Inicio » Avances, Comunicación y Cultura

En la Galería Freites

Una muestra reúne los últimos 30 años de creación del maestro Jacobo Borges

17 febrero 2016 | Haga un comentario

Sumario El artista, que hoy tiene 84 años de edad, se ha caracterizado por crear a partir de un principio de destrucción de capas de color y por la exploración de diferentes temas como el agua, la naturaleza, los umbrales, retratos y otros

Es posible que en cien años emerjan de los cuadros de Jacobo Borges algunos fantasmas, aquellos que quedaron socavados tras capas de pintura, pues el artista, quién hoy tiene 84 años de edad, ha creado su obra plástica a partir de un principio de destrucción.

En este sentido, un cuadro de Borges puede contener otros tantos. Una pintura puede ser intervenida una y otra vez, transformada desde cero, quedando en la profundidad del lienzo los vestigios que develan, con mejor exactitud, los procesos creativos del maestro.

“En mis cuadros hay cantidades de cuadros borrados, incluso algunos que tienen dos o tres años. Algunos que han estado en exhibición, los he pedido para barnizarlos y he desaparecido su versión original”, cuenta el artista en vísperas de la inauguración de la exposición -en Galerías Freites- que reunirá el trabajo plástico de los últimos treinta años de su producción pictórica.

“Hay veces que lo que queda es una línea del cuadro anterior que entre los colores ha desaparecido”, revela entre breves pausas. Ante esa incesante destrucción, Borges ha preservado fotografías de algunos cuadros desaparecidos como indicios de esa vorágine que es la creación.

Los últimos resultados a veces le satisfacen, otras veces advierte que las primeras propuestas eran mucho mejores, pero nada de eso lo detiene, ni mucho menos le generan algún tipo de nostalgia, porque Borges vive del presente.

UNA BÚSQUEDA INCESANTE

El maestro Borges emprendió hace muchos años una búsqueda incesante e inagotable, para algunos utópica: la libertad tanto en la creación como en lo personal. “La búsqueda de la libertad es un sueño, ahorita tengo 84 años, y sigo soñando que algo me está esperando”, dice quien es Premio Nacional de Pintura (1963).

Buscar la libertad es un proceso que no ha terminando y que actualmente tiene plena vigencia en su vida, “Ser libre de uno mismo es lo principal, lograr que uno pueda romper con todos los prejuicios, con las ideas aprendidas, con los eslogans, con las repeticiones”, confiesa.

Las búsquedas para Borges son mucho más importantes que los resultados, porque de alguna manera constituyen una revelación de la existencia. “Los resultados tienen cierta importancia, pero en la creación para mí lo más importante es el proceso, porque el proceso es donde uno está vivo, donde uno anda buscando una idea y la consigue”, apunta.

Para que esta idea no desfallezca, ni se marchite en el camino, es importante “el movimiento”, explica el maestro, la constante duda, y la experimentación.

Buscar esa libertad ha tenido, por supuesto, implicaciones significativas en su vida, por ejemplo, “en tener la capacidad de cambiar, en saber cuando estoy equivocado y saber cuando debo corregir. En no envejecer, no dejar que el pasado esté vivo todo el tiempo”, cuenta.

Justamente el tiempo es uno de los mayores intereses del artista, “para mí el instante es muy importante, no es ni siquiera el presente, es más adentro que el presente, ese momento en el que el presente se está volviendo futuro”, explica quien, precisamente, ha preservado en sus ojos la juventud en el máximo sentido de la palabra.

EL TALLER DE CREACIÓN

“Mientras trabajo no pienso, cuando estoy trabajando no hay pensamiento, eso viene después que pinto o antes. En el momento en el que no hay ningún pensamiento yo siento que voy bien, no hay control, yo estoy ahí en una unidad con lo que estoy haciendo y esos instantes son instantes verdaderos”, expresa el artista con sosiego pero con firmeza.

La autocrítica o, como dice él, la conciencia, afloran después del acto creador, momentos en los que, con frecuencia, le arriban las ganas de destruir lo creado. “Es muy difícil definir hasta dónde uno ha hecho lo que quiere o determinar si lo que uno hace es importante o no, de hecho cada vez más me parece como una pedantería”, dice

En lugar de eso, Jacobo Borges no para de trabajar, “Soy como un obrero, yo trabajo y trato de hacer lo mejor, dar lo máximo que puedo, nunca soy superficial, trabajo intensamente, pero sí dejo que esa mezcla entre la pasión, la obsesión y el instinto, funcionen”

MEDIOS DIGITALES

Borges lleva tiempo trabajando con medios digitales. Su interés por esas herramientas y soportes, se remonta a aquel experimento que fue Imagen de Caracas en el año 1967. Un proyecto cinematográfico y performático que dirigió en celebración del Cuatricentenario de Caracas y que implicó un gran despliegue tecnológico que para la época no existía. Esa pasión unida a su capacidad de asumir retos y su deseo de experimentación, lo empujaron a llevar sus investigaciones pictóricas hacia el plano de lo digital.

Lo que ha conseguido Borges a través de algunos programas de computadora es la saturación casi infinita del color, sin necesidad de hacerlo manualmente con gotas de pintura y agua. Asimismo, el maestro contó que usa el programa Photoshop para manchar y destruir imágenes. “Yo agarro una foto de una mujer bella y la intervengo en Photoshop, en vez de corregirle la sombra que está debajo del ojo, la saturo una y otra vez, hasta que empieza aparecer una mancha negra y le voy destruyendo el ojo. Yo trabajo con destrucción, igual que en la pintura”.

Bajo este método de trabajo, el maestro ha logrado reunir cientos de archivos que aguardan una numerosa cantidad de capas y experimentos con el color. En este sentido, Borges se siente como un arqueólogo, estudiando, a través de los restos, la unidad de una imagen.

UNA MUESTRA REPRESENTATIVA

La muestra expositiva Jacobo Borges, reúne las obras más representativas del artista, creadas entre los años 1986 y 2016. Está organizada en doce estaciones que ofrecen a las espectadoras y a los espectadores un recorrido por las temáticas mayormente abordadas por el artista: el agua, los umbrales, el bosque, la memoria, los retratos y autoretratos, el color, la creación digital, entre otras.

Ejes que representan, según María Luz Cardenas, curadora de la muestra, “un inventario de los problemas y estructuras que marcan la obra de Borges. Narramos la historia de cómo alcanzó la soberanía pictórica en sus cuadros; de los descubrimientos que reafirmaron el talante de su producción”.

La exposición estará abierta a todo público a partir del domingo 21 de febrero en la Galería Freites. El horario será de lunes a viernes de 9:00 am a 5:00 pm; los sábados de 10:00 am a 2:00 pm; y los domingos de 11:00 am a 3:00 pm. Entrada libre.

T/ Diana Moncada
F/ Miguel Romero
Caracas

Haga un comentario.

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.
El Correo del Orinoco no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. No se permitirá la inclusión de números telefónicos, los mismos serán eliminados por su propia seguridad. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Caracteres restantes: 1000