Consolidar la Declaración de Cooperación con los países OPEP y No OPEP es uno de los retos para este 2019, afirmó Presidente de PDVSA

Uno de los retos para este 2019 -en materia petrolera- será consolidar la Declaración de Cooperación con los Países OPEP y No OPEP, afirmó este domingo el máximo representante de Petróleos de Venezuela (PDVSA), Manuel Quevedo, como parte de la agenda de trabajo fijada por la República Bolivariana de Venezuela en el ejercicio de la presidencia de la Organización de los Países Exportadores de Petróleo.

Entrevistado por el periodista venezolano, José Vicente Rangel, el ministro del Poder Popular de Petróleo señaló que el referido organismo internacional, fundado en Bagdad, Irak, en 1960, no ha sido penetrado por intereses desestabilizadores, que buscan siempre propiciar una caída abrupta de los precios del crudo en el mercado internacional, mediante el irrespeto a los acuerdos de recortes de producción.

“Dentro de la Organización han pretendido infiltrar y llevar intereses, pero no les ha llegado bien el mensaje a los que han pretendido influir. Los países miembros han sufrido las agresiones y sanciones de Estados Unidos en el pasado”, señaló el funcionario al referirse que algunos países OPEP (como Irak, Irán y Venezuela) y No OPEP (como Rusia)  han sido víctimas de la persecución financiera por parte del Gobierno de los Estados Unidos.

Denunció, al mismo tiempo, que el Congreso de los Estados Unidos está preparando leyes para atacar y deslegitimar la OPEP. “Desde el Congreso estadounidense preparan leyes para atacar y deslegitimar a la OPEP con una visión imperial de dominio”, alertó el titular de PDVSA .

También aclaró que los integrantes de la OPEP son países autónomos y soberanos.

“El petróleo debe ser utilizado para el desarrollo de los pueblos del mundo, de manera soberana con respeto a las decisiones de los gobiernos, no puede haber una intromisión a través de un Twitter”, manifestó Quevedo al satirizar al magnate Donald Trump, quien pretendió ordenar, a través de su cuenta en la referida red social, una inmediata baja de los precios del crudo, irrespetando así los acuerdos alcanzados de los países soberanos de la OPEP.

Sentenció que el Gobierno de los Estados Unidos pretende instaurar una visión unipolar de las relaciones económicas y por eso aplica agresiones financieras contra las naciones emergentes del mundo como la República Popular China: “El año 2019 será de crecimiento, sin embargo el gobierno norteamericano ha atacado comercialmente a China, dirigido a desacelerar el crecimiento económico, es una política de agresión financiera a sus competidores.

Lea también: La OPEP y su papel en la estabilización del mercado petrolero

Sanciones internacionales le ocasionaron a Venezuela la pérdida de 20 mil millones de dólares en 2018

Irán y Rusia crearán moneda digital ante sanciones de EEUU

Rusia opta por eliminar el dólar de sus transacciones financieras para garantizar su seguridad

RECUPERAR CITGO

Sobre el robo de CITGO por parte de la administración de Donald Trump, el titular de Petróleos de PDVSA comentó que, por instrucciones del presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, las autoridades venezolanas emprenderán medidas judiciales en los tribunales estadounidenses, para recuperar esta empresa filial de nuestra industria petrolera, que mediante el suministro especial de de combustible para calefacción, beneficia a los hogares más pobres en EStados Unidos.

“Nosotros desde Venezuela nos hemos convertido, no sólo en un objetivo político, en objetivo económico, nos han decretado que vienen por el petróleo venezolano”, acotó.

Finalmente, respectoa  la situación actual de PDVSA,  el ministro del Poder Popular para Petróleo puntualizó que la industria petrolera cuenta con la conciencia de clase de las trabajadoras y los trabajadores: “Los trabajadores saben de lo que estamos hablando, saben que la oposición (dirigencia política apadrinada por Washington y sus aliados-  está haciendo una política de entrega del petróleo venezolano, volver al pasado, quitarle a los trabajadores lo que Chávez nos dejó”.

