodo, uso el término de series para definir un conjunto de obras que tengan el mismo tema o el mismo personaje, por ejemplo, la serie de Espíritus en el bosque, esos son como unos personajes que estoy desarrollando y los hago en diferentes técnicas como pintura, madera o escultura.

La serie Espíritus del bosque son todos aquellos personajes fantásticos que aparecen en muchos cuentos ecologistas, como por ejemplo, en La Princesa Mononoke (película animada sobre la lucha de la naturaleza contra el hombre por contaminarla). Esa cinta me marcó, y me impactó la manera como representa a la madre naturaleza. Te hace pensar que la naturaleza también tiene seres y espíritus que la cuidan, a partir de allí empecé a dibujar esos seres y representarlos de diferentes maneras y formatos por eso, y los clasifico como seres espíritus del bosque, allí pienso meter a: Luna mi escultura de lobo, a unas luciérnagas y fantasmitas pequeñitos, al perezoso, y otros de mis personajes.

-Perteneces al Grupo de Artistas en Conjunto. ¿Por qué nace esta organización?

El grupo surgió en el año 2002 con la unión de Cristina Núñez y mi persona, queríamos hacer un exposición que contemplara el trabajo individual de las dos y el trabajo colectivo que se presentó en dos obras que ambas realizamos. Con el tiempo se fue sumando más gente y se realizaron exhibiciones individuales y colectivas con el apoyo de todos los integrantes. Hoy en día somos un grupo más o menos grande que tiene su centro de operaciones en el taller de Zulay Mendoza, otra integrante del grupo.

Este año Vanessa Balleza decidió crear una organización civil y nació la Fundación Artistas en Conjunto. Esta organización es sin fines de lucro y de carácter privado tiene como objetivo principal propiciar espacios de divulgación de las obras de creadoras y creadores. Además, la institución ofrece talleres educativos y actividades culturales que puedan enriquecer la calidad de vida del artista y del grupo.

El otro objetivo de esta fundación en llevar un mensaje de carácter universal, equilibrio ambiental, protección animal, paz social, y todo aquello que redunde en la libertad del individuo social.

La ilustradora tiene varios portales web en los que se puede conocer su trabajo como www.ballezarte.com.ve y www.en-conjunto.blogspot.com.

T/ Adriana Sulbarán
F/ María Isabel Batista