#PorElEsequibo|El Esequibo es un problema que nos incumbe a todos, opinan jóvenes

“El Esequibo es como La Vinotinto, es un tema que nos une a todos los venezolanos”, aspira Petar Hrgetić Vitols, joven de 24 años que se ha unido a la defensa del territorio en disputa que sin lugar a dudas, considera es de Venezuela.

Para él lo más importante de los movimientos que luchan por la recuperación del Esequibo es la unidad que trasciende a los partidos. “Somos un movimiento políticamente muy diverso, siempre predomina el respeto. El amor por el Esequibo hace que trasciendan el partidismo en el que pudiéramos estar”, dijo en una conversación con el Correo del Orinoco.

Incluso, señaló que este conflicto limítrofe une a la juventud que considera es un sector de Venezuela que está dividido. “El año pasado la cantidad de problemas que hubo con las guarimbas, en el fondo fue juventud contra juventud. Nosotros consideramos que el Esequibo une a esa juventud dividida, hace que el pueblo tome conciencia de algo que es nuestro”, reflexionó.

Critica que algunos opinen que el Esequibo haya sido entregado por este u otro gobierno venezolano. Todo lo contrario precisó que “ha sido un trabajo de generaciones intentado recuperarlo”.

ACTIVIMOS PACÍFICO

Charlas y viajes al territorio en conflicto son algunas de las acciones que él junto a otros jóvenes voluntarios han emprendido para sumar esfuerzos con el fin de allanar el camino para que la Guayana Esequiba vuelva a ser parte de Venezuela.

“Practicamos un activismo muy tranquilo y pacífico, nunca llamamos a la confrontación con nadie pero nunca hemos dado nuestro brazo a torcer en cuanto a la recuperación total del territorio”, enfatizó.

ESTRATEGIA: ACTIVISMO SOCIAL

El joven estudiante de ingeniería en producción no tiene duda en que el Esequibo sí se puede recuperar aunque aclara que “esto es un trabajo que fácil nos puede llevar unas dos, tres generaciones. Probablemente yo esté viejo cuando recuperemos el territorio, pero es la manera más óptima y correcta que se pudiera recuperar el territorio: por la vía del activismo social”.

Además, expuso que “se necesita un grupo de abogados e internacionalistas muy preparados y que además sean muy venezolanos. No esos tipos que intentan ver la cosa con ‘ojos neutrales’ cuando son venezolanos”. Explicó que dicha actitud es muy perjudicial para los intereses de la nación.

CONCENTRAR ESFUERZOS EN EL MAR

No obstante, hay quien considera que el Estado venezolano ha cedido demasiado frente a las pretensiones de Guyana. Ese es el caso del joven Johan Tineo Rivodó, politólogo de 24 años de edad, quien destacó que Venezuela debe concentrar sus energías en el territorio marítimo del Esequibo.

“El Estado venezolano ha estado postergando el conflicto por décadas”, lamentó y sostuvo que esto es algo que en el momento actual afecta mucho.

Desde su visión “las acciones que se deben tomar en este momento dependen enteramente en los tratados internacionales vigentes y en el derecho consuetudinario para llegar a una conclusión en la que, considero, Venezuela no va a salir muy bien parada que digamos con respecto a la región terrestre del Esequibo”.

Según argumentó “es imperioso, eso sí, mantener los intereses con respecto al territorio marítimo venezolano, y al constante uso que se la ha dado con el correr de los años”.

Explicó que de ceder dicho espacio, Guyana “estaría sentándose en una mina de oro negro”. Por lo que “los jóvenes deben entonces ejercer un papel de lobby y exigir al gobierno de Venezuela que sea cual sea el resultado sobre el Esequibo terrestre, Venezuela debe mantener la propiedad del territorio marítimo que ha sido suyo por siglos”, concluyó.

LA APUESTA ES POR TODO EL TERRITORIO

A sus 26 años, Rajihv Morillo Dager, internacionalista y miembro del Movimiento Nacional al Rescate del Esequibano y el Esequibo, ha viajado en varias ocasiones al territorio en disputa y cuenta que las personas que ha conocido quieren adquirir la nacionalidad tricolor: “Me han dicho que quieren ser venezolanos”.

Recuerda que “sin territorio no hay Estado” por lo que la situación limítrofe “es un problema de seguridad de Estado”.

“Nos incumbe a todos, los recursos que hay en el territorio Esequibo son inmensos”, recuerda y señala que éstos son la razón de la presencia de empresas trasnacionales estadounidense, chinas, canadienses e, incluso, brasileras. “Ellos están muy claro de lo que hay allá y de lo que puede significar para el desarrollo del país”, agregó.

“El tema de la salida al Atlántico pasa por lo económico y lo geopolítico, el desarrollo del estado Delta Amacuro, el estado Bolívar, lo que se llama el eje fluvial apure Orinoco. Las implicaciones para el desarrollo del país son inmensas”, destacó.

Morillo Dager hizo una última reflexión durante la conversación: “Mi aspiración es que el problema del Esequibo sea lo mismo que Malvinas para los argentinos: un sentimiento nacional”.

LEA TAMBIÉN:
Morillo Dager, su juventud para el Esequibo: “soy parte de la generación de relevo” (+VIDEOS)

T/ Oswaldo Galet
F/ Archivo

hay que tener conocimiento de las personas que habitan y darle nacionalidad