Inicio » Avances, Comunicación y Cultura, Multipolaridad

Ante la necesidad de romper los tabúes

El Papa promete analizar situación de divorciados dentro del catolicismo

19 septiembre 2013

El sumo pontífice instó a los sacerdotes a buscar “otra vía, dentro de la justicia” para las “segundas nupcias”, al referirse a los católicos divorciados que se vuelven a casar y que no pueden acceder al sacramento de la comunión

Ante la necesidad de romper los tabúes de la Iglesia católica, el papa Francisco prometió analizar la situación de los divorciados y las parejas no casadas para que puedan practicar libremente el catolicismo.

El sumo pontífice instó a los sacerdotes a buscar “otra vía, dentro de la justicia” para las “segundas nupcias”, al referirse a los católicos divorciados que se vuelven a casar y que no pueden acceder al sacramento de la comunión.

Asimismo, recomendó que las parroquias deben ser siempre “abiertas y acogedoras”, mientras que es importante buscar “formas nuevas y adecuadas para las personas a las que se dirige” el mensaje pastoral.

También llamó a dar una “cálida bienvenida” para que “los fieles se sientan como en casa (…) Una bienvenida que debe aplicarse también a las parejas de hecho, ante quienes, sin embargo, será ejercida en la verdad”.

Los matrimonios entre divorciados era un problema heredado por su antecesor Benedicto XVI, explicó el papa tras afirmar que “el problema no se puede reducir a si pueden tomar la comunión o no, ya que si se pone el debate en esos términos, no se entiende lo que es el problema real”, explicó.

Se trata de “un problema grave” y existe “la responsabilidad de la Iglesia hacia las familias que viven esta situación”, reiteró el máximo representante de la Iglesia católica, que “en este momento tiene que hacer algo para resolver los problemas de la nulidad matrimonial”, dijo.

Ante este hecho, el papa adelantó que el Sínodo de Obispos, en el que Jorge Bergoglio hablará con ocho cardenales entre el 1 y el 3 de octubre próximo, abordará la nulidad matrimonial y la situación de los divorciados que se han acercado a la Iglesia.

Luego de su viaje a Río de Janeiro, sureste de Brasil, a finales de julio pasado, Francisco expresó su deseo de lanzar una profunda reflexión sobre las situaciones “dolorosas” para los católicos.

Ya el pastor universal ha puesto en marcha una reforma en el Banco del Vaticano que presuntamente ha pasado por alto el lavado de dinero de algunos de sus clientes. También ha designado un comité de economistas católicos para asesorarlo en cómo mejorar los métodos de contabilidad y transparencia financiera, así como reforzar las sanciones penales contra actos de pederastia.

En abril pasado, Francisco pidió que se actúe “con determinación” contra los abusos sexuales cometidos por el clero. Era la primera vez que el papa argentino se expresaba públicamente y directamente sobre los abusos sufridos durante décadas contra decenas de miles de niños.

Posteriormente, en junio pasado reconoció ante un grupo de religiosos latinoamericanos que tiene dificultades para reformar la Curia Romana, el gobierno central de la Iglesia, debido a las luchas de poder, malversaciones económicas y relaciones homosexuales dentro del Vaticano.

Fuente/teleSUR