CONTEXTO: CHÁVEZ Y LA OPEP

 

Tal como lo indica el portal web de la Vicepresidencia de la República, gracias al papel histórico y visión del comandante Hugo Chávez, la política de las naciones que integran la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) se transformó en un ejemplo para refundar este organismo bajo nuevas condiciones de respeto, soberanía y prosperidad.

A finales de la década de 1990, la producción de crudo de Venezuela y el resto de los países miembros de la Opep registraba niveles muy por encima de las cuotas establecidas por el grupo, lo que originó una caída sustancial en los precios del barril y amenazó la estabilidad económica y social de las naciones productoras y exportadoras de petróleo.

De este modo, la cesta del bloque petrolero se situaba en poco más de 12 dólares por barril, mientras que el crudo venezolano rondaba los 7 dólares.

Ante este escenario, el comandante Chávez, quien había asumido la presidencia de la República en 1999, emprendió una campaña para rescatar los principios fundamentales de la política petrolera, diseñada por el venezolano Juan Pablo Pérez Alfonzo, destinada a estabilizar el mercado internacional de los hidrocarburos, conducir a los países productores a obtener un razonable retorno de las inversiones y asegurar el suministro continuo y estable para las naciones consumidoras.

Por tal motivo, realizó una gira de trabajo de nueve días por las naciones Opep, que lo llevó a Arabia Saudí, Irak, Irán, Libia, Indonesia, Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Kuwait, Nigeria y Argelia, con el fin de invitar personalmente a sus homólogos a que asistieran a una cumbre en Caracas.

El objetivo era propiciar el diálogo para lograr el restablecimiento de las cuotas de producción fijadas por la institución petrolera para sus integrantes, hecho que se cristalizó con la celebración de la segunda Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de las naciones Opep, que tuvo lugar en la capital venezolana entre el 27 y 28 de septiembre de 2000.

El encuentro se produjo 25 años después del efectuado en Argel (Argelia) en 1975 y fue propicio para revitalizar los fundamentos de la organización, reafirmar sus principios y reforzar la unión ante los retos que se pudieran presentar a futuro: “Hoy, cuando hemos leído esta Declaración Solemne de Caracas me atrevo a decir: Hemos triunfado. Inta sarna. Hemos cumplido el objetivo”, afirmó Chávez en esa oportunidad.

Durante su discurso de clausura el líder socialista añadió: “La Opep le dice al mundo, desde Caracas, que seguimos comprometidos en el suministro, en el flujo de petróleo adecuado, oportuno y seguro al mercado mundial”.

Con la cumbre se hizo posible el diseño, propuesta y aplicación del sistema de bandas de precios para garantizar un monto que permitiera cubrir las inversiones que requieren las actividades de extracción y procesamiento de crudo, y que fuera también justo para los países consumidores de energía.

A través de este sistema que operó por cinco años, la Opep aumentó sus extracciones si la cotización del crudo superaba el límite máximo, y la reducía si se situaba por debajo del mínimo.

Esta acción ocasionó que el precio del barril se recuperara paulatinamente y para 2005 pudiera escalar a un promedio de 50 dólares.

Posteriormente, gracias al establecimiento de una cuota conjunta de producción, y al desarrollo que experimentaron las economías de China y Rusia, y naciones emergentes como Brasil, India, y Sudáfrica, (hecho que incidió en el aumento de la demanda energética), la cotización del crudo de los países Opep se mantuvo durante cinco años en un monto superior a los 100 dólares.

Sin embargo, la crisis económica capitalista que atraviesan varias naciones europeas y el aumento indiscriminado de la producción de crudo de esquisto por parte de Estados Unidos ocasionó que el precio del crudo experimentara desde mediados de 2014 una merma superior al 50%.

T/Luis Lovera Calanche con información de Vicepresidencia de la República
F/@PDVSA