«El Tano Yea»: El periodismo a través de la caricatura cumple una simpática misión pedagógica

Ganar el Premio Nacional de Periodismo para Tomás Pérez Lavín “El Tano Yea”, fue consumar cuestiones que unen su trabajo diario, su lucha y su nacionalidad, que a su juicio “es dual, pero comprometida en ambas dos puntas del continente, porque, al fin y al cabo, estoy consumando en la República Bolivariana de Venezuela lo que dejé pendiente con nuestra derrota en Chile”.

Señaló “El Tano Yea” que sin postularse le otorgaron en 2013 el Premio Guillermo García Ponce, pero “una mano peluda tenía escondida mi nacionalidad, y aclarado el asunto ya como venechileno (o chilezolano) postulé por primera vez y me consideraron, así que es una gran satisfacción recibir el premio en Caricatura y Comunicación Visual”.

Como un animal político se define el destacado caricaturista del Correo del Orinoco, quien sostiene que su proyecto es que el pueblo se tome el poder. “Si para lograrlo hay que bailar merengue, pues lo haré”. Afirma que “ el periodismo a través de la caricatura cumple una simpática misión pedagógica muy importante, porque nuestro proyecto necesita informar, explicar, educar y advertir, es una alianza por la conciencia”.

Comentó que por provenir de una familia de artistas tomó los ejemplos artísticos de todos “y terminé de pintamuñecos porque me pareció lo más comunicacional para mi quehacer político, ya que fui militante desde los 12 y dirigente de las Juventudes Comunistas de Chile desde los 14 años”.

El Tano Yea opina que “derrotar la conspiración contra Venezuela es la tarea no solo de los caricaturistas, sino de todo el pueblo en unidad cívico-militar, para lo cual tenemos la Constituyente, con lo cual vamos a garantizar que el petróleo venezolano ¡seguirá siendo venezolano, no joda!”.

 

T/ Elízabeth Pérez Madriz
F/ Cortesía