El kiosco de Earle: Entre gallos y virus

Antes se decía “entre gallos y medianoche”, pero lo que acaba de ocurrir en la OEA fue
“entre virus y bichos”.
El ministerio de colonias del imperio aprovechó la pandemia para reelegir al infeccioso
Luis Almagro, un impresentable sujeto al que la representante de México puso
en su puesto –el basurero de la historia- el mismo tramposo día de su “reelección”.
También Venezuela, por boca de su canciller, Jorge Arreaza, denunció el tinglado de chantajes
y extorsiones que ejerció Washington para coronar a su títere.
Solo el autoproclamado de aquí se quitó el tapaboca que Maduro le ordenó
llevar para felicitar al “reelegido”.
La vergüenza estaba de cuarentena.

earlejh@hotmail.com
Caracas