El paro de camioneros continúa en Brasil y se palpa el desabastecimiento

En los supermercados y abastos empiezan a escasear los productos. Las estaciones de servicio registran largas colas de usuarios. Algunos aeropuertos debieron suspender parcialmente sus actividades

_____________________________________________________________________

El presidente de facto de Brasil, Michel Temer, anunció este viernes que ordenó a todas las fuerzas militares del país disolver los cortes de ruta ejecutados por las organizaciones de camioneros que se encuentran en huelga.

El abastecimiento de insumos básicos y de combustible en Brasil se encuentra en una situación crítica, luego de cinco días de huelga del gremio de los transportistas de carga. Al respecto, Temer manifestó que “el Gobierno tuvo el coraje de dialogar y ahora tendrá el coraje de ejercer su autoridad”.

También calificó como “minoría radical” al conjunto de camioneros que no se plegó a los acuerdos pactados con los sindicatos del sector.

El portal Brasil de Fato señala que en las carreteras los camioneros que permanecen en huelga advierten que no se sienten representados por los sindicatos ni representados en los acuerdos.

El decreto de Temer autoriza la acción de las fuerzas para tomar camiones y dirigirlos en caso de que sus conductores se rehúsen a ello. Además autorizará multas y prisión contra quienes permanezcan en huelga, entre otros elementos.

El impacto de la huelga

Durante los cinco días de huelga del sector de los transportistas de carga, Brasil empezó a sufrir progresivamente una crisis de abastecimiento en sectores neurálgicos de la economía.

Las estaciones de servicio del país no cuentan con el inventario correspondiente y el suministro de combustible se encuentra al mínimo. En Brasilia los conductores debieron realizar grandes filas para llenar los tanques.

Los aeropuertos de varias ciudades del país no cuentan con el suministro correspondiente para equipar los vuelos. Es el caso de las infraestructuras ubicadas en Recife y en Brasilia.

Las frutas y legumbres comienzan a escasear en los principales supermercados y abastos. Mientras la distribución de carnes y productos alimenticios diversos puede estar comprometida en los próximos días. En Río de Janeiro el suministro de agua corre riesgos ante la ausencia de los productos químicos que se requieren para su purificación.

¿Qué originó todo?

La huelga de los camioneros responde al rechazo de los transportistas al incremento desmesurado de los precios de los combustibles, que aumentaron en un 56% en los últimos 10 meses.

La subida de la gasolina no marcha con los dígitos de la inflación en Brasil. En los últimos meses se incrementó 30 veces mas que el índice de precios al consumidor.

¿Por qué el incremento?

El portal Brasil de Fato entrevistó a una analista del Departamento Intersindical de Estadísticas y Estudios Socioeconómicos para determinar por qué el incremento tan agudo de los precios de la gasolina y diésel. Cloviomar Caranine explicó al respecto que el nudo fundamental del asunto es que el Gobierno de Temer y Petrobrás comenzaron a fijar los precios a partir de la relación cambiaria y del valor del crudo en el mercado internacional.

En ese sentido, todas las variaciones que sufra el valor del petróleo en el exterior impactan directamente el precio al que se fija la venta interna. Durante el Gobierno de Dilma Rousseff imperaban criterios distintos, ajustados a la realidad nacional brasileña.

Caranine explica que para Petrobrás priva una razón empresarial: la de obtener más ganancias en la Bolsa de Valores a partir de los réditos que surjan del incremento de los marcadores internacionales del petróleo.

También argumenta la analista que se trata de una política que poco tiene que ver con la realidad brasileña. Señala que la capacidad de refinación de Brasil está acorde con las necesidades de su mercado interno. El país consume 2 millones 700 mil barriles diarios y solo está en capacidad de refinar 2 millones 400 mil barriles por día. Caranine acota que ahora no importa cuánto Brasil refine de su petróleo porque los precios internos están acoplados al mercado internacional.

También denuncia que detrás de todo está el intento de privatizar Petrobrás. Durante el Gobierno de Michel Temer la capacidad de refinación del país ha disminuido en un 30%.