Diecisiete venezolanos debutaron este año en las Grandes Ligas

Diez fueron lanzadores, cuatro receptores, dos jardineros y un infielder

__________________________________________________________________

Andrés Giménez (Mets), William Contreras (Bravos), Edward Olivares (Padres), Anthony Castro (Tigres), Nivaldo Rodríguez (Astros), Carlos Sanabria (Astros), Alí Sánchez (Mets), Keibert Ruiz (Dodgers), Ricardo Sánchez (Cardenales), Luis Alexander Basabe (Gigantes), Miguel Yajure (Yanquis), Carlos Hernández (Reales), Luis García (Astros), Mauricio Llovera (Filis, José Mujica (Rockies), Rafael Marchán (Filis) y Edwar Colina (Mellizos) tienen algo en común: todos debutaron este año en las Grandes Ligas.

Estos 17 compatriotas no establecieron una marca en una zafra, porque en otras subieron veinte o más. Sin embargo, en esos casos fueron en zafras de 162 partidos, mientras que estos 17 llegaron en una campaña de apenas sesenta careos, debido al recorte por la pandemia del Covid-19. Para un botón, los 17 fueron la misma cantidad de debutantes el año pasado. Muchos dìrán que un roster de 28 jugadores por cada equipo casi todo el torneo, además de estar en un grupo de emergencia de peloteros, ayudó en mucho.

Sin embargo, el talento lo tienen, pero es indudable que también otras circunstancias adelantaron su subida más rápido de lo que se esperaba, como fueron los casos de los receptores William Contreras, Alí Sánchez, Keibert Ruiz y Rafael Merchán, en especial, cuando las lesiones y las numerosas doble carteleras que se suscitaron ameritaron tener un careta más de respaldo. Igual pasó con la mayoría de los serpentineros, que acumularon de paso diez de los ascensos.

Anthony Castro, Nivaldo Rodríguez, Carlos Sanabria, Ricardo Sánchez, Miguel Yajure, Carlos Hernández, Luis García Mauricio Llovera, José Mujica y Edwar Colina se montaron sobre el morrito; mientras William Contreras, Alí Sánchez, Keibert Ruiz y Rafael Merchán lo hicieron como mascotas; Edward Olivares y Luis Alexander Basabe en los jardines; y Andrés Giménez (Mets) como infielder.

De todos, el que tuvo rol regular fue Giménez, quien de paso cumplió con las expectativas de los metropolitanos. El barquisimetano es uno de los mejores prospectos de Mets de Nueva York y este año lo demostró. Estuvo en play en 49 de los 60 choques de ronda regular y dejó average de .263 con 31 hits (incluyendo tres dobles, dos triples y tres cuadrangulares) con 12 empujadas y 22 anotadas (tercero en la Nacional).

La velocidad es una de sus principales características y quedó evidenciado al quedar líder en bases robadas de la novena metropolitana con ocho. Dicha cantidad también fue la mejor entre los novatos de la Nacional y la segunda mejor marca de las Mayores entre los debutantes detrás de cubano de las Medias Blancas, Luis Robert. A nivel defensivo, Giménez vio acción en el campocorto (posición natural) en 23 juegos, tuvo cuatro en segunda y tres en tercera, pero lo más importante es que sólo pifió dos veces (uno en el SS y otro en la antesala). Con esta primera muestra en las mayores, seguramente tendrá algunos votos para el premio Novato del Año y, sobre todo, credenciales para tomar un lugar fijo en 2021.

Y otro que se mantuvo arriba gran parte de la zafra e incluso la terminó fue el jardinero Edward Olivares, quien inició con Padres de San Diego y culminó con Reales de Kansas City. Ligó para .240 con 23 indiscutibles: dos dobles, un triple; un cuadrangular, 10 remolcadas y nueve anotadas. Además mostró excelentes cualidades defensivas, lo que de seguir con la realeza, le abrirán oportunidades para ser regular en un equipo que está en reconstrucción.

EL PITCHER 428

Y fue el lanzador Edwar Colina el venezolano 428 que se estrenó de por vida en las Grandes Ligas desde que debutó el también pitcher Alejandro “Patón” Carrasquel en 1939. Su estreno fue la semana pasada cuando subió al montículo por Mellizos de Minnesota en un noveno tramo. Lamentablemente en apenas un tercio de actuación recibió cuatro hits, entre ellos un jonrón de Mike Moustakas, para tres carreras limpias, mientras que otorgó dos boletos. Los gemelos perdieron esa vez 7-2 ante Rojos de Cincinnati.

El derecho fue uno de uno de los cinco peloteros criollos invitados al campo de verano de Minnesota, incluidos en el grupo de reservas de 60. El tirador de 23 años es el prospecto número 16 de la organización, según MLB Pipeline, y en 2019 repartió su actuación entre Clase A fuerte, AA y Triple A.

Pero justo antes de iniciar los entrenamientos 2.0, el joven dio positivo a la Covid-19 y tuvo que someterse a una cuarentena. Una vez saludable, se unió al contingente de jugadores que se encontraban practicando en la sede alterna del club, en St. Paul.

De paso, Minnesota anunció su roster de 40 para la postemporada, que consta de 28 hombres activos y otros 12 en la llamada taxi squad o grupo itinerante, en el que apareció el nombre de Colina, por lo que está habilitado para participar en los playoffs. Sin embargo, fue enviado de vuelta a St. Paul, donde funciona el campo alterno de Minnesota, a la espera de otra oportunidad.

El talentoso joven se sorprendió por su llamado al equipo grande, justo antes de la conclusión del calendario regular. Colina señaló al portal Twins Daily: “Estaba bajando a desayunar cuando me enteré. No me lo esperaba. Fue una gran sorpresa y estaba muy emocionado. Es difícil de explicar cómo me siento en este instante. Es algo que había esperado durante toda mi carrera (de cuatro años en Ligas Menores). No tengo palabras para describir lo que siento”.

Colina en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP) forma parte de Navegantes del Magallanes. De acuerdo con reportes, su recta llegó a ser medida en más de 100 millas por hora, pero su envío más dominante es el slider, sobre el que ha estado trabajando de manera ardua.

T/ Eduardo Chapellín
F/ Archivo CO
Caracas