Dijo que grupos económicos que respaldan a Capriles no creen en la política|GIS XXI: Chávez ganará en cualquier escenario el 7-O

Presidente de la encuestadora GIS XXI Jesse Chacón

El estudio realizado en la primera semana de septiembre permitió al Grupo de Investigación Social GIS XXI plantear tres escenarios para las elecciones del 7 de octubre.

El director de la consultora, Jesse Chacón, comentó en una entrevista concedida al Correo del Orinoco que dependiendo de cómo se muevan los indecisos y las estrategias que desplieguen los comandos, se definirá el contexto electoral.

Señaló que el reto del Comando Carabobo será convencer a los electores que la oferta del candidato opositor es engañosa y que detrás de su discurso está el paquetazo que firmaron los precandidatos de las primarias el 23 de enero. En este escenario, ocurriría un desplazamiento de la mayoría de los indecisos hacia el presidente Hugo Chávez, garantizando su reelección con un 60,1%, mientras que Henrique Capriles lograría 39,9% de los votos.

Con esta estrategia, el Comando Carabobo debe explicar a las ciudadanas y los ciudadanos que los logros obtenidos en revolución no son fortuitos, sino que son producto de un proceso “y que solo se van a seguir progresando dentro del proceso”.

Indicó que si por el contrario la estrategia de Capriles se impone, “según la cual en Venezuela no va a pasar nada, que todo va a seguir igual, y que simplemente se va a sustituir a Chávez”, igualmente el Jefe de Estado saldría favorecido con el apoyo de las indecisas y los indecisos. El resultado quedaría 54,6% a favor de Chávez y 45,4% a favor de Capriles.

En un escenario intermedio, Chávez ganaría con 56,5%, y el candidato de la derecha obtendría 43,5%.

-Si los resultados del 7 de octubre arrojan un margen estrecho entre ambos candidatos, ¿cree que la oposición emprendería algún plan desestabilizador?

-Internamente están tratando de convencer a su gente de que tienen aproximadamente un millón de votos por encima de Chávez y que si el CNE dice que ganó Chávez, es que el CNE le hizo trampa y le quitó el millón de votos y se los dio a Chávez. Con ello intentarían movilizar a este sector de la oposición que lograron movilizar en el paro petrolero de 2003, y la frustración es un sentimiento que permite que crezcan elementos violentos poco deseables. Mientras ellos calentarían a este grupo, que es la subcarne de cañón, el grupo que realmente controla las alas del poder se moverá por arriba en el mecanismo real de desestabilización, buscando generar un caos, apoyado por algunos medios internacionales como ABC y El País de España, y el New Herald de Miami que han vendido la posibilidad de triunfo de Capriles, con unas encuestas que nadie conoce y que en Venezuela ni siquiera se publican. Es como la construcción de un mundo irreal que puede mantenerse fuera de las fronteras, pero no internamente.

REFLEXIÓN PARA LA DERECHA

Chacón apostó porque la derecha reflexione sobre el papel que le tocará jugar el 7 de octubre, luego que el CNE emita el boletín con los resultados: “Ojalá que dentro de la oposición la sindéresis gane mayor espacio y vean esto como un paso más por su lucha por el poder y se preparen para las elecciones de gobernadores. Lo que sí es un hecho cierto es que si ellos en este proceso sacan la bandera del fraude, les va a pasar como en el año 2004 y la cercanía de las elecciones regionales va a provocar que pierdan a lo mejor todas las gobernaciones”.

-¿Cree que la última semana de campaña será decisiva para que los electores se definan por algún candidato?

-Creo que es decisiva para determinar el margen con el cual ganará el presidente Chávez, y con base en ese margen, qué actitud va a tomar la oposición. Porque si el margen es muy amplio los sectores que dentro de la oposición están jugando a la desestabilización, pierden fuerza. Tenemos además que el gran enemigo que tienen hoy los que creen en la opción de Chávez es el triunfalismo. Si el triunfalismo desmoviliza al sector chavista y se reduce la brecha entre Chávez y Capriles, se le daría mayor posibilidad y beligerancia al sector más extremo de la oposición que sí está dispuesto a cantar fraude, aún sabiendo que pierden, pero por un margen no exagerado. Por eso hemos visto en las últimas semanas posicionando el tema en la opinión pública. En esta semana no hay indicios de que vaya a ocurrir algo extraordinario que cambie la tendencia y la diferencia, o el margen que existe entre Capriles y Chávez.

-En cuanto a los llamados ni-ni, o indecisos, ¿habrán decidido a cuál candidato apoyar?

-A estas alturas quienes tenían alguna duda de votar, ya han decidido si votan o no. Los que decidieron votar, creo que tienen una decisión tomada.

-El presidente Chávez ha manifestado que uno de los objetivos de la campaña es asegurar la confianza de la clase media. ¿Qué opinión le merece este planteamiento?

