Error en la base de datos de WordPress: [Got error 28 from storage engine]
SHOW FULL COLUMNS FROM `wp_options`

Error en la base de datos de WordPress: [Got error 28 from storage engine]
SELECT t.*, tt.*, tr.object_id FROM wp_terms AS t INNER JOIN wp_term_taxonomy AS tt ON t.term_id = tt.term_id INNER JOIN wp_term_relationships AS tr ON tr.term_taxonomy_id = tt.term_taxonomy_id WHERE tt.taxonomy IN ('category', 'post_tag', 'post_format') AND tr.object_id IN (1662407) ORDER BY t.name ASC

Participa en la pieza de humor negro y drama El loco y la camisa|Gabriel Agüero: "El teatro no puede quedarse en una sola sala” |

Participa en la pieza de humor negro y drama El loco y la camisa|Gabriel Agüero: «El teatro no puede quedarse en una sola sala”

Propuestas teatrales existen muchas y de variedad en los teatros de Caracas y el país. Sin embargo, actualmente existe una en La Caja de Fósforos de la caraqueña Concha Acústica en Bello Monte, que atrapa de principio a fin a un ritmo trepidante y que no llega a una hora de duración. Se trata de la pieza del argentino Nelson Valente, bajo la dirección de la reconocida Diana Volpe: El loco y la camisa.

El elenco actoral está conformado por Haydée Faverola, Rossana Hernández, Gabriel Agüero, Elvis Chaveinte y Djamil Jassir, quienes dan vida a una familia que será el centro de apariencias y verdades escondidas.

La trama de esta pieza que se balancea entre el humor negro y el drama, gira sobre la locura de un personaje perteneciente a un núcleo familiar humilde, quien trastoca las disfrazadas realidades de sus familiares: un padre machista, una madre ama de casa sumisa y una hija con un novio adinerado que ve en él su posibilidad de salir del barrio.

La pieza es una producción de La Caja de Fósforos y Hebu Teatro con diseño de escenografía de Rafael Sequera, diseño de vestuario de Freddy Mendoza, diseño de luces de Gerónimo Reyes y asistencia de dirección de Andreina Salazar. Las funciones serán hasta el domingo 3 de abril, los viernes y sábados a las 8:00 pm y domingos a las 6:00 pm.

Uno de los actores que destaca en esta obra es Gabriel Agüero, quien interpreta a Beto, el «loco» de la familia.

¿Cómo fue el proceso de construcción del personaje?

– Cada proceso teatral es distinto al abordarlo, el trabajo físico y corporal es distinto en cada propuesta. En el caso del El loco y la camisa nos apegamos al texto, ya que surgió de improvisaciones… Esta obra es texto y situaciones, todo va fluyendo.

¿Cómo hace para que los personajes no se mezclen?

– Pareciera que no, pero en cada personaje uno pasa el swich muy rápido de un proceso a otro, porque se trata de otra energía, de otra manera de abordar a otro director, otras propuestas. Si uno está consciente no va a caer en repeticiones.

¿Cómo es su relación con los directores?

– Siempre hay un diálogo entre el actor y director porque se debe mantener un respeto y la convicción por lo que se va a llevar a cabo. Si uno está consciente de eso no hay diálogo que no pueda ser posible. Hay directores que vienen con su propuesta totalmente clara, pero otros que no, por lo que uno tiene que proponer e ir balanceando o equilibrando lo que se hace.

Usted ha sido también director…

– Cuando dirigí entendí mucho más a los actores, el proceso, porque estaba del otro lado y vi como los actores abordan el proceso. Para mi la actuación fue mejor después que dirigí, porque entendí otras cosas. Una fue la paciencia, porque yo soy uno de esos actores que le cuesta traer todo listo, solamente vengo a ver en los ensayos que fluye. Vengo con las herramientas, pero no con una propuesta porque tengo que dialogar con el director. Eso lo entendí como director.

¿Hay un personaje que lo haya marcado?

– Uno va creciendo cada vez más cuando va de propuesta en propuesta. Agradezco muchos los procesos donde coincidió mi inmadurez actoral como en Celebración a trabajos como Mercurio, porque siento que he madurado cosas con los procesos. Tiene que ver con la madurez como actor y persona. No siento que algún papel lo hubiera hecho de otra manera, sino que lo hubiera hecho igual pero con mayor madurez. El teatro es como la vida, en la medida que van creciendo tus personajes es porque tu vas creciendo como persona.

¿Le gusta remontar obras?

– Amo los remontajes porque siento que los procesos se asientan, una vez que tú haces una obra la haces con muchas dudas, el encuentro con el público modifica la obra, pero una vez que la remontas siento que aprendes mucho del personaje que estás haciendo. Ahora, hacer otro personaje de esa obra sería un reto, sería interesante ver ese personaje que hiciste visto ahora desde otro personaje.

¿Cómo ves las nuevas propuestas teatrales en el país?

– Bien. Creo que se están proponiendo y haciendo muchas cosas nuevas, con gente joven participando. Los jóvenes, que ya no somos tan jóvenes (risas) seguimos trabajando y otros dirán cómo son las propuestas, pero sí seguimos trabajando, por ahí va la dinámica.

¿Llevar este tipo de obras distintos públicos estimula?

– Absolutamente, porque siento que el teatro no puede quedarse en una sola sala, sino que debe ir a diferentes espacios porque sería ideal que las obras dieran vueltas por distintos escenarios, ya que son públicos distintos. Ejemplo, en Caracas no todo el público del oeste va al este y viceversa. Es cuestión de comodidad por los espacios, aunque a la gente que le gusta el teatro va donde sea. En las condiciones actuales hay que alimentar a los teatros en sus zonas, sus comunidades porque así va a crecer el teatro.

T/ Eduardo Chapellín
F/ Héctor Lozano
Caracas