Era objeto de una persecución judicial|Declaran inocente a la esposa de Lula por caso Lava Jato

El juez encargado de la Operación Lava Jato, Sérgio Moro, declaró inocente de casos de corrupción a Marisa Letícia Rocco, esposa del expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, quien era objeto de una persecución judicial impulsada por la derecha brasileña.

La ex primera dama falleció el pasado 3 de febrero a los 66 años tras un accidente cerebro vascular que deterioró su estado de salud. A raíz de su muerte, la defensa de Lula y de su esposa pidió a Moro la “absolución sumaria”, por el hecho de no poder ser juzgada.

“La superación de inocencia solo se supera en cada de condena criminal, al no haber condena criminal es evidente que el acusado, cualquiera que sea el motivo, tiene que considerarse inocente”, explicó el juez, criticado por Lula al considerar que ejerce una persecución política contra su persona.

“En vista del lamentable óbito declaro la extinción de la punibilidad de Marisa Letícia”, agregó Moro.

Lula le prometió a su compañera y madre de sus cuatro hijos continuar “peleando mucho para salvar tu honra y tu memoria” en medio de las acusaciones de corrupción en su contra, aun cuando era inocente.

Rocco, de 66 años, fue la segunda esposa de Lula, con quien contrajo matrimonio en 1973 cuando ambos eran viudos y fue primera dama de Brasil entre 2003 y 2010. Era madre de cinco hijos, cuatro de ellos con Lula.

Conocida por su bajo perfil, Rocco, hija de un taxista inmigrante italiano de Sao Bernardo do Campo, fue un respaldo histórico en la carrera política de Lula, primero como sindicalista en los años 70 y luego al frente del Partido de Trabajadores (PT), durante la década de los 80.

Texto/Telesur
Foto/Reuters