Inicio » Avances, Fútbol

Los rojiblancos se impusieron 1-0

El Atlético desdibujo al Real en el derbi madrileño

27 febrero 2016 | Haga un comentario

Con este resultado, el Real Madrid se queda a cuatro puntos del Atlético y la diferencia con el Barcelona se iría a 12 puntos si los azulgrana ganan su partido contra el Sevilla

Un gol de Antoine Griezmann selló el triunfo del Atlético de Madrid en el derbi ante un Real Madrid falto de frescura, ideas y tensión competitiva, que sumó en Liga su tercera derrota consecutiva en casa ante el cuadro de Simeone.

Con este resultado, el Real Madrid se queda a cuatro puntos del Atlético y la diferencia con el Barcelona se iría a 12 puntos si los azulgrana ganan su partido contra el Sevilla.

La historia se repite en un cambio de tendencia en los derbis madrileños. Otro recital rojiblanco en casa de su eterno enemigo, el mayor goce para su parroquia, provoca el fracaso del Real Madrid en Liga, con tres meses duros por delante de competición con la mente únicamente puesta en el milagro de la undécima Copa de Europa.

Fueron este tipo de duelos los que doctoraron a Simeone. Enfermizo estudioso del rival y experto en sacar el máximo rendimiento de sus jugadores. Zinedine Zidane necesitaba mostrarlo. El derbi presentó el plan esperado, el orden y las líneas juntas rojiblancas desfiguraron el fútbol blanco de ataque. Se ponían a prueba las variantes del técnico madridista, obligado a inventar algo para salir de la trampa.

El respeto marcó el primer acto tanto como la maestría táctica de Simeone. Un 4-4-2 con líneas muy unidas, solidarias en la presión, entregaron el balón sin miedo al Real Madrid que nunca encontró la forma de hacer daño. Se escuchaba el grito de necesidad a la aparición de media puntas que encontrasen espacios y pases de peligro. Isco desgastado en labores defensivas; James sin frescura, perdiendo cada duelo individual en el cuerpo a cuerpo.

Intentó Zidane desequilibrar con una salida en tromba como suele hacer en el Santiago Bernabéu. Antes del primer minuto llegaba un intento de Cristiano Ronaldo. Era un espejismo. Hasta pasada la media hora no llegó el primer disparo a la puerta de Oblak y fue a balón parado, con el portugués reventando el esférico pero su lanzamiento centrado a los puños del meta esloveno.

En el camino se impuso la impotencia a los intentos madridistas y la tranquilidad rojiblanca. Danilo se ganaba el respeto de su afición a base de entrega y la figura de Augusto emergía en la lucha en la medular, conModric y Kroos maniatados en la presión, sin poder imprimir la velocidad que necesitaba. La unión de los jugadores de Simeone dejaban en el olvido el cansancio acumulado de tres duelos de alta intensidad en una semana.

El encuentro caminaba por donde deseaba el Cholo. Mientras esperaba que la paciencia del rival y su afición se agotase, esperaba su momento el Atlético. Seguro de que llegaría. Y acabó probando a Keylor Navas con mayor peligro. Augusto buscó puerta sin éxito como Koke el gol olímpico. El corazón se encogía en la grada del Bernabéu en una mala cesión de Danilo a Keylor, que escurría al querer controlar con el pecho.

Zidane cambiaba de banda a Cristiano con James como primera prueba. Su equipo no carburaba. La definición de equipo trabajado la plasma el Atlético. Un solo despiste, en un saque de banda, que costó la amarilla a Godín por derribar a Benzema. El francés no encontraba la portería rival a la media vuelta en la prolongación del único lanzamiento a puerta blanco de la primera parte, en aquella falta de Cristiano.

Dio paso a los momentos de mayor peligro atlético. La primera vez que quiso el balón lo tocaron todos sus jugadores hasta que llegó a Griezmann. Sacó un disparo repleto de veneno desde la frontal ante el que voló Keylor. Instantes después Juanfran encontraba el desmarque de Koke que chutaba al palo del portero. El córner lo remataba Godin antes de que se bajase el telón del primer acto.

Se le pedía a Zidane que inventase algo y lo hizo al descanso. Benzema no estaba a tope, recién recuperado de sus molestias en la cadera. Saltaba por los aires el orden por jerarquía y no entraba Jesé. El elegido era Borja Mayoral, la actual perla de la cantera. Un nueve con gol y clase que dejaría máxima entrega en cada acción.

A los 48 minutos Cristiano se sintió extrañamente solo dentro del área rival. No lo pensó y chutó cruzado acariciando el poste. La afición madridista se encendía con la lucha con robo de Mayoral pero James no estaba para grandes citas.

El partido cerrado comenzaba a abrirse por el ímpetu local. Fue cuando llegó el golpe rojiblanco que hizo tambalearse todo. Un error en la salida de balón provocó el robo, la asistencia de Filipe y el remate abajo de Griezmann para romper su sequía de cinco partidos sin marcar. Referente atlético absoluto, respondió el día señalado.

Los nervios se apoderaban del coliseo blanco, con la paciencia agotada y recuerdos de la inferioridad ante el Barcelona en el otro duelo grande del curso. Surgieron gritos contra el presidente del club y los jugadores regresaron al atasco y la imprecisión. Saúl perdonaba la sentencia, en un mano a mano contra Keylor. Ahí estuvo el partido, dirían los atléticos si el partido hubiese cambiado.

Solo le quedaba el orgullo al Real Madrid. Lo representó Mayoral, que no paró de intentarlo, y Cristiano va sobrado de él. A los 68 minutos tuvo su segunda clara, cabeceando solo abajo un centro desde el costado derecho, de nuevo a manos de Oblak, que también volaba para sacar otra de Mayoral.

El partido moría con el Atlético defendiéndose, sufriendo lo justo ante un nuevo remate de Cristiano y un disparo cruzado de Danilo. Faltaban variantes, fe y fútbol en los madridistas para cambiar un resultado que marca la temporada. Fin del curso liguero a las primeras de cambio, como ocurrió en Copa. El Atlético se ganó a pulso ser la alternativa a un Barcelona firme.

Ficha técnica:

Real Madrid: Keylor Navas; Danilo, Varane, Sergio Ramos, Carvajal; Kroos, Modric, Isco (Jesé, m.70); James (Lucas Vázquez, m.57), Cristiano Ronaldo y Benzema (Borja Mayoral, m.46).

Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Giménez, Godín, Filipe; Augusto Fernández (Kranevitter, m.77); Griezmann, Gabi, Saúl, Koke; y Fernando Torres (Correa, m.81).

Goles: 0-1, m.53: Griezmann.

Fuente/ Elespectador.com

Haga un comentario.

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.
El Correo del Orinoco no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. No se permitirá la inclusión de números telefónicos, los mismos serán eliminados por su propia seguridad. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Caracteres restantes: 1000