Todavía no conoce la derrota en 47 peleas|Floyd Mayweather dice ser mas grande que Mohamad Alí

Floyd Mayweather junior, el hombre que se dice “más grande que Alí”, porque nunca ha perdido una pelea, buscará demostrar el sábado ante Manny Pacquiao que su legado boxístico es más consistente que su boconería.

Mayweather y Pacquiao se miden en la arena del hotel-casino MGM Grand en una megapelea de 300 millones de dólares asegurados, y con tres títulos mundiales de peso welter en línea.

A sus 38 años de edad, Mayweather se está acercando al récord de Rocky Marciano, que se retiró en 1955 con 49 victorias, 43 de ellas por nocaut, para convertirse en uno de los íconos del boxeo estadounidense.

La pelea contra Pacquiao es parte de ese legado que Mayweather ha ido construyendo, aunque en el camino a ese objetivo se ha ganado numerosos detractores.

BUENA HISTORIA

Nacido el 24 de febrero de 1977 en Grand Rapids (Míchigan), en el seno de un hogar disfuncional con dos padres drogadictos, afroamericanos y de escasa educación, Mayweather tenía todas las bazas en su contra para revertir un futuro que parecía inevitable.

Pero el hijo primogénito de Floyd Maweather nació con un don: saber tirar golpes. Pero lanzarlos de forma tal, que en vez de parar en la cárcel ese talento lo ha catapultado a la fama, la fortuna, y dentro de unos años más, al Salón de la Fama del Boxeo.

Su padre, Floyd, un artista de la defensa, fue campeón nacional amateur en 1977, con una prometedora carrera profesional hasta que una sarcoidosis del pulmón le sacó de los encordados.

Sus tíos, Roger ‘La Mamba Negra’, y Jeff, fueron campeones mundiales de pesos superpluma y superligero.

Según cuenta su padre, desde que Floyd abrió los ojos, ya tenía predestinado su futuro.

“Cuando tenía tan sólo 10 meses de nacido, le enseñé a colocar las manos como un boxeador en guardia. Poco dias después, entré a la habitación y el chico estaba haciendo exactamente lo que le había enseñado”, rememoró Mayweather padre en unos de sus apartes con la prensa, mientras prepara a su hijo para la gran pelea del sábado.

TyF/AFP

1 comentario

Haz clic aquí para hacer un comentario