Se espera declaraciones del presidente Macri al respecto| Gobierno argentino prevé despidos políticos

El gobierno argentino prevé una revisión de los contratos de 64 mil empleados estatales efectuados durante los últimos tres años, lo cual puede conducir a despidos políticos.

Así advierten los investigadores Stella Calloni y Oscar Natalich, quienes coinciden en que se puede destapar una cacería de brujas para sacar de las plantillas de los diversos órganos del Estado a quienes no compartan el signo político de los que hoy gobiernan Argentina.

«Incluso, ya en la Secretaria de Derechos Humanos de la Nación se ordenó un análisis de la filiación e ideas políticas de todas las personas que laboran directamente o de forma indirecta en ese ámbito», comentó Calloni a Prensa Latina.

El ministro de Modernización, Andrés Ibarra, anticipó que serán analizadas las contrataciones y concursos de los últimos tres años para «ver la viabilidad» de los contratos, y afirmó que en caso de que no cumplan funciones, «cesarán automáticamente».

Ibarra focalizó la atención en los empleados incorporados durante la última gestión del gobierno de Cristina Fernández y sostuvo que durante el proceso de revisión, las contrataciones serán extendidas por tres meses.

Según el ministro, hay 24 mil empleados estatales por encima del cálculo que hace su gobierno que deben existir.

El titular de Modernización señaló que la orden para realizar esta revisión la dictará un nuevo decreto que firmará el presidente Mauricio Macri que saldrá en las próximas horas. Sería el Decreto de Necesidad y Urgencia dictado desde que asumió el 10 de diciembre.

Tanto Calloni como Natalich temen que esta revisión de contrataciones sea el pretexto para lanzar a la calle a miles de trabajadores del Estado, la mayoría jóvenes.

Ya el Ministerio de Cultura cerró de forma indefinida el Centro Cultural Kirchner, según dijo,  para realizar antes de reabrirlo una auditoría y precisar los contratos realizados.

Los gremios de los trabajadores estatales convocaron a una huelga y movilización el día 29 para protestar contra la medida que anunció Ibarra.

Por otro lado, la Gremial de Prensa denunció que el diario La Nación publicó una «aparente investigación sobre las producciones audiovisuales que se realizaron con subsidios del Estado durante el gobierno del Frente para la Victoria, y no es otra cosa que la justificación para publicar una lista negra» sostiene.

En un comunicado bajo el título «Contra las prácticas macartistas», el gremio que aglutina a muchos periodistas de Ciudad Buenos Aires llama a «ejercitar la memoria y recordar que los gremios de prensa y de actores han sido blanco de estas listas en tiempos de dictadura».

Ambos tienen, recalca,  en su historia desaparecidos, exiliados, trabajadores que perdieron su fuente de trabajo y se vieron injustamente perseguidos por sus ideas políticas.

La Gremial de Prensa insiste en que los concursos cuestionados por ese diario contaron con jurados independientes y fueron abiertos a todos los que cumpliesen con las condiciones requeridas; también generaron fuentes legítimas de trabajo para actores, productores, técnicos y guionistas.

El comunicado repudia «esta práctica persecutoria que muestra como periodismo lo que no es otra cosa que un método macartista y nos solidarizamos con los afectados».

T/Telesur
F/Archivo