-Chávez les ha dicho que este proceso le ha dado mucho a este sector y que de alguna manera puede seguir creciendo en el proceso. En el plan aprobado (por la oposición) el 23 de enero está la eliminación del subisidio a la vivienda, eliminación de la cartera crediticia de la banca porque según sus estudios se está ahogando al sistema financiero. Esta eliminación significaría que el crecimiento que se ha dado en turismo, por ejemplo, se detendría, así como los proyectos agrícolas. La posibilidad de que la clase media no pague inicial a la hora de comprar una vivienda, desaparecía. Habría un cambio de modelo. Chávez ha construido un proceso donde la vivienda ha dejado de ser una mercancía para convertirse en un derecho, y en donde el Estado fija las políticas.

ALTA PARTICIPACIÓN

GIS XXI pronostica una participación en estos comicios entre 75% y 80%, lo que supondría una abstención de entre 20% y 25%.

“En un país donde no es obligatorio votar esta es una cifra inmensa. Votarían más de 15 millones de venezolanos”, acotó.

Para Chacón, uno de los factores que influirá en la alta asistencia de los votantes es la credibilidad que tiene el organismo electoral: “Hoy el CNE es la segunda institución mejor valorada del país, después de las universiades, con un 59%, lo cual le da una legitimidad al momento de anunciar los resultados. Más de 55% de los venezolanos considera confiable el sistema electoral; ante esta valoración positiva creo que los elementos que pudieran estar interesados en generar un clima de zozobra no tienen el espacio que tenían en el año 2004 (cuando se convocó el referendo revocatorio). Hay una institucionalidad y un Estado mucho más fuertes, hay una situación internacional muy distinta”.

-¿El 7 de octubre estaremos ante una elección más?

-Para los venezolanos va a ser una elección importante. Estamos hablando tal vez de la elección más importante después de la elección del Presidente Chávez en el año 1998. Es una elección que tiene más importancia que las presidenciales de 2006 porque la oposición llega sabiendo que después de 10 años existe un desgaste natural del ejercicio de la política, pensando que puede ganar. Y el soporte que está detrás de Capriles tiene más recursos que el que tuvo Manuel Rosales. Basta hacer una visita por Venezuela para darse como está forrada de propaganda. Tal vez él sea muy mal orador (Capriles), pero los eventos que le organizan, las fotos que se toman, son de un equipo técnico de primera línea que cuesta plata y cuesta dólares, que provienen de los grupos económicos que están detrás de él.

GRUPOS ECONÓMICOS VERSUS PARTIDOS

El director de GIS XXI comentó que “dentro de la oposición no todo es color de rosa. La oposición tiene fisuras gigantescas que las está aguantando únicamente las elecciones del 7 de octubre.

Una cosa es el grupo que está detrás, y otra la Mesa de la Unidad. El grupo con el que gobernaría Capriles no tiene nada que ver con la MUD, de hecho él no va a la MUD. Él utiliza la MUD porque es el mecanismo que encuentra la oposición para presentar un candidato único ante Chávez. Pero cuando observas quiénes forman parte de su comando y quiénes son sus asesores, ellos no conviven en la MUD”.

Manifestó que Capriles es apoyado por varios grupos económicos muy vinculados a su familia: “El papá de Capriles es el dueño de Kraft en Venezuela; lo que pasa es que él nunca divulga de dónde viene ni quién es. Ellos han tratado de disfrazarle el pasado y ponerlo como un muchacho popular, pero el pertenece a la oligarquía venezolana. Un triunfo de Capriles significaría por primera vez en la historia que la oligarquía pone a uno que viene de ellos mismos a gobernar al país, y no pondrán a un interpuesto”.

Aseguró que “el Grupo Polar está marcadamente apoyando la campaña, así como Alfonso Rivas y el banquero más conservador de este país que es Orcar García Mendoza del Banco Venezolano de Crédito. Ese es el grupo que representa el poder detrás de Capriles. Además, tiene a sus compañeros de la Universidad Católica Andrés Bello que militaron con el él en Tradición, Familia y Propiedad como son Leopoldo López y Armando Briquet”.

Reveló que el abanderado de la derecha cuenta con un grupo de asesores que no son venezolanos, comandados por el norteamericano Stan Greenberg. La estrategia es no discutir programas ni políticas, sino quedarse en el plano de lo simbólico: “Este señor (Greenberg) es quien dirige campaña y maneja las encuestas que dicen que Capriles tiene un empate técnico con Chávez. Ese pequeño grupo es el que realmente tiene el poder, y está enfrentado con los partidos políticos que hacen vida en la MUD, especialmente con los partidos tradicionales como Copei, Acción Democrática y Un Nuevo Tiempo. Este grupo no cree en la política. Su proyecto es de imposición del poder económico sobre el poder político. Es el grupo que más presiona por no reconocer los resultados.

