El cortometraje El color de la salsa se llevó el primer lugar| Ganadores del concurso de cine comunitario recibieron equipos para seguir produciendo

Los directores Osman Álvarez, José Luis Ramírez y Omar Mora, junto al presidente de Amazonia Films, Victor Luckert (al centro)

Cerca de 270 historias locales han participado en las cuatro ediciones del Concurso Nacional de Cine y Video Comunitario, que tiene su nicho en el Festival Latinoamericano y Caribeño de Margarita, como una de las secciones especiales. Así lo indicó Víctor Luckert, presidente de Amazonia Film, durante la entrega de los equipos que forman parte del premio otorgado a los tres primeros lugares del certamen de 2011.

Aunque los triunfadores recibieron sus respectivas estatuillas en octubre pasado, en el cierre del último festival margariteño, Luckcert explicó que por razones de aduana la entrega de las herramientas para la producción de audiovisuales se realiza en tierra firme.

Los cortometrajes El color de la salsa (Distrito Capital), Mi orgullo: Ser campesino (Guárico) y El regreso de los espantos (Táchira), sobresalieron por votación popular con el primero, segundo y tercer lugar, respectivamente, en el certamen nacional en el participaron cerca de 80 producciones.

Vale mencionar que luego de cerradas las postulaciones, estas producciones se exhiben en la red de salas comunitarias de la Cinemateca Nacional, para que la gente los vea y elija a sus favoritos. Finalmente los tres más votados se proyectan durante la fiesta cinematográfica margariteña.

Para la próxima edición los cortometrajes aspirantes al concurso se proyectarán desde el 20 de agosto hasta el 19 de septiembre, según precisó el presidente de la distribuidora estatal Amazonia Film.

¿QUIÉN DIJO SALSA?

El ganador del primer lugar, José Luis Ramírez, recibe sus premio de manos de Victor Luckert

Por primera vez, desde la creación del concurso comunitario, resulta ganador un cortometraje caraqueño. En este sentido rompió el celofán El color de la salsa, un documental que, sin fijar posición, explora las distintas versiones sobre el origen de la palabra empleada para designar al género musical caribeño.

La historia intenta encontrar la realidad sobre quién le dijo primero “salsa” a esa música, “quién la inventó, muchos los atribuyen a Danilo Escalona, otros dicen que fue en New York, que fue la capital de la salsa. No fijamos posición, están todas las versiones”. “Unos dicen que la salsa tiene muchos colores, otros dicen que no tiene color pero sabe a chocolate. Yo digo que la salsa es y seguirá siendo roja rojita”, comentó José Luis Ramírez, director del documental.

DE REGRESO AL CAMPO

Osman Álvarez: segundo lugar

Un campesino es desterrado de su hogar por las precarias circunstancias. Se ve obligado a desplazarse a la ciudad para garantizar el sustento de su familia. Posteriormente muere lejos de su lugar de origen, dejando a una viuda y un huérfano.

El niño logra prepararse con el apoyo de su madre y alcanza la posición de ministro para la Agricultura. Con este cargo vuelve al terruño de su padre para devolver las tierras que fueron arrebatadas a los campesinos. Esta es la historia que se cuenta en 20 minutos en el cortometraje Mi orgullo: Ser campesino, ganador del segundo lugar.

“Quisimos reflejar lo que estamos viviendo en la actualidad, haciendo un contraste de todo lo que fue la Venezuela del pasado y lo que es el presente en cuanto al campesino”, explicó Ósman Álvarez, director del audiovisual.

ESPANTOS VS. VIDEO JUEGOS

El director Omar Mora ganó el tercer lugar

La Sayona, El Silbón y la Llorona se dan cuenta de que están perdiendo sus poderes para espantar a la gente. En un consejo, deciden investigar el origen de esa situación. En la búsqueda, descubren que las nuevas generaciones no los conocen porque están muy entretenidos con la televisión y los videojuegos.

Una vez detectado el problema, el trío se dedica a desenchufar las consolas de juegos digitales y los televisores, para después recuperar sus correspondientes atributos de espantos.

Esa historia, adaptada a partir de una obra de teatro local, es la que cuenta El regreso de los espantos, dirigido por Omar Mora, merecedor del tercer lugar en el más reciente Concurso Nacional de Cine y Video Comunitario.

PRONTO EN TVES Y LA CINEMATECA

Victor Luckert y Juan Carlos Lossada

Víctor Luckert, presidente de Amazonia Films, dijo que una vez finalizado el Concurso Nacional de Cine y Video Comunitario, sin perjuicio de los derechos comerciales, se solicitó a los realizadores los derechos de distribución para exhibirlos en las salas regionales de la Cinemateca Nacional y en la Televisora Venezolana Social (TVES).

“Ahora Estamos en conversaciones con la Cinemateca para cuadrar los horarios e igual con Tves para ver cuándo nos pueden ofrecer un espacio en su parrillas de programación” y difundir estas producciones hechas dentro de las propias comunidades, adelantó el funcionario.

VENEZUELA, EJEMPLO A SEGUIR

Para Juan Carlos Lossada, presidente del CNAC, el desarrollo del cine comunitario en Venezuela es un logro aún mayor que el incremento de los estrenos venezolanos en las salas comerciales y el crecimiento del público que paga la entrada para verlos.

“Creo que esto es más significativo. En los últimos cinco o seis años ha venido desarrollándose una nueva manera de hacer cine, una manera que le pertenece a cada comunidad, a cada pueblo, a cada ciudad”, afirmó.

A este respecto, el presidente de Amazonia Film, Víctor Luckert, informó que la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, dirigida por Gabriel García Márquez, prepara un libro en el que se recoge la experiencia venezolana con el Concurso Nacional de Cine y Video Comunitario.

“Venezuela es de los pocos países en el mundo que esta desarrollando una experiencia consistente como este movimiento de cine comunitario. Es difícil encontrar experiencias similares, ni siquiera en países vecinos. Es difícil encontrar en otra parte del mundo un proceso natural, espontáneo como el que se esta dando aquí”, insistió Lossada.

T/ Luis Jesús González Cova
F/ Joel Aranguren