Inicio » Avances, Comunicación y Cultura

El filme se estrenará en 16 salas de ochos ciudades del país

Opera prima de Héctor Puche cuenta “una de vaqueros” en tono de comedia

7 mayo 2015 | Haga un comentario

La historia del filme es una caricatura de lo que ocurría en el cine nacional en la década de 1990, cuando se comenzaron a rodar varias películas que no se pudieron finalizar principalmente por falta de presupuesto o se terminaron varios años después de iniciar la producción

La esperada película Todo por la taquilla, ópera prima de Héctor Puche promovida con insistencia en las redes sociales, se estrenará finalmente mañana viernes 8 de mayo en 16 salas comerciales distribuidas en Caracas, Maracay, Maracaibo, Barquisimeto, Valencia, Puerto La Cruz, Puerto Ordaz y Pampatar.

Todo por la taquilla, narra las peripecias de cuatro amigos que quieren hacer la primera película venezolana del género western o de vaqueros. “Es una historia de cine dentro del cine, en tono comedia”, que intenta parodiar los quehaceres de los realizadores nacionales que “con muy pocos recursos logran hacer películas”, narró Puche al Correo del Orinoco.

La historia del filme es una caricatura de lo que ocurría en el cine nacional en los años noventa, cuando se comenzaron a rodar varias películas que no se pudieron finalizar, principalmente por falta de presupuesto o se terminaron varios años después de iniciar la producción.

Por otra parte, los cineastas venezolanos “y me incluyo”, siempre tienen la pretensión de crear algo nuevo, diferente, de hacer “la mejor película venezolana”.

QUEJA PRODUCTIVA

En esta película “se juntan varias cosas que viví en mis procesos creativos y de formación. Todo por la taquilla nace como una suerte de critica hacia lo que veía en la década de 1990, cuando era muy escaso ver cine nacional y el que aparecía no se nos parecía, estaba como muy distante, aburguesado, no se conectaba. Las posibilidades de hacer cine eran muy pequeñas, la torta (los presupuestos) era muy pequeña y nosotros (los novatos) éramos los más desfavorecidos. Comenzamos a quejarnos entre amigos y surgió la idea de esta película que fue en principio un cortometraje y luego lo llevé a largo”, confesó el realizador.

Los personajes principales que intervienen en este filme son César, interpretado por Sócrates Serrano; Alfredo, encarnado por Alexander Fontaines; David, realizado por Armando Lozada y Manuel, en el actor Dimas González, quien además cumplió el rol de coach de actuación dentro de la producción.

Dentro de la historia este equipo se disgrega luego de comenzar la realización de una película independiente. Tres años más tarde se reencuentran en el funeral de un amigo y Alfredo, el productor, convence al resto para terminar Hostilia, el primer filme venezolano de vaqueros.

A parte del casi nulo presupuesto, los realizadores deberán someterse a las exigencias de Waldemar, un mafioso interpretado por Alejandro Palacios, que se incluye en el proyecto cinematográfico como coproductor y cobrar así una cuantiosa deuda que dejó el difunto amigo de los cineastas.

REALIDAD REFRACTADA

Así como en la película que estaban haciendo estos cuatro personajes, la de Puche contó con un presupuesto bastante reducido: solo de un 15 o 20% del presupuesto habitual de entonces de una película venezolana, para el momento de la producción de Todo por la taquilla.

Esa característica y la propia naturaleza de la obra que cuenta una historia de cine dentro del cine, provocó, a lo largo del en el proceso de producción, un juego de proyección entre las situaciones reales y la ficción de la película.

“Estábamos haciendo una película de bajo presupuesto sobre unos tipos que hacen una película de bajo presupuesto y lo que les pasaba a ellos en el proceso de rodaje, nos pasaba a nosotros a su vez. Y siempre ambos equipos en una constante dificultad para llegar al día de mañana (el estreno). Eso nos permitió darle una realidad cercana a la película”, reveló el director.

Parte de la intención de esta película, dijo Puche, es trasmitir al público las situaciones que en perspectiva, pueden resultar graciosas en el proceso de rodaje de una obra cinematográfica.

“A veces lo que ocurre en el proceso de hacer una película es más interesante que la misma película. En esencia, en esta comedia me río de mi mismo, a partir de las experiencias que he he tenido en mis trabajos y con otros proyectos en los que he participado”, explicó Héctor Puche.

HOMENAJE

Dentro del elenco de Todo por la taquilla, participan el afamado cantante que formó parte del boom de la música popular venezolana de 1980, Colina y el actor José Torres, famoso por su personaje Tacupay de la telenovela Kaina (1995).

En principio, dentro de la historia de Todo por la taquilla se pensó en hacer un breve homenaje a Colina, según contó Puche, con una situación en la que unas actrices cantaban uno de sus temas en una cantina.

Buscaron al cantante y además de pedirle el tema le propusieron actuar, para sorpresa del equipo de la película, Colina aceptó interpretar el papel de un ingeniero de sonido invidente, un personaje “muy corto pero muy rico dentro de la historia.

Por otra parte, con la participación de José Torres le hacen un homenaje a él mismo y al cine western realizado en Cinecittà (Italia) en las décadas de 1960 y 1970.

“Poca gente sabe que José Torres fue contrafigura y protagonista de varias películas que se hicieron en Cinecittà dentro del género conocido como spaghetti western. Trabajó con figuras como Franco Nero y con grandes directores de la época. Acá él hace un papel de un productor que trabajó en Cinecittà, y el proyecto lo hace recordarse de aquel trabajo que hizo en su juventud”, contó Héctor Puche.

CON AYUDA

Si bien Todo por la taquilla comenzó como un proyecto de producción independiente. Puche destacó la ayuda que recibieron de instituciones como la Villa del Cine, la Alcaldía del municipio Libertador y el apoyo para la terminación aportado por el Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC).

T/Luis Jesús González Cova
F/Héctor Rattia

Haga un comentario.

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.
El Correo del Orinoco no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. No se permitirá la inclusión de números telefónicos, los mismos serán eliminados por su propia seguridad. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Caracteres restantes: 1000