Columna guerras del pueblo|Diógenes de Sínope (Opinión)

Muchos criterios formulados por el filósofo Vladimir Lazo en entrevista del Correo del Orinoco el pasado domingo 17, desde una trinchera de crítica que construye Revolución -y consecuente con el legado chavista y la continuidad “maduriana” -si se permite el término- atinan en la detección de factores profundos que atascan el carro de la independencia económica y la Venezuela Potencia concebida en el III Objetivo Histórico del plan de la patria.

Se enfrenta una guerra económica y se tiene una burguesía fracasada sin duda. Y el filósofo plantea como reto estructural del modelo económico dar riendas a la clase trabajadora para virar drásticamente la situación y reconvertir el país en una economía productiva e industrial. Muy bien: empero donde no resulta fácil para el intelectual, y creo que, hasta ahora para ningún analista del chavismo -incluyendo al humilde autor de este artículo- es en cuanto a dilucidar el punto de la nuez: el “cómo”.

Y no solo la intelectualidad bolivariana, socialista, cristiana de izquierda y marxista, sino muchos que están más allá de la militancia abierta del cambio, deben dar su aporte en el tema.

En Pdvsa el riesgo que asumió en 2002 el comandante Hugo Chávez halló tierra abonada: conciencia. Y a 14 años de la retoma de la empresa por su fuerza trabajadora, manual e intelectual, la producción no se ha desplomado ni sufrido desperfectos estructurales originados en la mala gestión laboral. Fallas debe haber en Pdvsa, como en toda obra humana, pero ni por asomo se parece a la empresa tutelada por la Gente del Petróleo, “gente que sí sabía de hodrocarburos” y que llevó los precios del barril a siete dólares, en meses finales del presidente Rafael Caldera.

Se debe examinar mejor la experiencia de obreros e ingenieros criollos en Pdvsa para obtener lecciones respecto a cómo asegurar que una gestión alternativa en las empresas públicas -y eventualmente, un buen número de las privadas que pasaren al Estado-, se mantenga e impulse con niveles de calidad y administración en su desempeño. Se debe incorporar el control social.

Ese es reto para Sidor, Minerven, Aceites Diana, Lácteos Los Andes, Supermercados Bicentenarios, Conviasa, fundos zamoranos y otros centros productivos que el Estado financia, y donde debe penetrar Diógenes de Sínope para iluminar con su lámpara.

T/ Néstor Rivero
nestor5030@gmail.com

1 comentario

Haz clic aquí para hacer un comentario
  • Sr. Nestor, hay q’ seguir estudiando y actuando y corriguiendo errores, pero no podemos estar cogiendo modelos para aplicarlos a rajatabla, en cuanto a PDVSA, para mi esa empresa esta sobredimencionada en cuanto a nomina, asi como lo estan las empresas basicas, q’ ademas sus trabajadores solo estan pendiente de sus ingresos cada mes o año ganar mas , asi si su produccion la disminuyo en un 50% o la empresa esta a punto de quebrar, pues sus ingresos no sobrepasan horgadamente los gastos, y q’ quede algo para mantenimiento de maquinarias y posibles ampliacion de la planta.Solo piensan es sus ingresos y si quiebra la empresa el papa EDO le pagara sus prestaciones en cambio en la E. PRIVADAS, si quiebran no le pagan ni a los PTE de las mismas, eso deberiamos hacer en PDVSA Y en todas las del EDO, si las quiebrar sus trabajadores, q’ queden en la calle, y asi creo q’ comiencen a cuidar tanto su fuerzas ds trabajo como a las CIAS q’ se los compran a buen precio y el resto para su liquidaci