Percibimos los sabores gracias a las 10 mil papilas gustativas|Conoce el ‘efecto dramático’ de la percepción sensorial de la comida

Dicen que nada mejor en temporada de frío que una bebida caliente para entrar en calor, quizás sea justo eso lo que hace que durante los meses de invierno se vuelvan tan populares las infusiones de chocolate y café, ricas en azucares y carbohidratos.

Percibimos los sabores gracias a las 10 mil papilas gustativas que poseemos en la lengua, mejillas, paladar y garganta. Gracias a ellas identificamos cuatro sabores básicos, dulces, salados, ácidos y amargos. Las papilas se activan al mezclarse la saliva con el alimento o bebida que ingerimos, provocando una reacción en las células neurotransmisoras que a su vez envían un mensaje al cerebro que nos permite clasificar e identificar toda la gama de sabores que existen.

Se sabe que el sentido del olfato y el gusto trabajan en conjunto y que es gracias a ellos que se permite desarrollar una amplia gama de combinación sobre olores y sabores; por eso cuando nos resfriamos no logramos identificar ni saborear la comida que probamos. Por otro lado el sentido de la vista puede percibir alrededor de 8000 colores y matices con un determinado nivel de luminancia.

En resumen, cuando percibimos un aroma o un sabor se involucran todos nuestros sentidos, y se inicia un proceso llamado ‘Percepción sensorial’, durante éste se clasifican y jerarquizan las cosas que nos gustan y las que nos desagradan.

De acuerdo con un estudio publicado por el Journal of Sensory Studies, el color del recipiente en el que tomamos una bebida influye y en algunos casos modifica la percepción y el sabor de ésta.

Las tazas en colores tenues y/o cálidos como naranja o amarillo hacen que identifiquemos un más acentuado sabor dulce en el chocolate caliente, contrario a que si estuviéramos bebiendo en una taza de color rojo y/o tonos fríos.

Este estudio se apoya en el postulado efecto dramático con que percibimos la comida, postulado por la Universidad Politécnica de Valencia, en donde 60 voluntarios fueron puestos a beber diferentes modalidades de chocolate caliente servido en tazas de colores blanco, crema, rojo y naranja hechas del mismo material y tamaño.

Los participantes reportaron que el chocolate les supo más dulce cuando lo tomaron en recipientes de colores tenues como el naranja y color crema.

El efecto dramático sucede cuando cerebro detecta diferencias al percibir los colores en los recipientes y esto se transcribe en las papilas modificando el sabor de los alimentos, a este proceso se le llama ‘Percepción sensorial’.

¿Y tú? ¿Cómo te tomas el chocolate?

Fuente/ contenido.com.mx/