De acuerdo con investigadores|Deficiencia de vitamina D en adultos limita sus condiciones físicas

Un estudio realizado por investigadores del Centro Médico Universitario VU en la nación de Ámsterdam (capital oficial de los Países Bajos), reveló que la mayoría de los adultos con deficiencia de Vitamina D podrían tener problemas con las actividades físicas cotidiana como vestirse o subir escalera; además sufrirían un declive en la capacidad de vivir de forma independiente.

La autora del estudio, Evelien Sohl, recalcó en un comunicado de prensa, que «los adultos mayores que tienen niveles bajos de vitamina D son más propensos a presentar limitaciones en la movilidad y a experimentar un declive en su funcionamiento físico con el tiempo».

Según su estudio, se calcula que hasta el 90 por ciento de las personas mayores presentan una deficiencia de vitamina D, que usualmente se absorbe a través de la luz del sol o de la dieta y que tiene un papel esencial en la salud ósea y muscular; por lo que una deficiencia puede llevar a una menor densidad ósea, a debilidad muscular, a la osteoporosis y a huesos rotos.

La investigación incluyó a más de mil 300 personas de 55 a 88 años de edad en los Países Bajos, a quienes se dio seguimiento durante seis años. Se revisaron los niveles de vitamina D de los participantes, y se les preguntó sobre su capacidad de realizar tareas rutinarias, como sentarse y levantarse de una silla o caminar al aire libre durante cinco minutos sin descansar.

Entre los participantes de 65 a 88 años de edad, los que tenían los niveles más bajos de vitamina D eran 1.7 veces más propensos a tener por lo menos una limitación física que los que tenían los niveles más altos de la vitamina. Entre los participantes de 55 a 65 años de edad, los que tenían los niveles más bajos de vitamina D eran dos veces más propensos a tener por lo menos una limitación física que los que tenían los niveles más altos de vitamina D.

«Los individuos mayores con esas limitaciones son más propensos a ser admitidos en hogares de ancianos y se enfrentan a un mayor riesgo de mortalidad», alertó la autora.

La vitamina D se encuentra en alimentos como el queso, la mantequilla, a crema de leche, a leche enriquecida, pescado graso (atún, salmón y caballa), ostras, cereales para el desayuno, margarina y leche de soya enriquecidos.

Sin embargo, puede ser muy difícil obtener suficiente vitamina D de fuentes alimentarias solamente. En consecuencia, algunas personas posiblemente necesiten tomar un suplemento de esta vitamina. La vitamina D que se encuentra en los suplementos y alimentos enriquecidos viene en dos formas diferentes: D2 (ergocalciferol) y D3 (colecalciferol).

Fuente/teleSUR
Foto/Archivo