Congresistas estadounidenses sobre la visita de Zelenski: «No recibiremos órdenes de él»

El senador Mike Lee declaró que no aceptará órdenes del presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, durante su visita a Washington en un esfuerzo por recabar apoyos para una mayor ayuda a Ucrania. Los comentarios se produjeron en medio de los fallidos intentos del presidente estadounidense, Joe Biden, de conseguir más fondos para Kiev.

«¿Así que nadie podría tener una razón legítima para estar en desacuerdo con Zelenski? Se me ocurren muchas razones legítimas (…) No es tarea de Zelenski preocuparse por los intereses de EEUU. Pero sí lo es la nuestra, y no recibiremos órdenes de él», aseguró.

A su vez, la congresista estadounidense Marjorie Taylor Greene también aprovechó la visita de Zelenski para subrayar la falta de voluntad de EEUU de apoyar un acuerdo de paz entre Rusia y Ucrania.

«Con Zelenski en la ciudad [de Washington] y el dinero de Ucrania agotándose, ¿por qué nadie en EEUU habla de un tratado de paz con Rusia? Respuesta: la Casa Blanca quiere la guerra, no la paz», destacó Greene en la red social X.

Anteriormente, la legisladora declaró que financiar a Ucrania fue un acto de «estupidez y horrible irresponsabilidad de los líderes estadounidenses».

Taylor Greene, una de las congresistas republicanas de perfil más alto en los últimos años, recurrió a las redes sociales para criticar a funcionarios estadounidenses por su postura sobre el conflicto de Ucrania, enfatizando que deben centrarse en problemas internos, como la astronómica deuda y la seguridad fronteriza.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, invitó a su homólogo ucraniano, Volodímir Zelenski, a visitar la Casa Blanca para debatir el apoyo norteamericano a Ucrania.

El encuentro se produce en medio de un fuerte escepticismo tanto dentro de Estados Unidos como en la Unión Europea sobre el futuro apoyo a Ucrania.

Los miembros del Partido Republicano bloquearon un proyecto de ley de la Administración demócrata para financiar la escalada bélica de su aliado europeo, una proposición cada vez menos popular en el legislativo norteamericano, pero también entre los propios votantes, que en menos de un año deberán ir a las urnas para renovar la presidencia.

La propuesta preveía más de 100.000 millones de dólares en ayuda financiera a Kiev y también a Israel, que desde el 7 de octubre ejerce un asedio militar contra el grupo radical palestino Hamás en la Franja de Gaza.

F/Sputnik
F/AP