-¿Capriles es un títere de estos grupos, o actuará como un protagonista en el caso hipotético que gane las elecciones?

-Lo que pasa es que él no tiene la capacidad para gestionar un gobierno, quienes gestionarían el gobierno son estos operadores que están detrás. Iríamos a un modelo de control, por parte de estos grupos económicos, no sólo sobre la economía, sino también sobre la política nacional. Detrás de Capriles está la propuesta de la construcción de un gobierno oligárquico, es decir, pocos hombres controlando todo el poder. Ese grupo se enfrenta a los partidos que creen que aún perdiendo las elecciones, pueden en un hipotético triunfo no muy abierto de Chávez, presentarse com una opción a las elecciones de gobernadores de diciembre.

-Si ganara Capriles, ¿habría una lucha entre los grupos económicos y los partidos ?

-En un hipotético triunfo de Capriles la política será desplazada por el poder económico. La política se dirigiría a atender los intereses de los grupos económicos que utilizarían la llegada al poder para sacar la renta que hoy se le distribuye a la gente. En definitiva, aquí quienes se van a lucrar son los grupos agroindustriales que seguramente van a abrir sus negocios hacia el área petrolera.

-¿Por qué Capriles ha insistido en debatir con Chávez?

-Ese es un elemento muy claro de como estás en las encuestas porque el librito dice que quien pierde siempre pide debate, porque quien va ganando no va a pedir debate. Menos mal que Chávez va ganando porque en un debate se verían las fisuras en el comando de Capriles. Al final los venezolanos se preguntarían cuál es el programa de Capriles porque ha presentado como cinco; entonces con cuál documento haría le debate. A estas alturas de la campaña un candidato pide debate porque está perdiendo; si estuviera ganando no le interesaría debatir con Chávez porque arriesgaría mucho.

«PAQUETAZO» Y COMPROMISO

Para Jesse Chácon, uno de los grandes problemas que enfrenta la oposición en esta fase final de la campaña es el deterioro por falta de credibilidad. Mencionó que la divulgación del paquetazo, el escándalo de Juan Carlos Caldera “que era nada más y nada menos que su representante en el CNE y quien llevaba las finanzas de la campaña”, han erosionado el piso político de la derecha.

“Yo invito a la gente que se meta en la página de la MUD. El programa de ellos no está en la página del PSUV, está en su página. Este documento lo firmaron todos los candidatos el 23 de enero, menos Diego Arria, que no lo firmó porque compartía el desarrollo económico del plan, pero no el político porque él decía que era muy blando”.

Indicó que la oposición “ha pretendido a través de voceros de segundo nivel, posicionar el hecho de que la firma no compromete (a Capriles). Si su firma no lo compromete, mucho menos lo compromete la palabra. Porque la palabra siempre la puedes negar, pero la firma es innegable. Entonces, lo dicho en la campaña ¿qué lo compromete? Nada.

OPOSICIÓN NO HA PODIDO GANARSE A LOS CHAVISTAS

El director de GIS XXI, Jesse Chacón, aseguró que Henrique Capriles no ha podido ganarse a los chavistas.

Recordó que antes que la oposición celebrara las elecciones primarias para la escogencia de su candidato presidencial, Capriles aparecía como el favorito. No obstante, luego de los comicios internos no logra aglutinar a la oposición.

“Cae por debajo de lo que ha sido el comportamiento histórico de la oposición. Manuel Rosales, cuando pierde con Chávez en el año 2006, saca el 37% del registro electoral. Capriles cae en nuestras encuestas, después de las primarias, a un 23%. A partir de ese momento comienza a subir y hoy en nuestros estudios está en 30%. Él ha subido, aglutinando nuevamente a la oposición, pero no ha podido romper el espacio del chavismo”.

Texto/Janet Queffelec Padrón
Foto/Joel Aranguren

No puedo cree, que aun, muchos de los venezolanos sigan creyendo en la mayoría de estos dirigentes políticos, que lo que han hecho, a través de todo este tiempo, es comprar consciencias, escondiéndose en un discurso, de paz, igualdad y protección del medio ambiente, siendo eso lo menos que hacen, y su primer objetivo enriquecer su bolsillo. Espero pronto que despierten la conciencia y que se de el cambio que tanto deseamos algunos para nuestro país.

  • El asunto es que con capriles el sector financiero y seudosempresarios especuladores buscarìan imponer su hegemonìa sobre el poder polìtico y nos llevarìan similar a la de europa , casos españa, italia, grecia, protugal , lo cual serìa una re ediciòn de la politica neoliberal que en el pasado padecimos con los gobiernos adecos copeyanos. Afortunadamente su «discurso» no puede penetrar a las grandes mayorìas que se han visto beneficiadas y dignificadas por el gobierno del presidente Chàvez. Y lo que es màs importante el pueblo ha elevado su nivel ideologico polìtico, lo cual les permite identificar a sus enemigos de clase.