Tras liberación de general Alzate|Farc-EP: Se deben precisar reglas de juego para garantizar continuidad de diálogos de paz

Iván Márquez, delegado de las Fuerzas Armadas Revolucionaria de Colombia-Ejército del Pueblo (Farc-EP), informó este domingo que deberán evaluarse los diálogos de paz con el Gobierno colombiano en La Habana, Cuba, luego de la suspensión de éstos por la retención del general Rubén Darío Alzate y dos ciudadanos más el 16 de noviembre pasado.

“Tendremos que conversar con el Gobierno nuevamente porque es una necesidad. Sobre todo después que quitaron del tablero las fichas de ajedrez. Ahora tenemos que recogerlas nuevamente, ubicarlas en los puntos en los que se encontraban para poder tener certezas de que los diálogos a futuro no van a tener interrupciones que retrasen una labor tan importante, como es la de conseguir la paz con justicia social”, explicó Márquez en un contacto telefónico con Telesur.

El pronunciamiento de Márquez se da luego de la liberación cerca de las ocho de la mañana (hora local) de este domingo, en el norte de Quibdó, del general Alzate, el cabo primero Jorge Rodríguez Contreras y la abogada Gloria Urrego, asesora de proyectos especiales del Ejército del país suramericano.

Márquez dijo que se tendrán “que precisar las reglas del juego para evitar que sucesos como éstos, y como lo hemos venido señalando resultan de una actitud impulsiva, no afecten la continuidad sosegada de las conversaciones en las mesas de paz de La Habana”.

Refirió que un proceso de paz, que a la fecha ha conseguido tres acuerdos parciales referidos a la reforma rural, participación política de las Farc-EP y drogas ilícitas, no puede verse interrumpido por situaciones como estas.

Por ello, Márquez ratificó la necesidad de un acuerdo bilateral del cese al fuego.

“Necesitamos el armisticio para rodear las conversaciones que desarrollamos en La Habana del mejor ambiente. Necesita el apoyo del país y del Estado, porque adelantar unas conversaciones en medio del estruendo, de las bombas y fusiles genera un ruido innecesario para que las conversaciones puedan fluir de manera sosegada y normal”, afirmó el representante de las Farc-EP.

El conflicto bélico en Colombia ha dejado alrededor de 6,5 millones de víctimas, entre ellas más de 200.000 muertos, por lo que resulta crucial para lograr la paz encontrar los mecanismos para su reparación y asegurar la no repetición de esos hechos, sostienen analistas.

Los diálogos de paz en La Habana ya lograron consensos en los puntos de reforma rural (mayo de 2013), participación política de las Farc-EP (noviembre de 2013) y drogas ilícitas (mayo de 2014).

Fuente/AVN